Las dudas sobre España y un posible rescate, cada vez mayores

El propio Almunia reconoce que "dudas en torno a España, sin duda las hay"

La bolsa salva los papeles después de haber tocado mínimos a mediodía

La rentabilidad de la deuda española sigue disparada en el 5,14%, nivel desconocido desde 2002

Fernández Toxo: Zapatero, podría verse obligado a convocar elecciones anticipadas

Montoro: "Haciendo las reformas, España no tiene riesgo de acabar como nadie"

nacional

| 25.11.2010 - 15:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La bolsa española ha sido la única de la grandes europeas que ha caído. Sin embargo ha salvado los papeles a última hora por las ventas en el mercado de deuda y por la caída de los bancos, con lo que antes del mediodía rondaba el nivel de 9.600 puntos, con un descenso superior al 1 por ciento. Aun así, se ha dejado un 0,2% de su valor mientras que el mercado de deuda la rentabilidad del bono español a diez años subía 11 centésimas y se situaba en el 5,14 por ciento, nivel desconocido desde 2002.

Todo esto pone de manifiesto que las dudas sobre si España será la siguiente economía en ser rescatada son cada vez son mayores. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, ha tenido que reconocer que el país está en el punto de mira y que el Gobierno debe emprender reformas profundas. Mientras, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha asegurado que el Ejecutivo tiene un intenso programa reformista, aunque se aprobará en 2011.

La prensa internacional se hace eco también de esas dudas. En su edicionón digital, el diario New York Times advierte de que si España cae arrastrará a todas las economías en el euro, mientras que el económico británico Finacial Times vaticina en su portada que después del rescate de Portugal, le llegará el turno a España. El bono español sigue disparado por encima del 5%, y el riesgo país roza su récord de 260 puntos básicos que batió este mismo martes.

Joaquín Almunia ha asegurado que las dudas que se han sembrado en torno a España, especialmente sobre si será capaz de cumplir los compromisos que ha asumido y acometer las reformas anunciadas, deben despejarse "cuanto antes". Almunia, en declaraciones a la cadena SER ha explicado que la "segunda duda" que pesa sobre España es si hay algo más bajo la manga aparte de lo que ya se ha puesto sobre la mesa.

"Dudas en torno a España sin duda las hay. Lo estamos viendo en cómo reaccionan los mercados ante la deuda pública española o la deuda privada de empresas o entidades españolas. Y la duda, por un lado, está en si España va a ser capaz de aplicar lo que ha decidido que hay que hacer, y esa duda hay que despejarla cuanto antes diciendo que hay determinación de aplicar todos los compromisos establecidos. Y la segunda duda es si España tiene algo más, aparte de lo que ya está encima de la mesa. Y yo creo que lo que hay que decir es que España además de todo eso tiene una estrategia de crecimiento necesaria", ha señalado.

El vicepresidente de la Comisión ha llamado la atención sobre la necesidad de que los mensajes de los líderes españoles, ya sean políticos, sociales, empresariales o económicos, sirvan a un interés común: el de reforzar la confianza sobre España. "Lo que digamos los españoles, ocupemos el puesto que ocupemos, en el Gobierno, en la oposición, en Europa, o en una comunidad autónoma, tiene mucha importancia para defender los intereses de 40 millones de españoles. (...) Hay que lanzar el mensaje de que sabemos lo que tenemos que hacer y de que vamos a tener éxito", ha subrayado.

EL MINISTRO DE TRABAJO ASEGURA QUE LAS REFORMAS NO SE PUEDEN DETENER

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha advertido de que la búsqueda del "consenso" y el diálogo social no deben suponer "veto" a la acción del Gobierno, "porque las reformas no se pueden detener". Gómez ha afirmado que las medidas en materia laboral "no deberían" abordarse sin el acuerdo, pero ha remarcado que el Gobierno tiene un "calendario firme" y "gobernará".

El ministro ha explicado que el Ejecutivo ya ha empezado los trabajos para la reforma de las políticas activas de empleo, que espera tener preparados a finales de enero, si bien las reformas no se acaban aquí. Entre las que se abordarán ha citado, por este orden, la de la negociación colectiva, el decreto de desarrollo de la nueva regulación de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y las causas objetivas de despido, la reforma de las pensiones y el fondo de capitalización previsto en la última reforma laboral.

"Es la primera vez que existe un calendario concreto de reformas de pensiones y en materia laboral", ha señalado Gómez, quien ha reiterado que su previsión en materia de prestaciones y jubilación es que el Pacto de Toledo termine sus recomendaciones en diciembre para pasar a negociar la reforma legal con los agentes sociales entre enero y febrero, concluyendo en cualquier caso los trabajos en el primer trimestre del año.

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, sugerido que el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, podría verse obligado a convocar elecciones anticipadas después del recrudecimiento de las dudas sobre la solvencia de España. "Con los vientos que soplan, no es descartable un escenario distinto al que apunta unas elecciones en mayo de 2012", indicó en la inauguración de unas jornadas jurídicas sobre los efectos de la reforma laboral en la sede madrileña de CC.OO. Al mismo tiempo, Toxo avanzó que los sindicatos presentarán el próximo 30 de noviembre la iniciativa legislativa popular para instar al Parlamento a rectificar la reforma laboral.

El coordinador de Economía del Partido Popular, Cristóbal Montoro, reclamaba una "oleada de reformas". "Haciendo las reformas, España tiene la capacidad de generar confianza y no tiene riesgo de acabar como nadie", dijo. "Pero para eso tenemos que aplicarnos en casa el tratamiento y no nos va a pasar más que algo positivo con ese tratamiento".

Montoro manifestó que ha llegado "el momento político y el tiempo" de las reformas, por lo que "no hay excusa ni pretexto" para no ejecutar esos cambios en el sistema económico.