Londres descarta hipotético uso de la fuerza para defender Gibraltar

Alfonso Dastis, al Reino Unido: "No hay ninguna base para perder los nervios" con Gibraltar

Picardo dice que "pagar" el Brexit con Gibraltar equivale a dejar a España portarse "como un matón"

Alfonso Dastis

nacional

| 03.04.2017 - 09:41 h
REDACCIÓN

El Gobierno británico descartó hoy un hipotético uso de la fuerza militar en Gibraltar para defender el peñón, informó hoy un portavoz de la residencia oficial del 10 de Downing Street, como habían sugerido algunas voces conservadoras. "Esto no va a pasar", indicó la fuente, tras la polémica generada al revelarse las líneas negociadoras de la UE con Londres, que indican que ningún acuerdo entre las partes podrá aplicarse en Gibraltar sin un acuerdo previo entre el Reino Unido y España.

A raíz de esa línea de negociación, el antiguo líder conservador Michael Howard sugirió ayer que la primera ministra, Theresa May, sería tan firme con Gibraltar como lo fue Margaret Thatcher con las Malvinas, al enviar en 1982 una fuerza militar para defenderlas de Argentina. "Todo lo que Lord Howard estaba tratando de establecer es nuestra resolución para proteger los derechos de Gibraltar y su soberanía", indicó el portavoz de Downing Street.

El domingo, Howard declaró a los medios que "hace 35 años esta semana, otra mujer primera ministra envió una fuerza naval al otro lado del mundo para defender la libertad de otro grupo pequeño de británicos contra otro país hispanohablante, y estoy totalmente seguro de que nuestra actual primera ministra mostrará la misma resolución en defender al pueblo de Gibraltar".

Gibraltar no apareció mencionado en la carta que el pasado miércoles May remitió a Bruselas para activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, dando inicio a las negociaciones sobre los términos de la retirada británica del bloque europeo. En respuesta a esa carta, la UE divulgó el viernes las líneas de negociación, que indican que ningún acuerdo, una vez que el Reino Unido abandone el bloque comunitario, podrá aplicarse en Gibraltar si no hay antes un acuerdo entre Londres y Madrid.

A raíz de las declaraciones de Howard, el presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico, Dominic Grieve, calificó hoy de "apocalíptico" sugerir que el Reino Unido estaría dispuesto a ir a la guerra para defender Gibraltar. Gibraltar está bajo soberanía británica desde 1713 y en un referéndum en 2002 rechazó por un 99 % de los votos la posibilidad de una soberanía compartida con España.

"NO HAY NINGUNA BASE PARA PERDER LOS NERVIOS"

El ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, ha asegurado que "no hay ninguna base para perder los nervios" en relación a la cuestión de Gibraltar, después de que un exdirigente del Partido Conservador británico asegurara este fin de semana que la premier, Theresa May, estaría dispuesta a embarcarse en una guerra por mantener la soberanía de la Roca.

"Creo que alguien en el Reino Unido está perdiendo los nervios y no hay ninguna base para ello", ha afirmado el jefe de la diplomacia española, en unas declaraciones a la prensa minutos antes de participar en un desayuno organizado en Madrid por el Foro Cinco Días.

Dastis se ha referido así a las polémicas declaraciones realizadas este fin de semana por Michael Howard, un lord y exdirigente del Partido Conservador británico que aseguró que la primera ministra del país, Theresa May, estaría dispuesta a embarcarse en una guerra por mantener la soberanía de Gibraltar al igual que hace 35 años hizo la entonces jefa del Gobierno, Margaret Thatcher, para no perder las Malvinas.

"Hace esta semana 35 años, otra primera ministra envió una fuerza militar al otro lado del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de personas británicas contra otro país de habla hispana y yo estoy totalmente seguro de que nuestra actual primera ministra mostrará la misma determinación en la defensa del pueblo de Gibraltar", aseguró sir Michael Howard, en una entrevista concedida a la cadena Sky News.

Howard respondió así al ser preguntado por la decisión de la Unión Europea de conceder a España derecho de veto en torno a Gibraltar en el acuerdo que alcance el club comunitario con Reino Unido para cerrar su salida del bloque.

PICARDO DICE QUE "PAGAR" EL BREXIT CON GIBRALTAR EQUIVALE A DEJAR A ESPAÑA PORTARSE "COMO UN MATÓN"

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha asegurado este lunes que "pagar" el 'Brexit' con el Peñón supondría permitir a España que se comportara "como un matón", al tiempo que ha cargado contra el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al que ha equiparado con un "marido cornudo" que "paga" con sus hijos la separación de su esposa. n"No vamos a ser una víctima del Brexit, ya que no somos los culpables del Brexit: nosotros votamos a favor de permanecer en la Unión Europea, por lo que pagarlo con nosotros es permitir a España comportarse como un matón", ha asegurado Picardo, en una entrevista concedida a Reuters.

Picardo también se ha referido al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a quien ha censurado por haber concedido a España derecho a veto en relación a Gibraltar cuando Reino Unido cierre el acuerdo con la Unión Europea para la salida del bloque. "El señor Tusk, que se ha dado a usar las analogías del divorcio y la petición de divorcio, se está comportando como un marido cornudo que lo está pagando con los niños", ha asegurado Picardo.

El ministro principal de Gibraltar ha asegurado que el Gobierno de España está intentando intimidar al Peñón y que la Unión Europea está permitiendo que ese acoso se produzca. En su opinión, la Unión Europea debería retirar la referencia a Gibraltar de sus directrices de negociación con Reino Unido, teniendo en cuenta que votó a favor de continuar en el bloque comunitario. "La retirada de esa referencia sería una señal de buena fe y buena voluntad", ha subrayado. Picardo ha reaccionado así a la decisión de la Unión Europea de conceder derecho de veto al Gobierno de España en relación a Gibraltar en el futuro acuerdo que alcance la Unión Europea con Reino Unido en el marco del proceso de salida del club comunitario.