Detenidas en España y Francia 13 personas del entorno de ETA

Golpe al 'aparato político' de ETA

"Decididamente, no ha sido la mejor noche para el entorno de ETA", ha ironizado Rubalcaba

nacional

| 18.01.2011 - 08:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Guardia Civil y la Policía Nacional han dado un nuevo golpe a la estructura de Ekin y Askatasuna, dos organizaciones del aparato político' de ETA. En total han sido detenidas diez personas, una en Álava y nueve en Navarra, entre ellas Iker Moreno Ibáñez, hijo del actual portavoz de la izquierda abertzale, Txelui Moreno, que ha sido arrestado por la Guardia Civil en su domicilio familiar de Pamplona. A la operación en el País Vasco y Navarra se han sumado dos nuevos arrestos en el sur de Francia. En Bayona han sido detenidos Igor Uriarte, huido tras las detenciones de EKIN del pasado mes de septiembre, y Aiala Zaldibar, que escapó a Francia tras una operación contra SEGI en octubre.

Con esta operación, dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, el Ministerio del Interior da por desmanteladas la dirección de Ekin y de Askatasuna en la comunidad foral.

A los seis detenidos por la Guardia Civil se les acusa de integrar la cúpula navarra de Ekin, mientras que los cuatro arrestados por la Policía Nacional forman parte de la estructura del aparato de propaganda de Askatasuna, la organización de apoyo a los presos etarras. Estos cuatro detenidos administraban varias publicaciones del entorno de Askatasuna, como 'Kronica Nafarroa' o apurtu.org, en la que se habían vertido graves amenazas contra,Jesús María Zuloaga, periodista del diario La Razón.

En la sede de Askatasuna en Pamplona se ha intervenido discos duros y soportes de almacenamiento informático que ahora está siendo analizados.

La Policía ha realizado otros siete registros domiciliarios, mientras que la Guardia Civil ha registrado las viviendas de los arrestados de Ekin y también las sedes de otras sociedades, como "Berdintasuna" en la localidad navarra de Huarte y "Garratza" en Zizur.

Para el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, la operación demuestra que el Gobierno sigue luchando contra ETA "con firmeza y determinación" a pesar del alto el fuego "permanente" decretado por la banda el pasado 10 de enero. Rubalcaba ha afirmado que Ekin es ilegal porque es una organización de ETA "que trata de imponer las tesis" de la banda al conjunto de la izquierda abertzale, mientras que Askatasuna "intenta presionar al Gobierno" en el ámbito de la política penitenciaria.

"Decididamente, no ha sido la mejor noche para el entorno de ETA", ha ironizado el vicepresidente quien, no obstante, ha dicho que las fechas en las que inician las operaciones contra ETA las fijan las autoridades judiciales y no el Gobierno.

Preguntado por el arresto del hijo del portavoz de la izquierda abertzale Txelui Moreno, Rubalcaba ha asegurado que no tiene una significación especial, y ha dejado claro que la Guardia Civil "trata a todo el mundo por igual" cualquiera que sea su apellido o sus relaciones personales.

Precisamente la izquierda abertzale se ha preguntado "qué persigue" el Gobierno con esta última operación policial en un momento en el que, a su juicio, "una de las partes está actuando con valentía hacia la apertura de un proceso democrático". En una comparecencia pública en la que estaba previsto que participara el propio Txelui Moreno, el histórico dirigente de Batasuna Tasio Erkizia se ha solidarizado con los detenidos y ha criticado que el Gobierno pretenda "boicotear" el nuevo momento político en el País Vasco. "Teme afrontar un esquema de soluciones y, ante ello, utiliza las viejas recetas de la represión, de la persecución política y de las torturas", ha denunciado.

Por contra, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha insistido en que la única opción para ETA es la disolución "sin condiciones y sin concesiones del Estado", la entrega de las armas y la petición de perdón a las víctimas.

Los diez detenidos serán trasladados a Madrid en las próximas horas, donde serán puestos a disposición del juez Grande Marlaska.