Aizoon pagó a dos empleadas de hogar para la secretaria de Urdangarin

La exsecretaria de Urdangarin: "Jamás metí gastos en Aizoon de nada que me diera la Infanta"

Tribunal caso Nóos

nacional

| 22.03.2016 - 12:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La que fue secretaria personal de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, ha detallado hoy ante el tribunal del caso Nóos que dos mujeres que trabajaron para ella como empleadas domésticas estuvieron contratadas por Aizoon porque se le empezó a acumular trabajo y él le ofreció pagar el sueldo de sus asistentas. Cuquerella ha declarado como testigo ante el tribunal que cuando Urdangarin se fue a vivir a Washington en octubre de 2009, se le empezó a acumular trabajo fuera del horario laboral y, como compensación, el marido de la infanta le ofreció contratar a su asistenta y pagar su sueldo, lo que finalmente se transformó en dos contratos y dos salarios.

De esa manera, la asistenta de Cuquerella y la suegra de ésta fueron contratadas por Aizoon y trabajaban tres horas cada una en el servicio doméstico, ha explicado. Ha detallado que no les pagaba ella, sino que lo hacía un sobrino de Urdangarin.

La empleada del hogar, que también ha declarado como testigo, ha explicado que cuando Cuquerella le pidió que hiciera más horas propuso a su suegra porque ella tenía problemas de espalda y en la vivienda había mucho trabajo. Le pagaba 600 euros en efectivo en un sobre que le daba un sobrino de Urdangarin.

Cuquerella también propuso a su propia hermana y a otra mujer -un ama de casa que conocía del colegio de sus hijos- para que ayudaran a buscar información para Urdangarin en la época que trabajaba como consultor y en los consejos de administración de varias empresas, y ambas fueron contratadas y dadas de alta en la Seguridad Social para Aizoon, la sociedad de la que son copropietarios la infanta y su marido.

"Yo se las presenté, cuando me dijeron que necesitaban gente propuse a estas personas", ha asegurado Cuquerella, quien ha precisado que elaboraban informes y documentación para que Urdangarin lo leyese durante los viajes.

"JAMÁS METÍ GASTOS EN AIZOON DE NADA QUE ME DIERA LA INFANTA"

La exsecretaria de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, ha manifestado durante su declaración como testigo en el juicio del caso Nóos que eran el exduque y, posteriormente, ella misma quienes decidían qué facturas cargar a Aizoon, empresa de la que son copropietarios la Infanta Cristina y su marido y que según las acusaciones sirvió de 'tapadera' para tributar gastos que nada tenían que ver con la actividad de la mercantil y con ello defraudar a Hacienda. La testigo ha desvinculado a la Infanta de la toma de estas decisiones y ha apuntado que en ningún momento le pasó factura alguna. "Jamás metí gastos en Aizoon de nada que me diera la Infanta", ha remarcado al ser interpelada sobre si fueron cargadas a la empresa artículos de ropa pertenecientes a la hermana del Rey Felipe VI.

Tal y como ha precisado, tenía "poca relación" con ella: "nos saludábamos y alguna vez me encargó que le comprara alguna cosilla: una vez que iba a venir la actual Reina de Holanda para asistir a su cumpleaños, ñla Infantaí me preguntó también si le podía hacer una reserva para la fábrica de chocolate. Eran cosas a las que no les veo importancia".

En cuanto a los gastos, había algunos de ellos que "directamente cargaba yo directamente con la visa de Aizoon", como viajes o comidas, y también se daba la circunstancia de que los escoltas de Urdangarin le pasaban a final de mes los gastos en que habían incurrido para ella "discriminarlos" posteriormente.

Preguntada por un correo en el que se expone la necesidad de dar de alta a alguien en la empresa, remitido por el excontable de Nóos Marco Antonio Tejeiro a Cuquerella, ésta ha aseverado: "¿Cómo voy a contratar en Aizoon sin el consentimiento de Urdangarin? Faltaría más". "¿Y por qué se lo dice a usted Tejeiro?", le ha espetado en ese momento el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, a lo que ha testigo ha respondido que "él era el contable, y yo supuse que estaba bien. Entonces lo hablé con Urdangarin".