Aguirre confronta la unidad política francesa tras el atentado con el 11M

Cospedal valora que Europa haya recuperado una "voz común" contra terrorismo

En un foro del PP para debatir los nuevos retos sobre seguridad que afronta España

nacional

| 16.01.2015 - 17:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El PP ha contrapuesto la unidad mostrada por las formaciones políticas francesas tras el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo con el clima político que hubo en España tras los atentados del 11M y ha valorado que Europa tenga ahora "una voz común" contra el terrorismo.

Los populares han iniciado hoy unas jornadas sobre seguridad que mañana clausura el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y en las que tanto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la secretaria general del partido, María Dolores y Cospedal, y otros dirigentes han puesto el énfasis en que libertad y seguridad son dos principios inseparables y ninguno puede mantenerse sin el otro.

Nueve días después del atentado de París ha estado muy presente el terrorismo yihadista en este foro, aunque también ETA, un "cadáver" cuyo "certificado de defunción", es decir su disolución, Fernández Díaz espera que se expida una vez que la banda ha sido derrotada policialmente.

REPROCHE A PODEMOS Y AL PSOE POR EL PÁSALO

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, ha abierto estas jornadas con un reproche para el PSOE y Podemos, que ahora, ha dicho, se disputan la convocatoria de las manifestaciones "antidemocráticas" que se celebraron frente a las sedes del Partido Popular tras los atentados del 11M y en la víspera de unas elecciones generales.

Por eso ha pedido que la unidad política demostrada en Francia tras el atentado del 7 de enero sirva "a todos" para reflexionar sobre la importancia de mantenerse "unidos y firmes".

Un reclamo al que se ha sumado la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien ha expresado su deseo de que no se vuelvan a ver ejemplos de "tiempos pasados" sobre esa falta de unidad.

Cospedal ha valorado que, tras el atentado en Francia, Europa haya recuperado "una voz común" contra el terrorismo, y ha defendido que se implementen políticas de seguridad, frente a quienes no quieren hablar de esta cuestión.

Así, la número dos del PP ha insistido en defender estas políticas porque "ningún país es libre si no es seguro" y ha criticado a quienes no les gusta debatir sobre esta cuestión o ponen "etiquetas" por hacerlo.

Quienes tratan de hacer creer que la seguridad no es "absolutamente necesaria" están "engañando a la ciudadanía", ha añadido Cospedal, quien ha celebrado que PP y PSOE estén negociando un plan para combatir el terrorismo yihadista, porque se trata de un asunto de Estado con independencia del color político de su gobierno.

El ministro del Interior ha expresado la necesidad de plantearse un debate sobre el equilibrio entre libertad y seguridad. En cualquier caso, Fernández Díaz ha dedicado buena parte de su discurso a ETA para insistir en que el Gobierno seguirá luchando contra la banda terrorista y practicando detenciones, porque pese a que es ya un "cadáver" derrotado policialmente aún no se ha disuelto.

Además, el titular de Interior ha subrayado que "haciendo de la necesidad virtud", España se ha valido de su experiencia en la lucha contra ETA para hacer frente al terrorismo yihadista.

Sobre esta cuestión se ha detenido más el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, quien ha explicado que la Guardia Civil y la Policía Nacional han llevado a cabo 108 operaciones contra redes yihadistas en España desde el atentado del 11M de 2004 en Madrid, en el que murieron 192 personas y centenares resultaron heridas.

Martínez ha señalado que aunque la legislación penal actual ha funcionado bien para luchar contra el terrorismo doméstico de ETA y Grapo, el yihadista tiene una "fisonomía diferente" y, por tanto, las leyes deben adaptarse a ella.

Una fisonomía en la que cobran especial relevancia, ha dicho, los "actores o lobos solitarios" que no se integran de forma clara en una estructura jerárquica y que pueden activarse en cualquier momento y generar una masacre.

Por ello, a juicio del secretario de Estado, el nuevo Código Penal debe dar respuesta a esa especificidad, así como a quienes se desplazan a territorios como Siria o Irak para acciones terroristas y luego retornan.

Y debe dar respuesta también al adoctrinamiento a través de internet, donde, como se comprueba en cada una de las operaciones policiales contra estas redes, los terroristas se forman para actuar como lobos solitarios o aprender a confeccionar bombas.

Durante las jornadas, que han contado con otros debates sobre ciberseguridad o protección a las personas más vulnerables, el jefe de gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas, ha expuesto el compromiso de seguridad nacional del Ejecutivo -con la estrategia aprobada en 2012 y la ley presentada hoy-.

Un compromiso que, según Moragas, debe de ir acompañado de la "difusión de la cultura de seguridad", para que los ciudadanos entiendan que no se trata de un asunto que compete sólo a las autoridades sino a toda la sociedad.