Una nueva avería en un avión militar retrasa el regreso de la Reina a España

El retorno de la Reina a España tras su viaje anual de cooperación a Guatemala se ha visto alterado por una nueva avería en un avión militar, la cuarta en cuatro meses, ya que el Airbus A310 en el que volvía a la base de Torrejón sufrió un problema en una escala en República Dominicana.

La anomalía en la reversa de uno de los motores (un sistema de ayuda al frenado durante el aterrizaje) obligó al piloto a abortar el despegue cuando el aparato ya estaba en pista y alcanzaba velocidad para dejar el aeropuerto de Santo Domingo.

Los dos mecánicos de la tripulación bloquearon el dispositivo, del que es posible prescindir para tomar tierra en pistas largas, como la que tiene la base aérea de Torrejón, y en apenas dos horas el aparato estuvo en condiciones para partir rumbo a España.

El retraso en la vuelta de doña Sofía a España llegó a casi tres horas, porque el vuelo cuya llegada estaba prevista a las nueve de la mañana no aterrizó hasta las 11:50 horas, sin contratiempos.

Tras abortar el despegue en el aeropuerto de Santo Domingo, y en cuanto el avión retornó a la terminal, el teniente coronel del Ejército del Aire a cargo de la aeronave informó con detalle de lo ocurrido al grupo de periodistas que han acompañado a la Reina a Guatemala para informar de sus actividades en el país.

Del mismo modo, y una vez que el aparato despegó con éxito hacia España, comentó con los informadores que la decisión que había adoptado se habría tomado igualmente en un vuelo comercial.

"La seguridad es innegociable", manifestó.

El piloto rechazó atribuir a la antigüedad de la flota el hecho de que en tan poco tiempo se hayan producido tantas averías porque si bien los dos Airbus para traslado de personalidades fueron adquiridos en su día por Defensa de segunda mano tienen todavía mucha vida útil por delante.

Las tres averías anteriores ocurrieron en noviembre, cuando el Príncipe de Asturias no pudo despegar de Torrejón a Brasil; en enero, también en una escala de don Felipe en Santo Domingo cuando se dirigía a Honduras; y el pasado 7 de marzo, en Dublin, con el avión que ocupaba el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El incidente de hoy es similar al que padeció el Falcon en el que viajaba ese día Rajoy, y los otros dos, de distinta naturaleza, ocurrieron en el otro Airbus A310 que tiene el Ministerio de Defensa.

El piloto militar mostró más preocupación por la inevitable repercusión pública que tienen estas averías, debido a que afectan a responsables de las instituciones del Estado, que por sus propias características, y de hecho ninguna de ellas es inédita en el ámbito de la aviación civil, insistió.

En el avión que sufrió la avería viajaban junto a la Reina el secretario de Estado de Cooperación, Jesús Gracia, y el director general de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Rafael Garranzo, junto a varios cargos de la Casa del Rey y un equipo de seguridad de Zarzuela.

Ante este nuevo episodio con un avión del Grupo 45 de la Fuerza Aérea, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha convocado una reunión para el próximo lunes con el secretario de Estado Defensa, Pedro Argüelles, y el jefe del Estado Mayor del Aire, Francisco Javier García Arnaiz.

En el encuentro se estudiarán las medidas a tomar tras la sucesión de averías, una vez analizada la situación de los dos Airbus y cinco Falcon que conforman la flota dedicada al desplazamiento de personalidades.