Un miembro del Gobierno de Chávez entrenó a etarras en Venezuela

Los miembros del 'comando Imanol' de ETA, Javier Atristain Gorosabel y Juan Carlos Besance Zugasti recibieron cursillos de formación en Venezuela entre julio y agosto de 2008 por parte de Arturo Cubillas, un etarra que ha ejercido varios cargos públicos en el Gobierno de Hugo Chávez. Así se desprende del auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que ha decretado el ingreso en prisión de los dos acusados por los delitos de integración de organización terrorista y de tenencia de armas y tenencia de explosivos.

Atristain y Besance fueron arrestados el pasado miércoles en las localidades guipuzcoanas de Usurbil y Villabona en una operación en la que quedó desarticulado el "comando Imanol" de ETA, y en la que también fue detenido el hermano del último, Jesús María Besance, que quedó en libertad ayer antes de pasar a disposición de la Audiencia Nacional.

Cubillas, deportado a Venezuela en 1989, ocupa desde hace cinco años el cargo de jefe de Seguridad del Instituto Nacional de Tierras de este país. Los cursos impartidos por Cubillas versaron sobre "métodos de encriptación, desmontaje, posiciones de tiro y limpieza de armas", entre otras materias.

El tercer detenido en la operación, Jesús María Besance Zugasti, hermano de Juan Carlos, no tuvo que declarar ante el magistrado al haber sido puesto en libertad por la Guardia Civil este fin de semana. Los dos arrestados, que llegaron a la Audiencia Nacional poco antes de las 9.00 horas, se negaron a declarar ante el magistrado, según señalaron fuentes jurídicas.

Los detenidos guardaban cerca de 200 kilos de material para fabricar explosivos escondidos en un garaje de Villabona (Guipúzcoa) y en un piso de San Sebastián.

El denominado "comando Imanol" también guardaba en el local de Villabona una pistola con dos cargadores y munición; ocho detonadores; diez dispositivos de iniciación temporizada; una microcámara, y una cámara de vídeo. Además, en el mismo garaje ETA escondía un vehículo robado.

ATENTADO CONTRA UNA CASA CUARTEL

El auto dictado hoy señala que Atristain fue captado para ETA a mediados del año 2004 por Iurgi Mendinueta, quien le ordenó hacerse con un local para esconder material. Por su parte, Besance fue captado en 1998 por el etarra Óscar Celarain, formando parte en un primer momento del "comando Argala". Durante esta etapa, Besance participó en el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola (Alicante) en el verano de 2002, una acción terrorista que llevaron a cabo Celarain y Andonio Otegi y en la que murieron una niña de seis años, hija de un Guardia Civil, y un hombre de 57.

En una primera etapa, el "comando Imanol", constituido formalmente en el verano de 2005 por Besance y Atrintain bajo las órdenes del etarra Liher Rodríguez, se dedicó a recabar informaciones para cometer secuestros. El auto destaca la información que tenían para secuestrar a un empresario de Oñate (Guipúzcoa), un rapto que finalmente no se llevó a cabo. También se dedicaban al traslado de material desde la localidad francesa de Arette.

CURSILLOS DE ADIESTRAMIENTO

En una segunda fase, Atristain y Besance Zugasti fueron puestos bajo las órdenes del que fuera jefe militar de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, alias "Ata", detenido en Francia en mayo pasado. Fue en esta época cuando se les impartieron cursillos de formación, primero en Luz Saint Sauveur, en los pirineos franceses. Posteriormente, bajo las instrucciones de Carrera Sarobe, los dos presuntos etarras se desplazaron a Venezuela.

En Venezuela, en los meses de julio y agosto de 2008, Atristain y Besance Zugasti recibieron adiestramiento terrorista a cargo de Arturo Cubillas y José Lorenzo Ayestarán.

Arturo Cubillas, quien ha ejercido cargos públicos en el Gobierno de Venezuela como el de director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura del país, fue puesto en busca y captura en marzo pasado por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acusado de servir de enlace entre ETA y la organización terrorista colombiana FARC.

Por su parte, Ayestarán realizó sin éxito en 2006 los trámites para conseguir la nacionalidad venezolana. Fue detenido el 1 de marzo de 2010 en Francia acusado de diez asesinatos.

Los cursos versaron sobre "métodos de encriptación, desmontaje, posiciones de tiro y limpieza de armas", entre otras materias. Al finalizar el entrenmiento, los supuestos etarras volvieron por separado a España.

En una tercera etapa, relata el auto de Moreno, que se inició en noviembre de 2009, los dos presuntos etarras se situaron bajo las órdenes de Ibai Beobide y recibieron informaciones para cometer atentados. En concreto, se les proporcionaron datos sobre miembros de la Ertzaintza de Villabona.

Beobide fue arrestado el pasado 13 de febrero de 2010 cuando se desplazaba en bicicleta entre las localidades de Asteasu y Villabona, un arresto que permitió desarticular una red compleja de colaboradores que, a las órdenes del "liberado", pretendían reconstruir el tradicional "comando Donosti" de ETA.

Tras la detención de Beobide, Atristain huyó y permaneció oculto hasta que decidió entregarse el pasado 6 de marzo en el aeropuerto de Biarritz, en Francia. A continuación fue extraditado a España, siendo puesto en libertad condicional quince días después.

Por su parte, Besance se hizo cargo del material que tenían almacenado pero "quedándose descolgado de la organización".

Los días 27 y 28 de septiembre, Besance y Atristain mantuvieron citas con el fin de deshacerse del material que tenían escondido, unos encuentros que llevaron a su detención.

REACCION TENUE DE EXTERIORES

El Ministerio español de Asuntos Exteriores español ha solicitado al Gobierno de Venezuela que le facilite información sobre el caso, afirmando que "tomará las decisiones que considere oportunas". No obstante, un portavoz del Ministerio ha querido precisar que de la información que se ha conocido del auto no se puede concluir que el Gobierno de Hugo Chávez tuviera conocimiento o respaldase las actividades llevadas a cabo por Cubillas.

En todo caso el Ministerio que dirige Miguel Ángel Moratinos ha recordado que en relación con este auto, el director de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, viajó el pasado mes de mayo a Caracas para intensificar la cooperación policial. Los dos Gobiernos divulgaron un comunicado conjunto a los pocos días de conocerse el auto del juez Velasco en el que reafirmaron su "más enérgica condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones". El Ejecutivo venezolano también desmentía la supuesta colaboración con ETA, cuyas actividades rechazaba "sin paliativos".

Por el contrario, el portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, ha exigido al Gobierno que pida explicaciones a Venezuela y presente una protesta formal ante el gobierno de Hugo Chávez. "Pedir información sobre el adiestramiento de miembros de ETA por parte de Cubillas no es suficiente", ha señalado. "Hay que pedir explicaciones urgentes y presentar inmediatamente una nota verbal de protesta", ha advertido De Arístegui, que ha hablado incluso de "convocar al embajador venezolano en España" para expresarle esa protesta si se considerase necesario.

Para el portavoz 'popular' "llueve sobre mojado" porque el auto de Moreno no es el primero que "demuestra de forma fehaciente la gravísima triangulación entre ETA, las FARC y el régimen venezolano". Es una "nueva demostración de la implicación del régimen venezolano con el terrorismo de ETA", ha insistido.

De Arístegui ve "imposible" que en un "Estado policial" como la Venezuela de Chávez los servicios de inteligencia no tuvieran conocimiento de las actividades de Cubillas, por lo que cree que al Gobierno español le "toca actuar".

LA AVT PLANTEA ROMPER RELACIONES CON VENEZUELA

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) planteó incluso romper relaciones diplomáticas con Venezuela si este país no deja de ser lugar de entrenamiento de etarras, algo que han reconocido dos terroristas que fueron detenidos la semana pasada en Guipúzcoa. Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, señaló que esta confesión de dos etarras "es una prueba más de la vinculación que siempre hemos denunciado las víctimas entre ETA y las FARC". "España no puede seguir así" y debe dar "un ultimátum a Chávez".

Pedraza sostuvo que España debería plantearse romper relaciones diplomáticas con Venezuela "si este país no deja de entrenar a etarras. No se puede seguir teniendo relaciones con un país que está adiestrando asesinos que luego vienen a matarnos", remarcó.

Por su parte, el Foro Ermua pidió que España solicite la extradición a Venezuela de Arturo Cubillas, colaborador de Hugo Chávez que, según un auto de la Audiencia Nacional conocido este lunes, facilitó el entrenamiento de dos etarras en 2008 en territorio venezolano. Fernando García Capelo, abogado del Foro Ermua y dirigente de esta asociación, considera que el ministerio de Exteriores español debería llamar a consultas al embajador de Venezuela en España.

Además, este letrado sostuvo que la Fiscalía de la Audiencia Nacional debería solicitar la extradición de Arturo Cubillas, ya que se le está acusando de colaborar con una banda terrorista como es ETA. Según el dirigente del Foro, para pedir esta extradición debería aplicarse el principio de "extraterritorialidad" que ha llevado a la Audiencia a juzgar delitos cometidos en otros países, como Chile o Argentia.

Asimismo, García Capelo concluyó que "no puede seguir siendo nuestro aliado un país que está cooperando con una banda terrorista, como es ETA".

SINDICATOS POLICIALES EXIGEN FIRMEZA AL GOBIERNO

Los sindicatos policiales han exigido al Gobierno que pida explicaciones al Ejecutivo venezolano de Hugo Chávez. El portavoz de la Confederación Española de Policía, Lorenzo Nebreda, ha reclamado que se tomen medidas una vez que existe confirmación de los propios etarras. "Sabemos perfectamente que en algunos países de América se ha formado a etarras a lo largo de la historia", ha señalado antes de acusar directamente al Ejecutivo venezolano de ser "bastante tolerante con algunos colectivos". A su juicio, la resolución judicial del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno "sólo demuestra" que el Gobierno de Hugo Chavez "apoya o por lo menos facilita" que terroristas puedan formarse en su territorio.

Además, ha lamentado que el Gobierno español ha mantenido una posición "muy tenue" sobre este asunto y le ha exigido que reclame "contundencia" a Venezuela para que facilite toda la información de la que disponga sobre los terroristas que viven en el país o son allí formados. "Firmeza y exigencia ante el Gobierno de Venezuela para que colabore con todos los datos", ha pedido.

La misma postura ha mantenido el portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, quien ha recordado que ya se exigió una investigación cuando se conocieron los primeros datos. "Teníamos constancia de que había etarras que estaban siendo adiestrados por otros terroristas que estaban viviendo en el país con total impunidad". "Esa investigación hay que realizarla y pedir responsabilidades a quien corresponda". Segun Benito hay que pedir la misma determinación "a quien tiene a los etarras en su país" para que los ponga a disposición de la justicia. "Venezuela debe dar ese paso, y si no lo hace, el Gobierno español debe exigírselo.

Por su parte, el portavoz de la Unión Federal de Policía (UFP), Alfredo perdiguero, ha advertido de que el Ejecutivo de Zapatero ahora ya no tiene "excusas" para no pedir responsabilidades a Venezuela y ha defendido que debe "presionar" para que se tomen medidas legales en el país. El portavoz de UFP ha recordado que no se trata de delincuentes comunes, sino de "asesinos" a los que no se debe dar "tregua", y ha reiterado la necesidad de tomar medidas una vez que han sido los propios terroristas los que lo han confirmado. "No podemos permitir que un Estado que dice que es democrático adiestre y enseñe a asesinos".