Un 12% de los mayores de 65 años ha sufrido un accidente fuera del hogar

Casi un millón de personas mayores de 65 años ha sufrido un accidente fuera de casa en el último año, lo que supone una tasa de accidentalidad del 12,8% de esta población, señala el informe sobre la "Accidentalidad de las personas mayores fuera del hogar" del Instituto de Prevención, Salud y Medio Ambiente de la Fundación Mapfre, que ha coordinado Alfredo del Campo. La mujeres de entre 71 y 75 años que viven solas son más propensas a sufrir accidentes fuera del hogar como caídas en aceras o bordillos, escaleras, accidentes de tráfico y atropellos.

Carlos Álvarez, presidente del Instituto de Prevención, Salud y Medio Ambiente, ha dicho que el objetivo del estudio es valorar las características de los accidentes, averiguar las causas e impulsar las medidas para su prevención.

El estudio revela que en el 62 por ciento de los accidentes (1.500.000 en los últimos 12 meses), la persona mayor iba sola, así como una correlación entre el riesgo de tener un accidente y sufrir una enfermedad o dolencia y los medicamentos que se consumen. Según el informe, el 73 por ciento de las personas mayores padece alguna enfermedad y el 70 por ciento está en tratamiento médico, con un consumo medio de cinco pastillas diarias.

También refleja que las mujeres sufren el doble de accidentes que los hombres, debido en parte a que alcanzan mayor edad y son más proclives a sufrir enfermedades como artrosis y osteoporosis.

En el 25% de los casos los accidentados necesitan un tratamiento de rehabilitación de 37 días de media; el 21% acude a urgencias; el 12% a centros de atención primaria y el 7% requiere una intervención quirúrgica.

Según el estudio, los mayores de 65 años tienen una actitud muy positiva y optimista sobre su propia salud y grado de movilidad, el 49% de los encuestados, especialmente los hombres y las personas de entre 65 y 70 años, considera su estado de salud como "bueno" o "muy bueno".

El 66,5% declara que puede moverse y desplazarse "muy bien" o "lo suficiente" para realizar las actividades de la vida diaria y el 85% cree que "con cuidado" se puede realizar cualquier actividad y que a pesar de los peligros "hay que salir".

El informe destaca que las personas mayores tienen buenos hábitos de vida, el 92% no fuma, y en general declaran llevar una dieta alimentaría equilibrada y saludable; el 82% sale de manera habitual a caminar y el 14% practica algún deporte.

Álvarez ha señalado que en la mayoría de los casos este tipo de accidentes, el 40% de los que sufre esta franja de edad, se pueden prevenir con un diseño de las ciudades que faciliten la movilidad y la seguridad de las personas mayores, y ha añadido que la Fundación Mapfre trasladará este estudio a los ayuntamientos.