El juez deja en libertad con medidas cautelares a Hervé Falciani

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dejado en libertad provisional sin fianza al exinformático bancario Hervé Falciani --detenido este jueves en Madrid por una reclamación de las autoridades suizas--, pero con medidas cautelares como la prohibición de salir sin autorización de la localidad en la que reside y que ha señalado como residencia al juez. El magistrado también ha ordenado que la policía local vigile diariamente su domicilio.

El magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 no ha aceptado la petición de prisión incondicional de la Fiscalía y ha acordado imponer una serie de medidas cautelares. Se trata de comparecencias semanales, prohibición de abandonar el territorio español con la retirada de pasaporte, entre otras. Informa al alcalde del municipio en el que Falciani ha fijado su domicilio que la policía local realice vigilancia diaria de la vivienda, con notificación semanal al juzgado. En este sentido, se le prohibe salir de dicho domicilio y debe pedir permiso a la autoridad judicial cualquier viaje o salida que desee hacer de dicha localidad.

En cuanto a la retirada del pasaporte, el juez De Egea también ordena que "a través de los conductos diplomáticos" se comunique a los embajadores de Francia y de Italia en España para que "no renueven ni faciliten ningún documento que permita la salida de España" de Falciani. El reclamado tiene nacionalidad italofrancesa.

Por último, el magistrado advierte al informático de que el incumplimiento de cualquiera de estas medidas "supondrá de forma inmediata" su comparecencia ante él para acordar la prisión provisional.

El juez De Egea explica en su auto que ha tomado esta decisión al tener en cuenta que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional rechazó en mayo de 2013 la extradición de Falciani a Suiza, que le reclamaba por los delitos de espionaje industrial, por revelación de secreto bancario, revelación de secreto comercial y apropiación de datos relativos a clientes del HSBC. En ese auto donde se rechazó la extradición, la Audiencia Nacional reprochó a Suiza que "proteja, mediante la imputación concreta del delito de espionaje, un interés jurídico propio frente al de otros Estados, lo que dota al precepto de un innegable carácter político" que no podría servir de base a una petición de extradición.

Para los magistrados de la Sección Segunda, el informático puso a disposición de varios Estados datos básicos para evitar la comisión de delitos y destacaron que, además, no actuó por "móviles económicos o espurios". Según los jueces, las autoridades suizas no cumplían en este caso el principio de doble incriminación, es decir, los delitos por los que le reclamaban en su día no están castigados por el Código Penal español.

Ahora, el país helvético pide su entrega para que cumpla la condena de cinco años de prisión dictada por el Tribunal Penal Federal suizo en noviembre de 2015, y firme desde mayo de 2016, por el delito de espionaje derivado de las filtraciones sobre fraude fiscal y blanqueo de más de 100.000 clientes de esta entidad financiera.

Además, el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea expone que el reclamado tiene un domicilio conocido, lo que considera un "elemento fundamental a tener en cuenta para acordar la libertad provisional", así como su "vigilancia y custodia".

Falciani fue detenido pasadas las seis de la tarde de este miércoles por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Comisaría General de Policía Judicial cuando iba a participar en unas charlas sobre evasión fiscal en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid.

El exinformático del banco suizo HSBC cobró notoriedad tras destapar los nombres de los presuntos evasores fiscales en bancos helvéticos. La famosa 'lista Falciani' es un documento filtrado en 2008 por el entonces empleado que recoge el nombre de más de 100.000 clientes con cuentas opacas en esta entidad, provenientes de 203 países distintos, que en total acaparaban más de 100.000 millones de dólares.

CATALÁ NIEGA QUE SU DETENCIÓN RESPONDA A UNA DECISIÓN POLÍTICA

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha negado este jueves que la detención producida ayer del ingeniero informático Hervé Falciani, a petición de las autoridades suizas, sea una "decisión política" o una "gestión del Gobierno" para realizar un intercambio por las políticas catalanas independentistas Marta Rovira y Anna Gabriel, huidas en el país helvético y procesadas por el Tribunal Supremo por el denominado 'procés'.

Así lo ha afirmado ante los medios de comunicación antes de inaugurar las jornadas 'España, país para invertir', organizado por el diario 'Expansión'. El titular de Justicia ha explicado que la detención de Falciani se debe a una orden de extradición emitida por Suiza, de acuerdo a la "cooperación internacional y seguridad en Europa" y basándose en el "principio de la reciprocidad, de la confianza y la buena fe".

"Cualquier Estado que solicita la detención y la entrega de una persona con una causa pendiente en un país y que se encuentra residiendo en otro distinto tiene un cauce formal, siempre de colaboración y reciprocidad y eso es lo que ha sucedido en este caso", ha dicho. El informático del banco HSBC fue detenido este miércoles pasadas las seis de la tarde por agentes de la Comisaría General de Policía Judicial cuando se encontraba en la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid para participar en una jornada organizada por la Plataforma por la Justicia Fiscal.

Suiza le reclama para que cumpla la sentencia dictada por el Tribunal Penal Federal suizo en noviembre de 2015, y que se hizo firme en mayo de 2016, que le condenó a cinco años de prisión por el delito de espionaje industrial por filtrar datos relacionados con el fraude fiscal y el blanqueo de más de 100.000 clientes de la entidad financiera helvética.

Aún así, el ministro ha sido preguntado por la coincidencia en el tiempo de la petición de entrega de Falciani con la huida a Suiza de la dirigente de ERC Marta Rovira, procesada por el delito de rebelión y sobre la que pesa una orden europea de detención; o la anterior fuga al mismo país de la exportavoz de la CUP Anna Gabriel, procesada por desobediencia. "No hay una decisión política, ninguna gestión del Gobierno en estas cuestiones", ha contestado Catalá.

"Si se ha producido en este momento, pues en este momento las autoridades españolas, en ese deber de cooperación y lealtad, han llevado a cabo la detención", ha añadido. Al mismo tiempo, ha subrayado que será un tribunal quien decida si Falciani debe ser entregado o no "con todas las garantías judiciales".