Un herido de bala y otro con cortes tras ser tiroteados en la Rambla de Barcelona

Un hombre ha efectuado varios disparos en la calle Pintor Fortuny de Barcelona, junto a la céntrica Rambla de la capital catalana, y ha causado heridas de bala a uno de ellos, según han informado fuentes policiales.

El suceso se ha producido poco después de las tres de la tarde frente al hotel Silken Ramblas cuando un hombre se ha acercado a dos personas que se encontraban sentadas y les ha disparado con un arma de fuego.

Los Mossos d'Esquadra siguen buscando al autor de los disparos en la calle Pintor Fortuny, cerca de La Rambla, en el barrio del Raval de Barcelona, y sospechan que puede haber sido un ajuste de cuentas.

Sobre las 15.10 horas, un hombre vestido de negro ha abordado a otros dos en la calle Pintor Fortuny ante un hotel y les ha disparado; uno de ellos está herido de bala y otro tiene cortes que se ha hecho al huir y chocar con una puerta de cristal.

Tras disparar, el hombre ha salido huyendo y en un primer momento se ha sospechado que se había refugiado en un Carrefour cercano, donde han cerrado el establecimiento media hora, aunque finalmente se ha descartado que hubiera entrado en él.

Los dos heridos han huido de su agresor por dentro del hotel Silken, y han salido por la puerta trasera que da a la calle del Carme, donde se han refugiado en una tienda de ropa que ha quedado precintada.

Allí les ha atendido la Guardia Urbana hasta que la ambulancia les ha trasladado al Hospital Clínic -el más grave con el disparo- y al CUAP Manso.

Las puertas de cristal del hotel se han roto por el incidente: una ha recibido tres disparos de bala y otra se ha roto por los golpes de uno de los huidos, que ha chocado contra ella y se ha herido en ese momento.

Un trabajador del hotel ha asegurado a Europa Press que la agresión ha sido en el exterior y que los dos hombres solamente han pasado corriendo por dentro del establecimiento para huir, aunque no han querido dar más detalles de lo ocurrido.

UNO HABLA CASTELLANO

Un vecino del número 21 de la calle del Carme, que ha limpiado las manchas de sangre de su portal con una botella de agua con lejía, ha explicado que ha visto a uno de los heridos -el menos grave- sentado en su portal y le ha escuchado hablando castellano.

Según fuentes cercanas al caso, los dos heridos son extranjeros pero no turistas; todavía no han trascendido más detalles del agresor. Un testigo ha explicado a los periodistas que, sentado en la terraza del bar de enfrente del hotel, ha visto al agresor huir corriendo del lugar y disparando en su huida, en dirección a la Rambla desde la altura del número 13 de la calle Pintor Fortuny, donde está el hotel.

Otra testigo le ha descrito como un hombre de estatura media, corpulento y vestido de negro, con la cabeza tapada, aunque no ha visto si llevaba consigo la pistola.

Según ha descrito la peluquera que tiene un establecimiento frente al hotel, Angeles, todos los clientes de las terrazas de la plaza contigua, en la calle Xuclà, se han tirado al suelo al escuchar los disparos y algunos han salido corriendo hacia la Rambla.

Un camarero de un bar cercano ha descrito del mismo modo la reacción de los clientes de las terrazas, que han vivido momentos de pánico con los disparos, y ha concretado que se han escuchado tres en total.

Frente al hotel, que ha estado precintado durante unas cuatro horas, se han concentrado numerosos turistas, curiosos y periodistas, mientras los investigadores reunían pruebas y hacían fotos del lugar. También han recuperado las grabaciones de las cámaras de seguridad del hotel, han indicado fuentes conocedoras de las pesquisas.