Los guardias civiles abandonan la sede de Economía de la Generalitat

El juez tuvo que llamar a los Mossos para garantizar la seguridad de la Guardia Civil
El juez que investiga el 1-O llamó anoche al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, para ordenarle que los agentes de la policía catalana abrieran un corredor de seguridad para permitir la salida de la comitiva judicial y de la Guardia Civil de la conselleria de Economía. |Telemadrid

Fin de la tensión que se ha vivido durante toda la noche a las puertas de la Sede de la Consejería de Economía de la Generalitat catalana y que ha terminado con una carga policial, varios detenidos, y coches de la guardia civil completamente destrozados por los independentistas violentos.

Cientos de manifestantes impidieron a la Policía acceder a la sede de la CUP, pero volverán a intentarlo hoy. Este es uno de los 41 puntos donde se han ordenado registros.

Los agentes de la Guardia Civil que han registrado la Conselleria de Economía durante todo el miércoles han salido en dos grupos a las 3 de la madrugada de este jueves y a las 7.15 de la mañana, protegidos por los Mossos d'Esquadra antidisturbios ante unas pocas personas que seguían concentradas. Sobre la 1.30 de la madrugada, los Mossos empezaron a alejar de la fachada a los centenares de ciudadanos que seguían concentrados pese a que los líderes de la ANC y de Êmnium Cultural habían dado por acabada la movilización poco antes de medianoche.

LOS MOSSOS ABRIERON UN PASILLO PARA LA SALIDA DE LOS AGENTES

Desde la 1.30 ha habido forcejeos entre la policía catalana y los activistas cuando mossos antidisturbios han establecido un perímetro ante el edificio para preparar la salida de los guardias civiles --antes han pedido por altavoz que la gente se apartara. Poco antes de las 2, una ambulancia se ha llevado a una persona que ha resultado herida durante el forcejeo con los antidisturbios --que ha incluido lanzamiento de objetos de los activistas y golpes de porra de los agentes--, mientras los concentrados se han tenido que mantener en la acera central de la Rambla de Catalunya.

Hasta que ha salido la media docena de guardias civiles de paisano, algunos de los movilizados han increpado puntualmente a los Mossos pero no ha habido más incidentes, y lentamente ha ido menguando la presencia de concentrados.

A las 3 han salido esa media docena de agentes y se han subido a coches sin logotipo policial, mientras los concentrados les han increpado y han tirado algún objeto. Pocos minutos después de las 3, los Mossos han pedido por altavoz que la gente se apartara aún más y se han dirigido a los sentados para que se levantaran: los han ido apartando, aunque otros se iban sentando, pero también se les ha apartado, sin cargar contra ellos.

COCHES DE LA GUARDIA CIVIL CON LAS RUEDAS PINCHADAS Y LLENOS DE PEGATINAS

A las 3.20 ha quedado despejada la acera central de la Rambla de Catalunya frente a la puerta de la Conselleria, y el centenar de concentrados se ha ido quedando en unos 20 sobre las 6 de la mañana. A pesar de ir menguando los concentrados, los guardias civiles que seguían en la Conselleria no se han ido; sólo alguno ha salido para comprobar el estado de los cuatro vehículos logotipados de Guardia Civil.

Al constatar que no podían irse en ellos por tener ruedas pinchadas y los vidrios con pegatinas, han avisado para que se los llevara la grúa --que han retirado tres hasta las 6.40 horas.A las 7.15 horas ha salido el resto de guardias civiles, una quincena. Poco antes de medianoche, Jordi Sànchez (ACN) y Jordi Cuixart (Êmnium), subidos a un coche de la Guardia Civil, habían pedido que la gente volviera a sus casas.

EL JUEZ DENIEGA HABEAS CORPUS PEDIDOS POR LOS DETENIDOS

Un juez de Martorell (Barcelona) ha denegado tres de los cinco hábeas corpus solicitados por los detenidos en la operación iniciada ayer contra el referéndum del 1-O, suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional (TC).

Según han informado hoy fuentes jurídicas, se habían presentado cinco hábeas corpus -dos en Barcelona y tres en Martorell- y el titular del juzgado de la población del Baix Llobregat ha denegado los que le correspondían al entender que las detenciones se ajustaban a la legalidad.

Por su parte, los juzgados barceloneses no se han pronunciado todavía sobre los otros dos hábeas corpus presentados. Además, tres de los 14 detenidos en la operación policial de ayer por los preparativos del referéndum del 1 de octubre quedaron anoche en libertad tras negarse a declarar ante la Guardia Civil.

Por ahora, quedan once personas detenidas, que se encuentran repartidas entre los cuarteles de la Guardia Civil de la Travessera de Gràcia de Barcelona y de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), a la espera de pasar a disposición judicial, según ha dicho hoy a TV3 el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras