El felipismo toma posiciones con Rubalcaba mientras este se olvida de Zapatero

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se declaró en el Fórum Europa orgulloso de su trayectoria y subrayó ante el expresidente Felipe González el "honor" que supuso formar parte de su Ejecutivo, sobre todo en el "puesto más bonito que he tenido en mi vida", el de ministro de Educación. Rubalcaba presentó la intervención de Felipe González en el citado encuentro informativo, organizado por Nueva Economía Fórum, y comparó esa tarea con la de un guitarrista que debe presentar a Eric Clapton. Su presencia junto a viejos lideres del felipismo, coincide con la publicación de una entrevista del candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la revista "Telva". Cuatro páginas en la que no menciona, ni una sola vez, a Zapatero.

El expresidente del Gobierno Felipe González se ofrecía al candidato socialista a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que, tal y como ha asegurado, no hará "sombra" ni tutelará. Y lo ha hecho en el transcurso de una conferencia-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum, donde ha sido presentado por el propio Rubalcaba, quien ha alabado la "pasión" por la política del expresidente, del que ha dicho que nunca le ha fallado y que "para ser un jarrón chino, no está nada mal".

Entre los asistentes al desayuno, los ministros de la Presidencia, Ramón Jáuregui; Trabajo, Valeriano Gómez, y Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y varios exministros de González, como Carlos Solchaga, Rosa Conde, José Barrionuevo o Joan Lerma.

Una vez más, González ha definido las figuras de los expresidentes como jarrones chinos en apartamentos pequeños. "Se supone que tenemos valor y nadie quiere tirarnos a la basura, pero estorbamos donde quieran que nos pongan", ha insistido. En cualquier caso, González ha dejado claro que está a disposición de Rubalcaba, que "tiene la responsabilidad de ganar las elecciones".

Se ha dirigido al candidato para decirle que si no las gana, no es su problema y para reiterarle que estará a su disposición. "Lo que me diga Rubalcaba que hay que hacer, lo haré. No haré tutelaje de nadie", ha agregado González. "No haré sombra ni tutela" a Rubalcaba. "Menudo es éste para tutelarle", ha dicho González antes de comprometerse a no interferir en las decisiones del candidato, al que estuvo a punto de cesar en 1986, según ha confesado, pero "ha durado más que yo y ahora está en condiciones de nombrarme o cesarme a mí, porque estoy totalmente a su disposición".

González ha incidido en su decisión de no formar parte del organigrama del partido ni de un futuro Gobierno, y ha recordado que cuando José Luis Rodríguez Zapatero le ofreció presidir el PSOE, le respondió que si lo aceptaba no le haría ningún favor.

El expresidente socialista, que no está en "la lucha del partido", se ha vuelto a dirigir a Rubalcaba para asegurarle que "no hay programa oculto" del PP, sino simplemente "no hay programa".

Durante el coloquio, González se ha referido a otras cuestiones, como la política sanitaria anunciada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que, según el político socialista, supone "dividir la sanidad en sector público y sector privado". "No destrocen eso, por favor, no lo hagan". "No hagan que nuestro sistema educativo y sanitario salgan de la crisis peor que entraron, porque estaremos creando cuellos de botella para la recuperación más graves que se puedan imaginar", ha agregado.

Por eso, ha aconsejado que se "corte por otro lado" y se abra un debate sobre el ahorro que supondría tener 50 diputados menos en el Congreso o eliminar los mil diputados de las diputaciones provinciales. También se ha referido a los corredores ferroviarios y ha recomendado al Gobierno que vaya pensando en "una seria colaboración público-privada para que atraigan ahorro y puedan ser explotados dinámicamente generando riqueza, empleo y fomentando el comercio".

RUBALCABA SOBRE FELIPE GONZALEZ: "NUNCA ME HA FALLADO"

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha presentado a González con encendidos elogios, subrayando que ha pasado a la historia de la democracia --por consolidarla en España, por el Estado del bienestar, por la entrada en la UE-- y calificándole como "el mejor comunicador" pero, además, le ha retratado como alguien "muy amigo" que nunca le ha fallado, ni en lo personal ni en lo político.

Es "inteligente, convincente, seguramente el mejor comunicador de la política española", capaz de anticipar el futuro, y sobre todo con "pasión" por lo que hace y convencido de lo que dice, aseguró el candidato de su ex-presidente.

Rubalcba recordó cómo se conocieron, cuando en 1986 siendo secretario de Estado de Educación resolvió el conflicto con los estudiantes y el ministro Maravall le llevó a Moncloa a conocer a Felipe González para que "me animara". González estuvo "muy cariñoso" pero al final, recordó, le dio una palmada en el hombro y le dijo que los de primera línea corren el riesgo de "quemarse" y tener que ser sustituidos.

Después, al tomar la palabra, fue González el que reconoció que entonces estuvo a punto de cesarle, y hoy es Rubalcaba el que está en posición "de nombrarme o cesarme", porque la situación es la inversa.

Al salir del Gobierno se hicieron amigos, explicó Rubalcaba, y desde entonces "nunca me ha fallado" y siempre ha estado en las situaciones difíciles, tanto en las personales como en las políticas.

RUBALCABA SE DECLARA ADMIRADOR DE FELIPE GONZÁLEZ Y NO MENCIONA A ZAPATERO EN UNA ENTREVISTA EN TELVA

Todo esto, en un día en que Telva publica una entrevista con candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Rubalcaba cita al primer presidente socialista que tuvo la democracia española y al expresidente de Sudáfrica como las dos personas vivas a las que más admira. A Zapatero, actual jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE, no le menciona ninguna vez en cuatro folios.

No en vano el candidato se define, a sí mismo como una persona con "buena memoria, aunque no prodigiosa", "paciente", "no rencoroso", con "una cierta capacidad de análisis" y "muy crítico conmigo mismo".

Asegura que, si gana las elecciones generales del 20 de noviembre, su primera decisión será "llamar a los sindicatos, a los empresarios y a los partidos para realizar un pacto por el empleo".

En cambio, si pierde: "Ya veré. Mi única meta es ganar".

Rubalcaba afirma que aún tiene opciones de gobernar, aunque las encuestas le sitúen 15 puntos por debajo del PP de Rajoy.