La familia del detenido fallecido en Manresa denunciará a los Mossos por homicidio

La familia del detenido este viernes por los Mossos d'Esquadra en Manresa (Barcelona) tras acumular trece órdenes de búsqueda y captura como presunto autor de un delito de atentado y resistencia grave contra los agentes de la autoridad, fallecido este domingo, denunciará a la policía por homicidio. Según avanza Catalunya Informació, la pareja del fallecido ha anunciado su intención de presentar este lunes la denuncia ya que considera que la detención se produjo con una violencia innecesaria. En respuesta, el director general de Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha asegurado estar "absolutamente convencido de que el procedimiento ha sido impecable".

El director general de Mossos d'Esquadra ha lamentado la muerte del detenido, aunque ha indicado que "no se debe bajo ningún concepto al uso de la fuerza" por parte de la policía, y ha subrayado que el hombre, una persona muy corpulenta, presentó resistencia en todo momento, arrancó la pistola a un agente, les amenazó y "creía que tenía el poder".

Tras inmovilizarles, al ver que tenía problema cardíacos y de respiración, "se le quitaron las esposas y se llamó a una ambulancia".

Prat ha asegurado que la versión de la pareja del fallecido es falsa, y ha asegurado que aunque ahora afirma que él no opuso resistencia, en el momento de la detención la propia mujer tuvo que interceder para calmarlo. "Le pedimos si podía interceder para calmarlo y ella intentó hablar con él, pero no respondió", tras lo que se personó el padre del fallecido, quien también estaba muy excitado y amenazó con denunciar a los policías, según la versión del jefe de la policía.

Prat ha indicado que se abrirá una investigación interna de oficio, aunque ningún agente será suspendido mientras dure el proceso.

RECONOCIDO EN UN SEMAFORO

La detención se produjo cuando los Mossos lo reconocieron en un semáforo, donde le pidieron la identificación y, pese a que el sospechoso dio el nombre de su hermano, le delató su constitución física, de manera que la policía le retuvo a la espera de refuerzos al tratarse de una persona "muy conflictiva".

Cuando le anunciaron que estaba detenido, Sergio E., de 34 años y con 23 antecedentes policiales, se enfrentó a los Mossos, le quitó el arma a uno de ellos y amenazó a los agentes hasta que pudieron desarmarle, aunque dejó heridos a cinco agentes, ingresados en el hospital y dados de alta la madrugada del viernes

Tras ser esposado, empezó a respirar con dificultad y, junto a los mossos lesionados, fue trasladado a la en la UCI del hospital Sant Joan de Déu de Manresa por problemas cardiorrespiratorios, donde falleció tras permanecer las últimas horas en estado de coma inducido.

La familia interpuso este sábado en Manresa una denuncia contra los Mossos por lesiones, según el documento al que ha tenido acceso Europa Press, en el que argumenta que Sergio E. no opuso resistencia pero fue detenido "de forma agresiva".