El comité de expertos entrega su propuesta de reforma fiscal al Gobierno

El comité de expertos liderado por el catedrático Manuel Lagares entregó este jueves al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, su informe sobre la reforma tributaria que consideran necesita España. Según explicó Lagares durante la entrega del informe, "no ha quedado títere con cabeza dentro del sistema tributario que no hayamos analizado y con cambios importantes". Lagares explicó que este informe cuenta con 444 páginas, y contiene más de 270 propuestas de cambios impositivos.

"Estamos muy satisfechos", incidió Lagares, quien añadió que se ha logrado una propuesta de un sistema tributario "más simple y más apropiado para resolver nuestros problemas de déficit" y que ayude "al impulso de la economía española".

El responsable de este grupo de trabajo explicó que el Consejo de Ministros analizará este viernes el documento y que el Grupo de expertos lo presentará en rueda de prensa el viernes a las 16.30.

Por su parte, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, agradeció el trabajo realizado por los expertos y admitió que "ahora la pelota está en el lado del Gobierno" y que podría ver la luz en la próxima primavera.

El ministro ha recordado que la España del siglo XXI necesita reformas profundas, también del sistema tributario, que es la garantía de la prestación de los servicios públicos y la fórmula de acometer cuanto antes la salida de la crisis. A su parecer, el nuevo sistema fiscal debe tener suficiencia recaudatoria, debe ser equitativo y buscar elementos de cohesión social. Además, hay que combinarlo con impuestos eficientes en la generación de crecimiento económico y creación de empleo.

ENTRARÁ EN VIGOR EL 1 DE ENERO DE 2015

La entrega de la propuesta se retrasó una semana por la participación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso del Partido Popular Europeo en Dublín (Irlanda).

Una vez presentada, el Ejecutivo empleará los meses de marzo y abril para elaborar su propia reforma, con la idea de enviarla al Parlamento en el mes de junio, tras recibir los informes consultivos de los distintos órganos públicos, y tramitarla durante el segundo semestre del año para su entrada en vigor el 1 de enero de 2015.

Parece claro que los expertos propondrán una simplificación de los impuestos directos, IRPF y Sociedades, y una rebaja de los mismos, con un ensanchamiento de bases imponibles para asegurar que no hay una gran pérdida de recaudación. A su vez, es previsible que apuesten por un incremento del IVA y de los impuestos especiales, especialmente los que gravan alcohol, tabaco y gasolinas.

El Gobierno ya ha adelantado que su intención con esta reforma global, que afectará a todas las figuras impositivas, es apuntalar el crecimiento económico y la creación de empleo, favorecer el ahorro y la internacionalización empresarial, e introducir ventajas fiscales para familias y dependientes.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguraba este miércoles que "ahora toca bajar impuestos", una vez se ha producido "un cambio de escenario económico y se ha empezado a crear empleo". "El escenario de recaudación está mejorando ergo la reforma fiscal tendrá un sentido muy diferente, que a nadie se le escapa, al que tendría si la recaudación fuera menos", ha precisado.

Por otro lado, Montoro ha avanzado que la próxima reforma fiscal "distribuirá y ordenará" los impuestos autonómicos para que ninguno de estos tributos suponga un "obstáculo" para la unidad de mercado, ya que ello sería "un error y estar fuera de Europa". Según ha indicado, "no tiene ningún sentido que la reforma tributaria sea más recentralizadora, sino al revés".

"El Estado necesita más corresponsabilidad fiscal", ha añadido. En este sentido, el ministro de Hacienda ha dicho que "la reforma fiscal se va a hacer pensando en las posteriores reformas de la financiación autonómica y local".

PRIMEROS 12.000 EUROS EXENTOS

Durante el Debate sobre el estado de la Nación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que el mínimo exento en el IRPF se elevará a 12.000 euros anuales, lo que beneficiará a 1,5 millones de contribuyentes, principalmente a 'mileuristas', y la rebaja del impuesto desde el 1 de enero de 2015 afectará a un total de 12 millones de contribuyentes, por lo que aproximadamente 7 millones tendrán que esperar a años sucesivos para reducir su carga fiscal.

También en materia del IRPF, fuentes del Ministerio de Hacienda admitieron a Europa Press que el Gobierno es "sensible" a ciertas demandas, que muy probablemente los expertos incluirán en su propuesta, como limitar el régimen de módulos a aquellos autónomos que sólo facturen a los consumidores para evitar las facturas falsas, o establecer nuevas deducciones por servicios domésticos de las familias, como los gastos educativos, sanitarios, reparaciones del hogar o contratación de empleadas domésticas.

El Ejecutivo también apuesta, y así quedará reflejado en la propuesta de los expertos, por simplificar tanto el IRPF como el Impuesto de Sociedades. Su modelo pasa por eliminar gran parte de las deducciones actuales en ambos tributos y por rebajar los tipos impositivos y el número de tramos en el IRPF.

Lo que no parece dispuesto a hacer, a pesar de que es previsible que el comité de expertos así lo recomiende, es a eliminar con carácter retroactivo la deducción en el impuesto de la renta por adquisición de vivienda, suprimida para las adquisiciones desde el 1 de enero de 2013.

FAVORECER FISCALMENTE LA AUTOFINANCIACION EMPRESARIAL

En el Impuesto de Sociedades, fuentes fiscales aseguran que el Ejecutivo quiere dejar de favorecer fiscalmente el endeudamiento financiero de las empresas, reduciendo los gastos deducibles por este concepto, y por el contrario incentivar a aquellas compañías que destinen parte de su capital a autofinanciarse en lugar de, por ejemplo, dedicar dicho capital al pago de dividendos.

Respecto a otros tributos, el Gobierno baraja también subir el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Circulación, ambos en manos de los ayuntamientos, incrementos que se compensarían con rebajas en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP/AJD) y en el Impuesto de Matriculación, con la idea de favorecer tanto la compra de viviendas como la de vehículos, bienes que están acusando mucho la crisis económica.

En cuanto al Impuesto sobre los Depósitos Bancarios, la idea del Ministerio de Hacienda es que el Estado fije el hecho imponible, para que sea igual en todas las comunidades autónomas, y el intervalo de tipos que puedan aplicarse, con la finalidad de que posteriormente cada una de ellas establezca el porcentaje que desee.

En materia de tributación del ahorro, el Gobierno quiere fomentar que los ciudadanos guarden parte de su renta o la inviertan en planes o fondos de pensiones, por lo que se introducirán nuevos incentivos al ahorro. Tampoco se descarta que se vayan a aprobar otros impuestos medioambientales, en línea con el impuesto que grava los gases fluorados que ya aprobó el Ejecutivo.

Por último, la propuesta de reforma fiscal de los expertos incluirá medidas para mejorar la lucha contra el fraude fiscal, porque así se lo ha pedido el Gobierno, como la publicación de la lista de defraudadores y morosos, una medida ya anunciada por Hacienda hace varios meses.

MADRID ADVIERTE QUE "NO SERÁ BIEN VISTA" UNA REFORMA FISCAL QUE SUBA EL IMPUESTO DE SUCESIONES

El consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador, Victoria ha avanzado este jueves que no será "bien vista" por el Ejecutivo autonómico una reforma fiscal en la que se proponga establecer unos mínimos al impuesto de Sucesiones y Donaciones, que en la práctica en Madrid supondría una subida, y que reste autonomía fiscal a las comunidades.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Victoria ha dicho que aún no conocen este informe y por lo tanto, no lo pueden valorar. Pero ha apuntado que "todo lo que vaya en la línea de bajar impuestos y reconocer que las comunidades autonómicas tienen margen, autonomía, para decir sobre impuestos será bienvenido por la Comunidad" y , en cambio, "todo lo que vaya en línea contraria", como un aumento de impuestos o limitar competencias autonómicas no será bien visto por la Comunidad de Madrid".

A su juicio, las previsiones sobre el impuesto de Sucesiones y Donaciones de cara a la reforma fiscal son "preocupantes", ya que en la Comunidad está bonificado al 99 por ciento y si las decisiones pasan por un aumento de Sucesiones mediante la fijación de un mínimo "va a suponer para muchos madrileños una subida".

Así, ha puesto un ejemplo y ha indicado que, a día de hoy, al recibir una herencia de 800.000 euros, en Andalucía hay que abonar 208.000 euros, y en Madrid, esa cantidad "no alcanza los 2.000". Eso sí, ha añadido que en la Comunidad se ha pasado de 5.000 a 27.000 declarantes y ha aumentado la recaudación.

En su intervención, el portavoz del Ejecutivo regional ha afirmado que se oponen también a la reforma si implica "quitar capacidad y autonomía a las comunidades" y además, ha criticado que es una medida "que afecta sólo a ingresos de las comunidades pero en absoluto a los ingresos del Estado". Si eso fuera así, ha apuntado que es algo que "no parece lógico". "No parece lógico poner trabas a transmisiones de patrimonio. No parece lo más aconsejable", ha aseverado y ha considerado que las razones esgrimidas sobre la "unidad de mercado no casan bien con que País Vasco y Navarra tengan autonomía para poderse excluir de la aplicación de ese impuesto".

"Hay razones más que de sobra para una medida que supone una subida impositiva para Madrid sea rechazada", ha apuntado Victoria, quien ha sostenido que algunos pensarán que "se garantizan ingresos a unas comunidades autónomas en detrimento de otras".