El exconsejero andaluz imputado ocultó parte de su fortuna en Luxemburgo

El exconsejero andaluz de Hacienda Ángel Ojeda imputado por el fraude de 50 millones en los cursos de formación para parados ocultó parte de su fortuna en un paraíso fiscal. Lo hacía en una sociedad en Luxemburgo controlada por testaferros. Angel Ojeda, que incluso creó una red de ONG´s para recibir subvenciones, fue exonerado por la Junta, al igual que sindicatos y patronal.

El ex consejero andaluz imputado compró en 1997 el 20% de una empresa luxemburguesa: Compagnie Générale Schengen, con 7 millones en activos. Según la Policía, lo hizo a través de dos de su medio centenar de sociedades: Construcciones Reunidas y Gilgan. Entre ambas, con sede en su domicilio de Sevilla, adquirió 200 acciones. La compañía tuvo activos por valor de 7,3 millones. Estaba gestionada por dos testaferros.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal ha revelado además que el exconsejero, imputado por cuatro delitos, utilizó una red de ONG´s para obtener unos fondos públicos en principio destinados a la formación de parados. Una de esas ONG, creadas "exprofeso", precibió siete millones y medio de euros de la Junta.

Ojeda, quien ya fue vinculado por la juez Alaya al caso ERE y al ugetista Juan Lanzas, fue eximido de justificar 45 subvenciones por la Junta. Un "perdón" que Griñán también aplicó a más de 50 expedientes de ayudas concedidas a UGT, CCOO y la Confederación de Empresarios Andaluces.