Los etarras se resistieron y la policía se dejó material del registro

El Congreso, incapaz de acordar una declaración sobre el fin de ETA por la negativa de EH Bildu
La negativa de EH Bildu a apoyar un texto pactado por el resto de partidos del Congreso para conmemorar el quinto aniversario de ETA ha frustrado el intento de que el Pleno de la Cámara aprobara una declaración institucional con motivo de esta efeméride. |Telemadrid

Los etarras detenidos hoy en Francia, Izaskun Lesaka y Joseba Iturbide, se resistieron a ser evacuados del hotel de Mâcon (este) donde les capturó la policía, que se dejó en el lugar material del registro.

Tras ser arrestados la pasada madrugada, Lesaka e Iturbide, considerados uno de los principales dirigentes de la banda terrorista y su lugarteniente, respectivamente, además de pareja sentimental, gritaron y forcejearon con los miembros de la unidad de élite de la policía francesa (RAID).

Cerca de las 15.30 horas locales (14.30 GMT) se abrió la puerta de la residencia Moreau, situada en el centro histórico de Macon, y salió esposada y con la cabeza cubierta Izaskun Lesaka.

Sus gritos no llegaron a ser comprensibles para la prensa que atendía su aparición al estar los periodistas obligados a permanecer a unos 500 metros, tras el cordón de la policía.

Unos minutos después, surgió de la misma puerta su compañero Iturbide, quien además de salir dando voces se lo puso difícil a la policía al tratar de evitar que lo introdujeran en un vehículo y logró incluso hacer retroceder a los agentes varios metros.

Con la salida de los presuntos terroristas finalizó un registro en el Appart'Hôtel Moreau, un espacio de dos habitaciones que ambos ocupaban y que duró parte de la madrugada del sábado y toda la mañana del domingo.

La policía francesa estuvo sacando durante toda la mañana bolsas y diferente material de la residencia, que introducía en sus vehículos.

Sin embargo, al abandonar la escena se dejaron junto a un contenedor de basura cinco sacos de plástico negros repletos de pertenencias de los detenidos, ante la incredulidad de los primeros periodistas en llegar a la residencia.

En las bolsas olvidadas había una pistola, un ordenador portátil, una cámara de fotos con numerosas tarjetas de memoria, un documento nacional de identidad falso, mochilas vacías, mapas y brújulas además de numerosos sobres sellados en los que se señalaba que había ropa o documentos.

La inspección de la prensa no llegó a más porque la gerente del hotel, Emilie Mathieu, al darse cuenta del hallazgo ordenó recoger las bolsas para seguidamente alertar a la policía.

Los presuntos terrorista llegaron el pasado miércoles a la residencia, donde tenían pensado quedarse cinco días, según afirmó a Efe la responsable del establecimiento.

"Cuando les recibí en la recepción nunca imaginé que fueran terroristas. Eran unas personas de lo más normales", afirmó Mathieu.

"Me imagino que me mostraron papeles falsos, pero de todos modos aunque fueran los auténticos no les hubiera conocido", añadió sin saber que en las bolsas que la policía olvidó en la puerta de su residencia estaba el documento nacional de identidad falso que la presunta terrorista portaba a nombre de María Pilar Rodríguez.

Mathieu añadió que después de la llegada de los terroristas al establecimiento la policía antiterrorista le avisó de que se preparaba una operación en su residencia para arrestar a dos de sus clientes.

La intervención, llevada a cabo en plena madrugada, fue "muy rápida, bien orquestada y no se produjeron desperfectos", explicó Mathieu para poco después matizar que la policía había echado abajo la puerta, cuyo marco quedó destrozado.

Sobre el olvido de las bolsas repletas de pruebas, la gerente de la residencia quiso justificarlo y dijo: "llevaban toda la noche trabajando".

Varios huéspedes con los que pudo hablar Efe dijeron no haber oído ningún ruido durante la operación. Sólo una vecina afirmó haberse despertado por un pequeño alboroto que no pudo identificar y que fue muy corto, por lo que no le dio importancia.

La residencia, una antigua clínica transformada en apart-hotel hace cinco años, está situada en el centro de Mâcon, muy cerca de la carretera nacional que ofrece un acceso rápido a la autopista.

El encargado de mantenimiento del establecimiento, que acudió especialmente para reparar la puerta, explicó que es lugar por donde pasan esencialmente gente joven, estudiantes, que suelen permanecen varios días o incluso semanas.