Mas espera más detenciones por la "kale borroka", mientras la Fiscalía abre diligencias

El conseller de Interior, Felip Puig, ha admitido hoy que el dispositivo policial de ayer se quedó "corto" y que hubo "insuficiencias" al proteger la entrada de diputados al Parlament, aunque ha negado fallos de previsión, y ha afirmado que serán identificados quienes acosaron a los parlamentarios.

En una rueda de prensa al día siguiente de los incidentes, en los que fueron atacados varios diputados por 'indignados' que trataban de impedirles el acceso al Parlament, Puig ha indicado que los Mossos d'Esquadra no actuaron con más dureza contra los violentos para evitar un "mal mayor".

El conseller ha asegurado que entre los 'indignados' había "profesionales del incidente" que actuaron como una "guerrilla urbana" y que tenían unas "ganas feroces" de que se desatara "una batalla campal".

Asimismo, ha subrayado las dificultades del operativo de ayer, ya que los Mossos d'Esquadra -que en los momentos cumbre desplegaron a 600 agentes- tenían que proteger un perímetro de cuatro kilómetros asediado por unas 3.000 personas.

Ha apuntado, no obstante, que lograron los dos objetivos principales, que eran que nadie entrara sin permiso en el Parque de la Ciutadella, donde se encuentra la sede parlamentaria, y que el pleno pudiera celebrarse con normalidad.

"Hay una evidencia: no fuimos capaces de defender en todo momento la integridad de todos los diputados", ha apuntado Puig.

En su encuentro con la prensa, el conseller de Interior ha prometido también que los Mossos d'Esquadra identificarán al máximo número de personas que ayer zarandearon a los diputados y también a los que apoyaron a los violentos de forma pasiva.

Igualmente, el conseller ha calificado de "montaje" y "falso" un vídeo colgado en Internet en el que se acusa a Mossos d'Esquadra de paisano infiltrados entre los 'indignados' de calentar los ánimos para que hubiera incidentes.

Puig ha afirmado que sí que es verdad que los Mossos d'Esquadra disponen de agentes que "arriesgan su integridad" para infiltrarse entre estos grupos para lograr el máximo de información posible, pero ha negado tajantemente que instigaran a la violencia.

Los 'indignados' han denunciado la existencia de grupos organizados de alborotadores en los incidentes de ayer en el parque de la Ciutadella, que no reconocen como miembros del movimiento del 15-M, según la comisión de información de la acampada de Barcelona, que ha convocado una rueda de prensa en las próximas horas.

MAS ANUNCIA NUEVAS DETENCIONES

Esta misma mañana, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunció que en las próximas horas se producirán nuevas detenciones de los violentos contra los que espera que los tribunales dicten un "castigo ejemplar".

A su vez, el parlamento catalán estudia emprender acciones legales contra los 'indignados' que ayer agredieron a algunos diputados de la cámara catalana cuando intentaban acceder al Parque de la Ciutadella, que este jueves ha vuelto a la normalidad.

En la sesión de control parlamentario al presidente catalán, Mas ha prometido que su Govern será "no beligerante pero sí contundente y tremendamente exigente" con los "auténticos cafres" que ayer agredieron físicamente a los diputados que intentaban acceder al Parlament para asistir al debate sobre los presupuestos.

Mas ha revelado que "ya desde ayer el Govern se puso en contacto con la Fiscalía", que tiene "la máxima buena predisposición" para abrir diligencias contra los violentos: "Espero que esto no acabe sólo en el ámbito de la Fiscalía sino que pase a los tribunales y haya un castigo ejemplar para aquella gente que cometió un atentado flagrante contra nuestra democracia y contra nuestro Parlament".

Según Mas, las detenciones de 'indignados' violentos no se quedarán en las seis de ayer: "Vendrán más, si podemos".

El presidente catalán ha explicado que se están revisando las grabaciones de los incidentes de ayer, para identificar y denunciar a quienes cometieron "actos violentos".

"Espero que no sólo se les denuncie, sino que estos casos acaben en los tribunales, con la Fiscalía operando para acusar a esta gente de delitos que están perfectamente tipificados", ha insistido Mas, que ha mostrado su "coincidencia plena" con la "contundencia y firmeza" pedida por la presidenta del PP de Cataluña, Alícia Sánchez-Camacho.

En su intervención en la sesión de control, Sánchez-Camacho ha dicho que "no se puede mantener la permisividad" con quienes han cometido un "gravísimo atentado contra nuestro modelo democrático".

El PP ha presentado ante la Mesa del Parlament la petición de un informe jurídico para "iniciar las acciones legales pertinentes" en contra de los "instigadores de la manifestación" de ayer frente al Parlament.

Al salir del hemiciclo tras la sesión de control, Sánchez-Camacho ha seguido conversando en privado con Mas, instándole a apurar todas las posibilidades que ofrece el artículo 494 del Código Penal, para perseguir a los violentos y atribuirles "responsabilidades penales y criminales".

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, que durante la sesión de control ha rehusado formular ninguna pregunta al presidente catalán tras los sucesos de ayer, ha apuntado que será en otro momento en el que su partido analizará el operativo policial.

El jefe de la oposición ha afirmado que ayer quedó "comprometido" el "valor y la dignidad de las instituciones de autogobierno", así como la "libertad" del Parlament, al que "le corresponde la representación del pueblo de Cataluña".

Mas ha mostrado su sintonía con Nadal y ha elogiado la "altura de miras" y la "dignidad" expresada ayer por todos los diputados.

Para el 'president', la actitud de los 135 diputados "refuerza nuestra democracia y fortalece el país y su alma con un buen mensaje" a la ciudadanía, aunque al mismo tiempo ha admitido que la "imagen" de ayer no fue buena cuando Cataluña necesita generar "confianza" en el exterior ante sus dificultades económicas.

Al final de la sesión de control, Mas y Nadal se han reunido durante unos diez minutos en el despacho del presidente catalán en el Parlament, en el que han analizado las protestas de ayer ante el parque de la Ciutadella.