Un diputado de Amaiur se ausenta de las Cortes para lograr formar grupo parlamentario

13amaiur_20111213V0.wmv

La Mesa del Congreso acortará los plazos para la formación de grupos parlamentarios y decidirá el jueves si Amaiur y UPyD cuentan con grupo propio como pretenden, a pesar de no cumplir estrictamente con los requisitos que fija el Reglamento, según han informado fuentes de la dirección de la Cámara. La Mesa se ha reunido esta tarde por primera vez en las dependencias del Congreso después de que el presidente de la Cámara, Jesús Posada, se entrevistara con el Rey en el Palacio de la Zarzuela. Amaiur confía en que podrá formar grupo parlamentario en ausencia de su diputado por Navarra, José Ramón Sabino Cuadra, que no ha asistió este martes a la constitución de las Cortes para posibilitar su estrategia.

Según las fuentes consultadas, el Reglamento establece que los grupos se formarán "dentro de los cinco días" posteriores a la constitución de las Cortes, un plazo que en esta ocasión concluirá el jueves por la tarde. La Mesa volverá entonces a reunirse y, si alguna formación política no está de acuerdo con el criterio que aplique, se abriría un nuevo plazo de 24 horas para recurrir la decisión adoptada.

El viernes quedaría así cerrada la conformación de la Cámara. En opinión de las fuentes, es necesario acortar los plazos porque la sesión de investidura debe comenzar el lunes y para entonces ya tienen que estar conformados todos los grupos del Congreso.

El lunes se reunirá por vez primera la Junta de Portavoces para decidir el tiempo que tendrá cada portavoz en la sesión de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

LA ESTRATEGIA DE AMAIUR

Los diputados de la coalición abertzale Amaiur han buscado una treta reglamentaria para tratar de conseguir grupo parlamentario propio en el Congreso y han decidido retrasar la incorporación de su diputado por Navarra. José Ramón Sabino Cuadra no se ha presentado a la sesión constitutiva del Congreso, de manera que Amaiur tratará de formar grupo con sus seis diputados elegidos por las tres provincias vascas, que están respaldados por más del 15 por ciento del electorado en cada circunscripción. Y es que el Reglamento de la Cámara establece que para formar grupo parlamentario se necesita al menos cinco diputados y el 15 por ciento de los votos en las circunscripciones en las que se ha presentado el partido, porcentaje al que Amaiur no llegó por unas décimas en Navarra. Su diputado navarro se incorporaría más tarde.

Pero la aceptación de esta fórmula no está clara, y el nuevo portavoz del grupo popular, Alfonso Alonso, ha advertido de que al renunciar temporalmente a su diputado navarro, la formación abertzale está reconociendo que no cumple el Reglamento, al tiempo que fuentes del PP han remarcado que su argucia "no les valdrá de nada".

Aunque hay precedentes de interpretación flexible del reglamento, la exigencia del 15 por ciento se refiere a los votos emitidos en todas las circunscripciones "en que hubieren presentado candidatura", y Amaiur concurrió en Navarra.

La decisión final, que debe adoptarse antes de que el lunes comience la sesión de investidura de Mariano Rajoy, corresponde a la Mesa del Congreso, con mayoría del PP.

El presidente de la Cámara, Jesús Posada, no ha querido pronunciarse sobre la viabilidad de la propuesta abertzale, y se ha remitido a la decisión que adopte la Mesa, órgano ante el que una formación política ha comunicado ya que se constituye como grupo: el PNV, con cinco diputados y porcentaje de votos suficiente.

El diputado de Amaiur por Vizcaya Xabier Mikel Errekondo ha vuelto a pedir "apertura" al PP para autorizarles el grupo propio, y ha asegurado que cuentan para ello con el apoyo de toda la oposición, salvo UPyD.

Precisamente es el partido de Rosa Díez la otra formación que tiene problemas reglamentarios para conformar grupo con sus cinco representantes, porque le faltan unas décimas para llegar al cinco por ciento de porcentaje exigido, en su caso en toda España, ya que se presentaron en todas las circunscripciones. Al margen de cualquier estratagema, UPyD reclamará su grupo por méritos propios, aunque no llegue al porcentaje exigido; Rosa Díez ha dicho que sería "terrible" que el PP no lo permitiera, porque ello supondría limitar su tarea de representación política a un partido con el voto de más de 1,14 millones de ciudadanos.

Y ha recordado que el reglamento del Congreso a lo largo de la democracia ha sido interpretado "para no vulnerar aquello para lo que está hecho, que es facilitar la tarea de representación política a los diputados".

Respecto a la estrategia de Amaiur para lograr grupo, Díez ha proclamado: "los hijos de las tinieblas suelen ser más listos que los hijos de la luz".

El presidente del grupo socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha querido tomar partido y ha confiado en que se cumplan la ley y los dictámenes de los órganos del Congreso a la hora de decidir si Amaiur tiene o no grupo parlamentario propio.

"La ley es la misma para cualquier grupo parlamentario o para cualquier grupo de diputados"; "La ley siempre es muy importante, es definitiva", ha reiterado Rubalcaba.

El Reglamento del Congreso establece que los grupos parlamentarios deben constituirse "dentro de los cinco días" posteriores a la sesión constitutiva de la Cámara.

DIVERSIDAD DE FÓRMULAS Y LENGUAS PARA ACATAR LA CONSTITUCIÓN

Como era previsible, los seis diputados de Amaiur presentes en el hemiciclo han prometido acatar la Carta Magna en castellano y euskera "por imperativo legal", coletilla que utilizó por vez primera Herri Batasuna en 1989 y que el Tribunal Constitucional avaló posteriormente.

Prometer o jurar acatar la Constitución es obligatorio para que los electos puedan adquirir la condición plena de parlamentarios y así lo ha confirmado el nuevo presidente de la Cámara, Jesús Posada.

También han recurrido a la expresión "por imperativo legal" los cinco representantes del PNV, que ya la habían empleado en el pasado, y los de ERC, aunque en este partido Joan Tardá ha querido dejar claro que acata la Carta Magna hasta que Cataluña alcance su "propia constitución", provocando abucheos de diputados del PP.

El grupo de IU también ha mostrado su heterogeneidad: varios diputados han utilizado el "por imperativo legal"; otros, encabezados por su líder, Cayo Lara, han optado por prometer la Constitución sin renunciar a sus "convicciones republicanas", y el único que repite en el hemiciclo, Gaspar Llamazares, ha prometido acatar la Carta Magna sin añadir comentarios.

Además del castellano, hoy se ha oído en el hemiciclo el euskera y el catalán, lengua a la que ha recurrido el veterano diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, para decir un "sí juro" tan fuerte que ha generado más de una sonrisa entre sus compañeros

La diversidad de fórmulas ha gustado a algunos, ha molestado a unos pocos y ha dejado indiferente a la mayoría. Sí lo ha criticado la portavoz de UPyD, Rosa Díez, quien ha lamentado en declaraciones a los periodistas el "circo" del hemiciclo y ha denunciado la "falta de respeto" que a su juicio supone poner matices al acatamiento de la Carta Magna. "Si no quieren representar a los ciudadanos acatando esa Constitución que nos da derechos políticos, pues que no se presenten a las elecciones, así de sencillo", ha sentenciado.

Cayo Lara, por su parte, ha defendido la fórmula que ha elegido -"sin renunciar a mis convicciones republicanas, sí prometo"- porque, en su opinión, no contradice la promesa y al mismo tiempo deja patentes sus principios, importante "sobre todo en estos tiempos que corren".

Joan Tardá también ha mostrado su satisfacción por el discurrir de la primera jornada de la esta legislatura al considerar que "la gente empieza a perder miedo a decir las verdades": "basta ya de falsedades e hipocresías", ha sentenciado.