Dos menores detenidos como presuntos autores de la agresión a un indigente en Palma

Detenido por la Policia
Detenido por la Policia

Dos menores de 16 y 17 años han sido detenidos como presuntos autores de la agresión en la madrugada de ayer a un indigente de 41 años en la plaza de España de Palma, que fue ingresado en el hospital en estado muy grave tras ingerir y respirar pintura arrojada por sus agresores. Según han informado fuentes policiales, el arresto de los menores se produjo sobre las once de la noche de ayer y las tres de esta madrugada.

A los menores se les acusa de haber insultado, haberse burlado, escupido y arrojado tres botes de pintura encima del indigente, de nacionalidad alemana, que tragó y respiró este líquido y resultó herido de gravedad por estos hechos, según el relato que los testigos realizaron a la Policía Nacional.

Los presuntos autores de la agresión son dos chicos que se espera que en las próximas horas pasen a disposición del juez de menores.

La policía los desvincula del movimiento 15-M, cuyos miembros están acampados en la citada plaza palmesana. De hecho, aparte de estas dos detenciones ayer se arrestó a otras tres personas -adultos en este caso-, una de ellas perteneciente al movimiento de los indignados y que hoy ha quedado en libertad. Este detenido es Francisco Hita, quien ha explicado a los periodistas tras su liberación a las puertas de la Jefatura Superior de Policía que se le arrestó después de que una testigo le confundiera con un hombre que vio la agresión y no prestó ayuda al indigente. Ha sostenido que en el momento de la agresión se encontraba durmiendo en su tienda de campaña, algo que han corroborado varios testigos más.

Hita, que ha pasado la noche en los calabozos de la policía tras ser arrestado ayer por la tarde, ha afirmado que desde el primer momento ha colaborado con los agentes para esclarecer lo que pasó en la plaza de España, un acto que ha calificado de "horroroso y brutal". Ha indicado que el 15-M está "totalmente en contra de lo sucedido", ya que el movimiento aboga por la no violencia, al tiempo que ha explicado que conoce a los presuntos autores de la agresión porque son menores que se han acercado al movimiento de los acampados, pero que no tienen que ver con ellos.

Ha lamentado que hechos como estos puedan desvirtuar el movimiento 15-M y ha defendido que los indignados están consiguiendo cosas importantes porque no son solo "cuatro chavales alborotando", sino que tienen mucho apoyo social. "El 15-M va adelante y no me van a minar la moral. Ha habido una confusión y se ha evitado la trágica muerte de un hombre", ha asegurado.