35 detenidos por narcotráfico en Cádiz en la operación 'Comienzo'

La Guardia Civil detiene a uno de los acusados de narcotráfico
La Guardia Civil detiene a uno de los acusados de narcotráfico |Europa Press

Más de 200 agentes de la Guardia Civil han participado en un operativo contra el narcotráfico que se ha saldado con 35 detenidos en Cádiz, acusados de introducir grandes cantidades de hachís en las costas gaditanas. La operación 'Comienzo' ha conseguido desmantelar una importante trama de delincuencia relacionada con los estupefacientes.

El punto en donde se centró la operación de la Guardia Civil fue la localidad de Barbate, Fue allí donde los agentes detuvieron a 35 componentes de la banda de narcotraficantes, en un operativo con más de 200 agentes.

Según relata la Benemérita en una nota de prensa, los arrestados están acusados de delitos contra la salud pública, contra el patrimonio y pertenencia a organización criminal.

La operación 'Comienza' contó con la entrada y registro domiciliarios en 18 viviendas (14 de ellas en Barbate). En estos registros se intervinieron un total de 1.260 kilogramos de hachís, siete embarcaciones, se recuperan ocho vehículos sustraídos, se aprehenden seis vehículos comprados con los beneficios obtenidos con el narcotráfico, material electrónico e informático y 20.000 euros en efectivo.

Tras la pista desde 2018

La investigación comenzó en diciembre de 2018, cuando un guardia civil de descanso circulaba en su coche y observó un todo terreno 'sospechoso' de utilizarse para cargar fardos de hachís. De hecho, el agente contactó con la comandancia de Cádiz y confirmó que el vehículo ha sido robado.

El agente realizó un seguimiento al mismo y otro vehículo sospechoso, y aunque el terreno consiguió huir, pudo identificar al conductor del otro vehículo.

Los detenidos introducían hachís en embarcaciones de recreo

Fue el primero delos hechos que llevó a la Benemérita a iniciar una investigación, ante las sospechas que una organización criminal ubicada en la comarca gaditana de La Janda estuviera introduciendo hachís en embarcaciones de recreo.

Después de meses de investigación y de varios alijos intervenidos, los agentes descubrieron el modo de operar de la organización y que consiste en que embarcaciones semirrígidas cruzan el Estrecho de Gibraltar con el cargamento de hachís y lo fondean en aguas internacionales, pero cerca de la costa gaditana. Una vez fondeado, la organización en una embarcación recreativa se desplazaba al punto exacto proporcionado por la organización marroquí y lo llevaban al puerto pesquero desde donde salía la embarcación recreativa, para desde allí en vehículo llevarlo a la 'guardería'.

Por otro lado, aunque ellos preferían introducir la droga por el puerto, en caso de verse sorprendidos por la Guardia Civil fondeaban rápidamente el hachís en el mar y una vez pasado el peligro, lo recogían del fondo del océano y lo trasladaban a la costa.

Un operativo con 200 agentes

Una vez conocido el 'modus operandi' de la organización y el rol que tienen los miembros de la misma, se realizó la fase de explotación de la operación 'Comienzo', que moviliza a 200 agentes de la Guardia Civil de diferentes especialidades, entre ellas, el Grupo de Acción Rápida (GAR), el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), el SMP, La Unidad de Helicópteros (UHEL), Servicio Cinológico y Seguridad Ciudadana, además de los investigadores del Organismo de Coordinación del Narcotráfico (OCON), el Centro de Concentración contra el Narcotráfico (CCON) y el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Comandancia de Cádiz.