Cuatro detenidos en Madrid por presunta captación de yihadistas

Agentes de la Guardia Civil han detenido en Pinto y Ciempozuelos a cuatro personas acusados de liderar un grupo organizado que, a través de la difusión de propaganda yihadista, captaba y radicalizaba a otros miembros de la comunidad. Según ha informado Interior, los detenidos son dos personas de nacionalidad marroquí, arrestados en Pinto, y otras dos más en Ciempozuelos, una de nacionalidad marroquí y la otra española.

El cabecilla de la organización era para los vecinos un hombre aparentemente normal casado y con hijos. Es director de Marketing de una empresa de cazatalentos y la Guardia Civil ha registrado durante varias horas la empresa donde trabajaba en su presencia, registro que ha acabado sobre las tres de la tarde. Se trata de la empresa Lee Hecht Harrison, una multinacional con sede en España, concretamente en la calle General Perón, número 38, en el edificio Masters 1, en el corazón financiero de la capital. Los investigadores desvinculan a esta firma de las actividades del sospechoso, de nacionalidad marroquí, e insisten en que lo que se ha registrado es sólo el puesto de trabajo del detenido.

Las fuentes consultadas le conceden un liderazgo sobre los otros tres arrestados.

Están acusados de realizar labores de captación yihadista.

Son tres marroquíes y un español que han sido detenidos en las localidades madrileñas de Pinto y Ciempozuelos. Entre ellos había además un carnicero y los otros dos estaban en paro. Se conocían entre ellos por consumir y compartir material yihadista en Internet.

Con esa actividad, el director de marketing llegaba a centenares de personas de las que seleccionaba a grupos más reducidos a los que se sometía a un proceso de adoctrinamiento.

Los integrantes del grupo hacían llegar sus mensajes a centenares de personas. Además, seleccionaban grupos más reducidos en su entorno con los que se establecía un proceso de radicalización mucho más directo.

En algunos casos, la proximidad geográfica había hecho posible que el proceso de radicalización dejase de ser virtual. Los sospechosos ejercían sobre sus objetivos un control férreo de sus actividades y les llegaban a interpelar no sólo sobre la forma en la que debían interpretarse determinadas noticias sino sobre el modo correcto en que debían desarrollar casi cualquier actividad de la vida cotidiana.

REGISTROS TAMBIEN EN MADRID CAPITAL

Los especialistas del Servicio de Información de la Guardia Civil han realizado varios registros en las localidades de Pinto, Ciempozuelos y en Madrid, mediante los que se espera ampliar el conocimiento sobre toda la extensión del grupo y la reconstrucción de todas las actividades desarrolladas por el mismo para captar y radicalizar a otras personas.

La operación, que sigue abierta, está a cargo de agentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil junto con unidades de la Comandancia de Madrid, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción, Número 3, y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Interior ha recordado que las redes de captación y adoctrinamiento son en la actualidad la principal fuente para facilitar el enrolamiento en la disciplina de los grupos terroristas, especialmente en los países europeos, donde el empleo de tecnologías de comunicación segura a través de Internet ha posibilitado no sólo la potenciación de la propaganda, sino la capacidad para mantener contactos seguros con otros militantes en zona de conflicto, y la posibilidad del uso de estas estructuras logísticas como apoyo para acciones terroristas en occidente.

Desde la elevación al nivel 4 de Alerta Antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha potenciado todas las investigaciones relacionadas con este tipo de estructuras de propaganda y captación, y con especial importancia en aquellas conexiones entre residentes en España y otras personas encuadradas en grupos terroristas en el exterior.

FERNÁNDEZ DÍAZ DESTACA LA GRAN EFICACIA POLICIAL ANTITERRORISTA

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha celebrado la última operación antiyihadista en la que la Guardia Civil ha detenido a cuatro personas en Madrid y ha destacado que, si hasta ahora no ha habido ningún atentado yihadista en España, es gracias a la eficacia policial.

Fernández Díaz ha recordado que toda la comunidad internacional "está amenazada" y entre ellos España, que se encuentra en Nivel 4 de alerta antiterrorista, lo que significa un "riesgo elevado de atentado": "es evidente que se puede producir, pero si hasta ahora no se ha producido es por la alta eficacia de las fuerzas de seguridad con este elevadísimo número de detenciones".

El ministro ha hecho estas declaraciones ante los medios durante su participación en el Comité Ejecutivo del PP desde donde ha elogiado como "una de las claves del éxito" el pacto antiyihadista firmado el año pasado entre el PP y el PSOE. A su juicio, de ese acuerdo surgió un ordenamiento jurídico que "está a la vanguardia del mundo" en materia de lucha antiterrorista.

Respecto a la operación llevada a cabo por el Servicio de Información de la Guardia Civil, ha explicado que los agentes están procediendo a registrar varios inmuebles en las localidades madrileñas de Pinto y Ciempozuelos (donde se han practicado las detenciones) y también en la ciudad de Madrid. Los arrestados "se dedicaban a captar y adoctrinar para el terrorismo a personas manteniendo comunicación virtual y física con personas de su entorno".

La investigación se centra ahora en "conocer el alcance de esta red" y las "conexiones" con las organizaciones que operan en Siria. Fernández Díaz ha añadido que sólo en 2016 se han realizado ya once operaciones y han sido puestas a disposición judicial 23 personas. La cifra incluyendo todo el año pasado asciende a 125 detenciones.