Nueve detenidos en España por terrorismo por su relación con el PKK turco

La Policía Nacional ha detenido a nueve personas presuntamente relacionadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) según han informado fuentes de la investigación. Se trata de una operación llevada a cabo por la Comisaria General de Información en tres ciudades: Bilbao, Valencia y Madrid.

El Ministerio del Interior ha precisado que la operación va dirigida contra la estructura de captación, adiestramiento e integración en el aparato militar de la organización terrorista PKK-KCK, que opera en Turquía y Siria.

Durante la operación policial, que continúa abierta, se han realizado once registros domiciliarios.

OCHO DE LOS NUEVE SON ESPAÑOLES

Ocho de los nueve detenidos son españoles y el otro es turco, ha explicado el director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Cosidó, en declaraciones a los periodistas durante una jornada sobre riesgos que afectan a menores, ha explicado que los detenidos en Bilbao, Valencia y en Madrid son personas "muy radicales" relacionadas con la estructura de reclutamiento de esa organización.

Se investiga si, además de reclutar, los detenidos participaban en tareas de financiación. La Policía, que actúa bajo la dirección del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, ha practicado once registros en locales y viviendas y ha intervenido "algunas armas blancas".

ORGANIZACIÓN TERRORISTA

El PKK está considerado una organización terrorista por la Unión Europea desde julio de 2011 e incluido en la lista de grupos terroristas extranjeros del Departamento de Estado de EEUU. Cuenta con redes de colaboradores en distintos países europeos, especialmente en Alemania, Holanda o Bélgica y en España fueron detenidos seis miembros de su red de extorsión y financiación en febrero de 2013.

Ese mismo año, la Comisaría General de Información de la Policía española también participó en marzo de 2013 en el arresto en Bruselas de Yilmaz Orkan, considerado jefe del aparato de extorsión del PKK, contra el que existía una orden internacional dictada por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional.

En octubre del pasado año, la Policía española detuvo en Alicante a Senol Akyaz, un turco reclamado por su país por pertenencia al PKK y que ingresó en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Juan Pablo González.