El duro debate obliga a Patxi López a cortar en seco los turnos de alusiones

El bronco debate de investidura que se está viviendo en el Congreso ha obligado al presidente de la Cámara Baja, Patxi López, a cortar en seco los intentos de varios diputados de tomar la palabra por alusiones para evitar que la sesión se alargue más de lo debido.

"Hasta aquí hemos llegado", ha proclamado López, después de que el portavoz del PP, Rafael Hernando, intentara reabrir el debate por unas alusiones del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sobre unos supuestos "lingotes de oro".

Hernando ha dejado claro que no conoce nada de esos supuestos lingotes, y ha recordado que el Gobierno del PP ha aprobado decenas de medidas contra la corrupción.Cuando pretendía seguir con su discurso, López le ha cortado en seco: "¡Ya estamos! Señor Hernando no tiene la palabra para esto".

López ha subrayado que el Reglamento del Congreso es "meridianamente claro" sobre los turnos de alusiones, que sólo pueden abrirse cuando se pronuncia una falsedad o se produce un juicio de valor.entre portavoces", ha señalado.

No han acabado aquí los problemas para López, que también ha tenido que negar la palabra al portavoz de En Comú Podem, Xavier Domenech, que la reclamaba también por alusiones.Ya antes, el presidente del Congreso también se había visto obligado a retirar la palabra al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, aludido en el discurso de Albert Rivera.

LLAMADA AL ORDEN AL IGLESIAS

La tensa intervención del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el debate de investidura, en la que ha arremetido con dureza a izquierda y derecha, ha acabado con una "llamada al orden" del presidente del Congreso, Patxi López, sobre el insulto al adversario y el exceso de tiempo en la tribuna.

López ha reprendido a Iglesias por acusarle de haberle quitado la palabra en su réplica cuando había sido "extraordinariamente generoso" y le ha pedido que no utilice el insulto o la descalificación hacia sus adversarios políticos. "No hagamos nada que pueda demostrar que no somos respetuosos. Sigamos por este debate en los senderos en los que estaba antes", ha reclamado.

Minutos antes, Iglesias había comentado con sorna que López le hubiera tuteado, cuando él siempre se había dirigido a él con el usted, a lo que el presidente del Congreso le ha replicado con una "llamada al orden" simbólica, que no reglamentaria, para que bajara el tono.

López ha admitido que en la Cámara se puedan pronunciar palabras que transforman "en aplausos o abucheos" pero no se puede consentir es el "insulto ni la descalificación" ni tampoco "el grito por el grito".

El presidente del Congreso se ha pronunciado así después de que Iglesias haya acusado al expresidente del Gobierno Felipe González de tener "manchadas las manos de cal viva" y haya llamado a Albert Rivera "jefe de escuadra" -en alusión a las juventudes de Falange- y "líder de komsomol", la organización juvenil del Partido Comunista de la extinta Unión Soviética.

Asimismo, ha dicho que algunos dirigentes del PP son "hijos políticos del totalitarismo" y que este partido es "el de la corrupción".