Un 66% de los controladores recibe el alta tras pasar la revisión médica

CONTROLADOREStarde_2010729V0.wmv

Un 66,34% de los controladores aéreos que estaban en situación de baja recibieron el alta tras pasar las revisiones médicas establecidas específicamente para este colectivo por las incidencias surgidas en los aeropuertos españoles, según datos de la Seguridad Social hasta el pasado 27 de julio.

En un comunicado, el Ministerio de Trabajo e Inmigración detalla que 136 de los 205 trabajadores que acudieron a las revisiones fueron dados de alta médica, y en ellos se aprecia "una elevada frecuencia de procesos de enfermedades de muy corta situación".

"La frecuencia se encuentra incluso por encima de la que es habitual en momentos tales como epidemias de gripe o alergias estacionales, y hasta la fecha no se había producido ningún caso con una incidencia similar de bajas", indica el Gobierno.

En las últimas semanas diversos aeropuertos españoles sufrieron retrasos y cancelaciones debido al alto número de controladores que se encontraba en situación de baja, tanto de larga duración como sobrevenidas.

Sin embargo, desde la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) señalan que todas las acusaciones de absentismo laboral sobre el colectivo forman parte "de una campaña de desprestigio", organizada para que se hable "de otra cosa" mientras se anuncia "la privatización de un servicio público".

DENUNCIAN QUE FOMENTO LES OBLIGA A TRABAJR SIN ESTAR EN CONDICIONES

Por su parte, la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) considera que desde AENA se está "obligando" a trabajar a algunos de ellos sin estar en condiciones de hacerlo, al estar de baja por enfermedad.

El portavoz de USCA, Daniel Zanit, señaló a EFE que se "ha forzado a algunos controladores a ir a sus puestos de trabajo estando incluso bajo medicación, tomando ansiolíticos", lo que no hace que se encuentren en su mejor estado para desempeñar el trabajo.

Incluso, añadió Zanit, AENA ha puesto coches para llevar a controladores de su casa al trabajo, "reconociendo de alguna forma que no están del todo bien", y añadió que lo que se debe hacer es no poner en "tela de juicio" los dictámenes médicos.

Según este portavoz, hay controladores que han ido a trabajar con un 60 por ciento de la visión, "nada más", lo que supone no estar en disposición de acudir a desempeñar su labor.

Asimismo, el portavoz de los controladores se refirió a un caso de Barcelona donde "se contradicen" los dictámenes de la inspección con el médico que ha dado la baja al "compañero".