El ex comisario de Información no recuerda nada sobre la eliminación de la prueba clave del Faisán

El ex comisario general de Información Telesforo Rubio ha declarado este viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que no recuerda que el jefe de la investigación sobre el aparato de extorsión de ETA, Carlos G., pidiera a sus superiores borrar la conversación en la que el dueño del bar 'Faisán' de Irún (Guipúzcoa), Joseba Elosúa, admitía haber recibido un chivatazo policial, según informaron fuentes de la acción popular.

Rubio, que ha declarado como testigo durante cerca de 45 minutos, "no ha aclarado nada", según las citadas fuentes, en relación con la declaración que realizó el pasado martes el comisario jefe accidental de la Unión Central de Inteligencia (UCI) del Cuerpo Nacional de Policía, José C., superior directo de Carlos G. Este aseguró que el jefe de los investigadores le pidió eliminar esta prueba porque la operación "conllevaba riesgos políticos" al producirse durante la tregua de ETA y estar implicado "un miembro destacado del PNV, Gorka Aguirre".

En la conversación, que se produjo el 4 de mayo de 2006, día del chivatazo, Elosúa indicaba a su cuñado que una persona que había entrado en su bar sin identificarse le había advertido que le seguían y que sabían que el día anterior había mantenido una reunión en una sidrería de Oiartzun (Guipúzcoa).

Según Elosúa, el autor del chivatazo le dijo que la policía era consciente de que iba a entregar "nueve botellas de vino", que los investigadores relacionan con entregas del impuesto revolucionario, que "se las guardara" para "no fastidiar todo el proceso" y que, si cruzaba la frontera, se iba a producir la detención del enlace de ETA, José Antonio Cau Aldanur.

HABRIA HABIDO UN DELITO

El compareciente se ha limitado a señalar que no recuerda que Carlos G. le pidiera borrar esta conversación ni que trasladara esta solicitud a José C., que entonces era su subordinado. En todo caso, ha añadido que, si ésta se hubiera producido, nunca se habría llevado a cabo porque habría supuesto la comisión de un acto delictivo.

La declaración de Telesforo Rubio, actual agregado de Interior en la Embada de España en Moscú (Rusia), no ofrece una versión contradictoria con la ofrecida por José C., por lo que, según los letrados de la acusación popular, no sería susceptible de ser contrastada en un careo.

El testigo ha mantenido esta tesis tanto ante las preguntas formuladas por el fiscal coordinador de Terrorismo de la Audiencia Nacional, Vicente González Mota, como ante las planteadas por la acusación popular de la asociación Dignidad y Justicia (DyJ). También han asistido a la declaración un representante legal de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y otro del PP y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), así como los letrados de los tres imputados.

En la causa están imputados por los delitos de revelación de secretos por parte de autoridad o funcionario público (penado con hasta tres años de cárcel) y colaboración con organización terrorista (castigada con un máximo de diez) el ex director general de Policía y dirigente del PSE Víctor García Hidalgo, el jefe superior de Policía del País Vasco y un inspector de la Brigada de Información de Alava.

El magistrado, además, ha solicitado al equipo de investigación que le detalle por qué existen cortes en el vídeo en el que se grabaron los movimientos registrados en la puerta del bar 'Faisán', así como una "certificación de la cadena de custodia" de esta cinta y la identificación de "los funcionarios o terceros" que se hicieron cargo de este material o tuvieron acceso a él hasta su puesta a disposición del juzgado.

EL ETARRA TURREBASO UTILIZABA LA TARJETA MOVIL DEL DIRECTOR DE LA POLICIA

Por otra parte, hoy hemos conocido que el etarra Yurrebaso, que participó en las negociaciones del Gobierno con ETA en 2006, llevaba en su móvil una tarjeta prepago que fue utilizada anteriormente por el entonces director general de la policía Víctor García Hidalgo.

Son la últimas novedades del caso Faisán, que nos desvela el diario ABC. Al parecer Yurrebaso tenía una tarjeta prepago antes usada también por el número 1 de la policía, Víctor García Hidalgo. La tarjeta pertenecería a un lote comprado para la negociación, y una acabó en manos de Yurrebaso.

Esta información aparece, según ABC, en la parte secreta del caso Faisán, como también un papel que le encontraron al jefe terrorista Thierry cuando le metieron en el apartamento para registrar.

Hasta ahora sabíamos que al etarra Yurrebaso le habían detenido camino de Suiza para reunirse con el Gobierno. Sabíamos también que en su detención, Yurrebaso, lugarteniente de Josu Ternera, enseñó a la gendarmería francesa como salvoconducto un número de móvil. Se trataba, no un número cualquiera, sino del número del director de la policía, Víctor García Hidalgo, imputado en el chivatazo.

Un paso más en la investigación del chivatazo a ETA, que víncula el caso al proceso de negociación del Gobierno con la banda asesina. Según recoge la información del diario, existía en una acta de una de las reuniones mantenidas por la mesa negociadora donde se habló del Faisán, del soplo a ETA. El negociador enviado por Zapatero, Jose Manuel Gómez Benítez, habría esgrimido el chivatazo como prueba de la buena voluntad del ejecutivo para negociar con los terroristas.

Por cierto, que al igual que el cabecilla de la extorsión etarra, el dueño del bar Faisán Elosúa, Yurrebaso también está en libertad provisional por enfermedad. Y el que sigue en libertad porque no se le detiene es el prófugo Josu Ternera.