Las becas universitarias exigirán un 5,5 este curso y un 6,5 al siguiente

becas.mp4

Los alumnos de grados universitarios tendrán que haber sacado al menos un 5,5 en selectividad (excluida la fase específica) para obtener tanto una beca general como una de salario/ayuda compensatoria en el curso próximo (2012-2013), y una puntuación mínima de 6,5 desde el siguiente (2013-2014).

El beneficiario de la beca estaría obligado a reintegrar la cuantía si no aprobase el menos la mitad de los créditos matriculados en el curso (hasta ahora solo tenía que haberse examinado de una tercera parte de ellos), un cambio que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha considerado "razonable".

El Consejo de Ministros ha fijado hoy por Real Decreto los umbrales de renta y patrimonio familiares, la cuantía y los requisitos académicos de concesión y renovación de becas y ayudas al estudio universitarias y no universitarias del curso 2012-2013 y ha avanzado las exigencias de rendimiento desde el siguiente.

El Gobierno mantiene los umbrales de renta y patrimonio que dan derecho a las becas y ayudas y, en general, su cuantía, aunque se reduce el componente de residencia y de compensatoria para los becarios de titulaciones de FP de 2.000 horas, y se suprime el de "ciudades" por residencia (204 euros), para alumnos no universitarios de estudios presenciales en poblaciones de más de 100.000 habitantes.

En la conferencia de prensa posterior, Wert ha argumentado que las becas son un instrumento de equidad irrenunciable y, "cuando a la sociedad le cuestan lo que le cuestan, parece razonable una contrapartida también razonable por parte de los estudiantes" en términos académicos.

Ha señalado que se introduce una modificación "prudente y escalonada" de las exigencias académicas, con un "incremento "ligero" de los requisitos.

Ya que los alumnos no estaban prevenidos, no era razonable, aplicar ya las exigencias que se pedirán dentro de un año, ha comentado.

Para el curso próximo, la renovación de las becas universitarias implicará superar el 65 por ciento de los créditos matriculados en Arquitectura e Ingeniería (antes eran el 60 por ciento); el 90 por ciento en Artes, Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas (antes eran el 80 por ciento); y el 80 por ciento en Ciencias y Ciencias de la Salud (como hasta ahora).

Desde el curso 2013-2014, la renovación se hará siempre que se aprueben el 85 por ciento de los créditos o se consiga una nota media de 6 puntos en Arquitectura e Ingeniería; y se aprueben todos los créditos o se logre 6,5 puntos de media en el resto de titulaciones, según informa el Ministerio de Educación.

En el caso de los másteres oficiales, la condición para obtener la beca general el primer curso es una nota media 6 en los estudios previos si aquellos habilitan para ejercer una profesión regulada y 6,5 en el resto (hasta ahora la exigencia general era de 6); y las mimas calificaciones para la renovación (hasta ahora el criterio era aprobar todos los créditos).

La beca de salario/ayuda compensatoria/movilidad especial de los másteres se obtendrá y renovará con notas medida de 7 o 6,5, según se trate de estudios que habiliten o no para profesiones reguladas.

Quedarán excluidos de beca los créditos que se matriculen por segunda y sucesivas veces.

En cuanto a las enseñanzas no universitarias, las exigencias de rendimiento académico se limitan a la beca salario/ayuda compensatoria, que requiere para el curso 2012-2013 una media de 5,5 en los estudios anteriores para obtenerla en primero de bachillerato y FP de grado superior.

La renovación implicará pasar de curso con una asignatura pendiente como máximo o haber superado el menos el 85 por ciento de las horas lectivas totales, en caso de FP media y superior.

Desde el curso 2013-2014, los alumnos deberán sacar un media mínima de 6 puntos en cuarto de ESO para conseguir beca salario/compensatoria en primero de bachillerato.

Wert ha resaltado que las becas representan el 66 por ciento de las partidas de enseñanzas de su departamento, y se ha mantenido en 1.235 millones la dotación conjunta de las aprobadas hoy a pesar de las dificultades presupuestarias.

LOS ESTUDIANTES VATICINAN UN "ABANDONO MASIVO" EN LAS AULAS

Diversas asociaciones de estudiantes han calificado las medidas anunciadas este viernes por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, como "durísimas" y vaticinan un "abandono masivo" de las aulas, principalmente en el ámbito universitario, debido a la combinación de los requisitos para acceso las becas y el aumento de las tasas universitarias.

En concreto, el secretario general del Sindicato de Estudiantes, Tohil Delgado, ha denunciado que el Partido Popular "continúa con la misma línea de desmantelamiento de la educación pública" y define como un "escándalo" el "intento de chantaje" del Gobierno al exigir que los alumnos tengan que devolver la beca si no aprueban el 50 por ciento de los créditos.

"Miles de jóvenes ni siquiera pedirán las becas por el miedo a tener que devolver un dinero si las cosas no salen como esperan", ha apostillado. Asimismo, ha vaticinado un "abandono masivo" de estudiantes y alerta sobre el "peligro" que supone que la decisión de estudiar FP o Bachillerato se tome en 3¦ESO, ya que "va a ser un itinerario basura, donde se va a empujar a los alumnos con mayores dificultades".

Finalmente, ha señalado que no tienen "ninguna confianza" en la palabra de este Gobierno, ante el anuncio de Wert de abrir "un periodo de información pública y diálogo". "Atendiendo a los plazos que ha dado es evidente que no tiene interés en debatir. Están todas las medidas decididas y aprobadas", ha concluido.

En este sentido, el presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae), Alvaro Ferrer, ha exigido al Gobierno "que clarifique los tiempos en los que quiere hacer este diálogo". De la misma forma, denuncia que "no es aceptable hablar de un mes de discusión". "Si la pretensión es que el dialogo sea en verano suena a tomadura de pelo", ha sentenciado.

Asimismo, se ha mostrado "decepcionado" por el hecho de que el Gobierno no haya escuchado la opinión de la comunidad educativa, que "se manifestó en contra del endurecimiento de criterios de acceso a las becas". En este punto, ha recalcado que "se está actuando contra los estudiantes y las familias, la pieza más débil del sistema".

Por otra parte, Ferrer ha advertido de que "la inestabilidad hace muchísimo daño" al sistema educativo y reclama un pacto global entre los principales partidos. Lo mismo ha apuntado el presidente de la Federación de Asociaciones de Estudiantes Universitarios (FAEST), Fidel González, que "confía" en una apertura de diálogo con la administración, aunque duda que sea vinculante.

González indica que la "dureza" de las condiciones de acceso a las becas, junto a la subida de tasas --que cifra entre 600 y 900 euros-- va a provocar "la vuelta a una universidad de élites". Por ello, prevé que las movilizaciones "estallen" en septiembre y vaticina "otra huelga general educativa coincidiendo con el inicio del próximo curso".