Los barones socialistas rechazan dar libertad de voto al PSC

El PSOE y el PSC han aplazado la revisión de sus relaciones y han pactado crear un comité permanente de coordinación política, encargado de hacer un seguimiento del día a día y de la gestión política cotidiana para mejorar la cooperación entre ambos partidos en el ámbito orgánico y parlamentario.

Esta figura se ha aprobado por unanimidad en el Comité Federal del PSOE, donde finalmente no se ha estudiado la revisión del protocolo de relaciones, que había molestado a muchos "barones" del partido porque admitía la posibilidad de que los socialistas catalanes votaran diferente en el Congreso en asuntos de especial relevancia para Cataluña.

Según han confirmado fuentes socialistas, con esta propuesta se da el visto bueno también al regreso a la dirección del grupo parlamentario de un representante del PSC, después de que el diputado José Zaragoza se viera forzado a abandonarla hace unos meses, cuando los socialistas catalanes rompieron la disciplina de voto para respaldar el derecho a decidir.

El Comité Federal del PSOE no ha abordado hoy finalmente el nuevo protocolo de relaciones, ante el rechazo que había despertado en varias federaciones socialistas la posibilidad de dejar que el PSC tuviera libertad de voto en el Congreso, y se ha limitado a dar el visto bueno a una especie de comité de enlace entre los dos partidos y dentro del grupo parlamentario.

De acuerdo con las fuentes, con la decisión de hoy no se da libertad de voto al PSC en temas en los que haya discrepancias, como habían pedido los socialistas catalanes, sino que las diferencias se tratarán de resolver con diálogo acercando posturas.

"No hay ni concesiones ni cesiones. Es un acuerdo entre dos partes, unos partidos que comparten un ideario y el fin de su acción política", han subrayado las fuentes.

Al hilo de lo anterior, tanto el PSOE como el PSC se han comprometido a poner todo su empeño en "seguir juntos en esto" ante la difícil situación en Cataluña entre el "secesionismo" de CiU y ERC y el "inmovilismo".

"Está en peligro la unidad de España", han recalcado, sin precisar qué ocurrirá si los diputados del PSC vuelven a romper la disciplina de voto, como el pasado mes de febrero, cuando fueron sancionados con 600 euros cada uno por respaldar el derecho a decidir.

Desde el PSC se ha recalcado que no van a renunciar a su autonomía, pero tampoco van a olvidar que pertenecen "a una misma familia política".

El PSC viene reclamando desde hace años la posibilidad de votar distinto para temas muy concretos que afecten a Cataluña si no comparten la postura de la dirección federal, y su primer secretario, Pere Navarro, se comprometió a conseguir esa reivindicación histórica al ser elegido en el cargo.

OPOSICION DE LOS BARONES

Las federaciones socialistas de Andalucía, Extremadura, Madrid y Castilla-La Mancha andaluza, extremeña, madrileña y castellano-manchega habían avanzado este sábado su rechazo a que el nuevo protocolo de relaciones entre el PSOE y el PSC contemple la posibilidad de que los socialistas catalanes tengan libertad de voto en determinados casos en el Congreso.

Así lo han señalado portavoces de estas federaciones a su llegada a la reunión de Comité Federal del partido, que este sábado se celebra en Madrid, mientras la comisión encargada de ese futuro protocolo continúa negociando ese documento, según ha explicado uno de sus miembros, el catalán Antonio Balmont.

El vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, ha defendido que haya un diálogo "sin prejuicios" con el PSC y que se respeten las "especificidades" de Cataluña, pero teniendo claro que no se puede plantear "bajo ningún concepto una posición diferenciada entre los diputados del PSC y PSOE".

También la consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía y candidata a las primarias del PSOE-A, Susana Díaz, se ha mostrado contraria a la posibilidad de que los socialistas catalanes puedan actuar de "manera independiente" y ha subrayado que su convencimiento de que este partido sí representa los intereses del PSOE en Cataluña.

VARA: HABRA QUE REPLANTEARSE MUCHAS COSAS

El secretario general del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien ha abogado en varias ocasiones con romper con el PSC, considera que si ahora sus compañeros catalanes están "pidiendo votar de forma diferenciada", es porque, al contrario de lo que él creía, todo parece indicar que el PSC no representa al PSOE en Cataluña. "Si eso no es así, habrá que replantearse muchas cosas", ha apuntado.

"Yo siempre me hago una pregunta *el PSC representa al PSOE en Cataluña, sí o no?. Si la respuesta fuera que sí, no tendría ningún sentido que se pudiera votar de forma diferente. Y si la respuesta es negativa, significa que aceptamos que el PSOE no existe en Cataluña y no estoy de acuerdo con eso", ha resumido.

Por eso ha defendido que los socialistas definan "de una vez por todas" si lo que tienen en común ambas formaciones es que el PSOE "está presente en Cataluña a través del PSC o no". "Eso es lo que hay que responder, y cuando se responda, lo demás será más fácil de responder", ha puntualizado.

SI AFECTA AL ESTADO, DECIDIMOS TODOS

De su parte, el líder del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, al ser preguntado si vería bien que los diputados del PSC pudieran apoyar en el Congreso la celebración de un referéndum en Cataluña, ha remarcado que "los asuntos que afectan al conjunto del pueblo español se deciden por el conjunto no se pueden decidir de manera aislada".

"Tengo un interés extraordinario en que el PSC, en su relación con el PSOE, conserve el derecho a decidir en el PSOE", ha dicho. A su juicio, no se trata de que cada uno pueda "ir por su lado", sino al contrario: "Yo creo que el PSC tiene que ser un partido en Cataluña, pero una parte importante y sustancial del PSOE en el conjunto de España".

En este sentido, ha hecho hincapié en que él reclama el "derecho a decidir del PSC dentro del PSOE", pero que "una vez decidido, el que decide es el PSOE". "Los asuntos que afectan al conjunto de España obviamente se toman entre todos, yo reclamo el derecho a decidir de todos los españoles", ha insistido.

Según su pronóstico, lo que hará este sábado el Comité Federal es "revalidar la voluntad" de que el proyecto del PSOE sea "el mismo en toda España". En este contexto, él es partidario de "propiciar un acuerdo que incorpore la sensibilidad del PSC" pero "manteniendo de cara a todo el país la unidad" que deben tener "como proyecto".

GOMEZ: NO ME GUSTA Y NO ESTOY DE ACUERDO

Al igual que el líder del PSM, Tomás Gómez, García-Page ha dicho que no había visto oficialmente ningún documento sobre el futuro protocolo y ha abogado por que éste se apruebe más adelante "con más sosiego" de una forma "más digerida" y no "de un día para otro".

Desde el PSM, su líder, Tomás Gómez, también ha dejado claro que no tiene información oficial sobre el futuro protocolo y que sólo conoce lo que ha leído en los medios de comunicación. "Lo que visto en los medios a mí no me gusta y no estoy de acuerdo", ha sentenciado.

Por su parte, el secretario general del PSPV, Ximo Puig, aunque ha declinado extenderse sobre este asunto, ha sido el único de los consultados a la entrada del Comité Federal que en principio no ha puesto peros a la posibilidad de que el PSC pueda tener libertad de voto: "Me parece bien que tras el acuerdo del Consejo Territorial se tomen decisiones desde una posición federal", ha indicado.