El juez admite como prueba la grabación presentada contra Invercaria

El juez admite como prueba la grabación presentada contra Invercaria
El juez admite como prueba la grabación presentada contra Invercaria

El juez del Juzgado de lo Social número 2 de Sevilla, Pablo Surroca, ha admitido como prueba la grabación que el exdirector de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos ha presentado contra la empresa y su entonces presidenta Laura Gómiz por su despido. El juez ha señalado que la grabación es una prueba "pertinente, útil y que no vulnera los derechos fundamentales", ya que "guarda relación con el caso, puede contribuir a esclarecerlo y se tratan de conversaciones en contexto laboral.

En la vista oral, que ha comenzado a las 09,45 horas de este viernes y que ha tenido un primer receso a las 12,30 horas, el abogado de Cantos, José María Monzón, ha afirmado que su representado fue despedido "como represalia al negarse a realizar unos informes de la manera que indicaba Gómiz".

Por su parte, la letrada de la expresidenta de Invercaria, Elia Hernández, ha señalado que la grabación que ha sido admitida como prueba "está manipulada" y "descontextualizada" y ha negado que se pudieran cambiar las fechas en el sistema informático previsto para homogeneizar los expedientes.

En su interrogatorio, Cantos ha afirmado que entre abril y mayo de 2011 se sintió "aislado, ninguneado y recibió un trato denigrante", al no convocarlo a diferentes reuniones, dar órdenes a sus subordinados "puenteándolo" y realizando "gestos de desprecio" hacia su persona. Así, ha apuntado que su relación profesional con Gómiz pasó de ser "cordial" a una relación "mala de distanciamiento absoluto" y ha afirmado que su "mayor preocupación" era cuando Gómiz le decía que "si no hacia este informe, no me vales como trabajador en Invercaria".

Cantos ha señalado que en la reunión del 22 de junio, en la que él interpretó como que "le iban a despedir", Gómiz le acusó de "tener favoritismo hacia los empleados cuando debía ponerse de lado de la empresa" y, en consecuencia, "había perdido la confianza" en él.

Asimismo, Cantos ha resaltado que el programa informático Trewa, con el que se estaban homogeneizando los expedientes de Invercaria, era "manipulable" por la subdirectora de sistemas informáticos de Invercaria, María Alonso, y ha señalado que poner una fecha anterior en uno de los campos del programa, para él, suponía "falsificar", dejara rastro informático o no, ya que era dar a entender que "Invercaria conocía en la fecha anterior algo que no sabía".

MONTAJE POLÍTICO

Por su parte, Laura Gómiz, durante su interrogatorio, ha negado rotundamente que hubiera dado instrucción alguna para que se hicieran propuestas de inversiones de expedientes anteriores y ha afirmado que "no es posible alterar las fechas" en los informes del sistema informático de proyectos anteriores y, además, ha indicado que "la inversión ya estaba realizada y el formulario de Trewa no forma parte del expediente físico del proyecto". "Cristobal ve fantasmas donde no los hay, este formulario no era una justificación de inversión en proyectos en los que ni siquiera estaba en Invercaria", ha subrayado Gómiz, quien a su salida del Juzgado en un receso a las 14,30 horas, ha tildado este caso de "montaje político".

"Estoy en un juicio laboral y las declaraciones están en sede judicial, cuando hable de este montaje político no será en este momento, será en otro momento", ha subrayado, a lo que ha pedido respeto y no ha dicho no querer hacer valoraciones sobre la admisión de la grabación como prueba en el juicio.

El juicio seguirá a las 15,30 horas con la presentación de pruebas, entre ellas, la grabación aportada por Cristóbal Cantos.