Zarrías: "Ni ahora ni antes he sido jefe ni superjefe” de los ERE fraudulentos

El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, ha dicho que "ni ahora ni antes" ha sido "jefe ni superjefe del señor Lanzas", en referencia al "conseguidor" imputado por los ERE fraudulentos de la Junta de Andalucía.

Preguntado por los periodistas en Benalmádena (Málaga), Zarrías ha explicado: "Eso lo saben todos los que me conocen, en mi tierra y fuera de mi tierra y seguro que lo conocen las personas que están haciendo la investigación".

"Quiero dejar claro de forma sustancial que nunca, ni antes, ni ahora he sido jefe de ese señor" y ha añadido: "Dejemos que el tiempo corra que pondrá a cada uno en sus sitio".

Un mensaje electrónico hallado por la Guardia Civil en uno de los domicilios de Juan Lanzas induce a los agentes del instituto armado a concluir que con la expresión "superjefe" se está "poniendo de relieve la vinculación existente entre Gaspar Zarrías y Juan Lanzas, dando a entender que el señor Lanzas estaba 'a las órdenes' del señor Zarrías", según un atestado elaborado por la UCO de la Guardia Civil.

Zarrías ha señalado que espera que esto no "tenga nada que ver" con tapar que ayer llegaran a la Audiencia Nacional en un "BMW, el Bigotes y Correa", imputados por la trama Gürtel.

UN ERE “PARA SU USO Y DISFRUTE”

Un atestado de la Guardia Civil sobre los ERE afirma que los imputados hablaban del exconsejero de Empleo Antonio Fernández como beneficiario de una póliza contratada "para su uso y disfrute" y equiparable a la de otros "intrusos" que nunca habían trabajado en las empresas.

Dicho informe analiza la documentación hallada en los registros practicados a Ismael Sierra, cuñado del conseguidor Juan Lanzas, quien habla de Fernández y "asemeja su inclusión como intruso a lo ocurrido con María del Carmen Fontela", una pensionista, vecina de un comercial de Vitalia, que fue beneficiaria de las pólizas de Mercasevilla y del restaurante Río Grande.

Fernández está imputado en el caso de los ERE como consejero de Empleo entre el 2004 y el 2010 y por las cantidades que le correspondieron por su trabajo en la bodega González Byass: 31.400 euros por su despido y 386.181 euros de los que fue adjudicatario dentro del ERE aprobado en el año 2008, a los que renunció.

Ahora, la Guardia Civil hace un análisis de los resultados de sus registros a Juan Lanzas y su cuñado y, entre otros, da cuenta de la aparición de nuevas empresas entre los hechos investigados como es AB Biotic, que podría estar vinculada al grupo Nueva Rumasa, o la "participación activa" de ambos en la solicitud, tramitación y justificación de ayudas públicas a Proasego Eólicas y Eólica del Zenete.

Además, se ha conocido la participación de Lanzas en otros expedientes que hasta ahora se desconocían como Nature Pack, Hytasal, Invirsal y Santana, añade el atestado.

También confirma que Lanzas tenía conocimiento de la inclusión de "intrusos" vinculados al ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero y al exdelegado de Empleo en Sevilla Antonio Rivas.

Vinculados a Guerrero han aparecido como "intrusos" varios vecinos suyos en El Pedroso (Sevilla) y su propia suegra, así como dos cuñados de Rivas y varios militantes del PSOE de Camas (Sevilla), de donde fue alcalde.

También queda acreditado, a juicio de los investigadores, que Lanzas elaboró facturas falsas para instrumentalizar el cobro de comisiones a la mediadora Vitalia y el despacho Villasís.

La Guardia Civil, por otra parte, da cuenta de que en el registro domiciliario de Lanzas, en marzo del 2013, se localizaron 81.100 euros en billetes, en su mayor parte de 500 euros, introducidos en "varios sobres ocultos" y para cuya localización fue preciso utilizar a perros adiestrados.

Según la Guardia Civil, este hallazgo confirma la imputación de que Lanzas cobró 600.000 euros al grupo Nueva Rumasa por cada uno de sus cinco ERE en Andalucía en los que medió, en dinero B y billetes de 500 euros.

Además, dice el atestado que los agentes investigadores "infieren que Lanzas aún podría ocultar, en un lugar hasta ahora desconocido, una elevada cantidad de dinero en efectivo".