Zapatero pide un debate "ejemplar " entre los candidatos

Los candidatos a liderar el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, han seguido hoy sumando apoyos de dirigentes que hasta ahora no se habían decantado por ninguno de ellos y han logrado los avales exigidos para una disputa que José Luis Rodríguez Zapatero les ha pedido que sea "ejemplar".

Ambos y sus equipos respectivos han aprovechado la reunión de hoy del Comité Federal -la última que preside José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general- para lograr los 25 apoyos que necesitaban para ser proclamados precandidatos, estatus que adquirirán en las próximas horas, cuando la Secretaría de organización confirme la validez de los avales Rubalcaba ha reunido más de medio centenar de avales de miembros del Comité Federal del partido para obtenerla condición de precandidato, mientras que la otra aspirante, Carme Chacón, ha sumado casi una treintena.

Hasta ahora, pocos eran los dirigentes socialistas que habían expresado sus preferencias por uno u otro candidato, pero la jornada de hoy ha permitido conocer la postura de algunos referentes del partido.

Así, el lehendakari, Patxi López, o la exministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez se han expresado a favor de Rubalcaba, en tanto que el líder del PSC, Pere Navarro, o el secretario general de los socialistas de Castilla-La Mancha, José María Barreda, lo han hecho a favor de Chacón.

"Todo el mundo conoce mi cercanía y confianza en Alfredo para liderar este nuevo tiempo", ha dicho López, quien, sin embargo, ha insistido en la necesidad de "dar importancia a lo que tiene importancia".

Jiménez, por su parte, ha ratificado su apoyo a Rubalcaba para liderar el PSOE al considerar que es la persona que tiene la autoridad necesaria en el partido para la nueva etapa que tiene que afrontar.

Desde el PSC, Pere Navarro ha sostenido que su federación escuchará con interés las ideas, las propuestas y las actitudes de los dos aspirantes, aunque personalmente ha mostrado su respaldo a su compañera Chacón.

Barreda ha dado su aval a Chacón porque, tal y como ya avanzó ayer, le gusta más que Rubalcaba.

Mucho más ambiguo ha sido el líder del PSM, Tomás Gómez, quien tras advertir de que todavía puede haber algún candidato más, ha repartido elogios a uno y otra: Rubalcaba encarna la experiencia, ha dicho, y Chacón, la ilusión y el cambio en el partido.

Entre tanto, Zapatero ha seguido manteniendo la neutralidad y ha pedido ante el Comité Federal que el debate entre los dos candidatos sea "ejemplar" y que en el congreso de Sevilla se mezcle la autocrítica necesaria con la confianza que merece el PSOE por su acreditada trayectoria.

Zapatero, que ha garantizado que los aspirantes competirán en igualdad de condiciones, se ha despedido de los miembros del Comité Federal agradeciendo su afecto y su confianza al apoyar su gestión durante estos 11 años y "saber perdonar" sus errores.

Neutral también se ha declarado el presidente del PSOE, Manuel Chaves, en cuya opinión tanto Rubalcaba como Chacón son "una garantía" para la comunidad andaluza con la vista puesta en las elecciones autonómicas de la primavera.

En declaraciones a Efe, Chaves ha estimado que sería bueno que hubiera un tercer e incluso "un cuarto o un quinto" candidato y ha recordado que el partido ofrece todas las facilidades para que "quien se quiera presentarse como candidato, pueda hacerlo".

Mientras tanto, el secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha pedido "juego limpio" a los aspirantes, a los que ha exigido "cordialidad e inteligencia", al tiempo que ha avanzado que su federación no se posicionará hasta consultar a las agrupaciones provinciales.

Griñán hará pública su posición una vez que consulte con las agrupaciones, y estará determinada por razones objetivas basadas en los proyectos, en la capacidad de liderar y en la forma de organizar un partido para que sea "abierto, capaz y representativo".

Durante la reunión del máximo órgano del partido entre congresos han tomado la palabra los coordinadores de la ponencia marco, Marcelino Iglesias y Jesús Caldera, para explicar el contenido de este documento, que apuesta por unas primarias abiertas a los simpatizantes para designar al cabeza de lista a la Presidencia del Gobierno y adelantar la edad de voto a los 16 años.

El documento se ha aprobado por unanimidad, después de que fueran rechazadas las enmiendas del expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra -el único que las ha presentado por escrito- y que pedía que se pospusiera el congreso federal y que se aprobara una medida para que cualquier candidato que obtenga unos resultados electorales peores que en la anterior convocatoria tenga que dejar su cargo.

La ponencia marco será remitida ahora a las 4.000 agrupaciones con las que cuenta el partido, al igual que las memorias de gestión de la Ejecutiva.

Durante la semana próxima tendrán lugar las asambleas municipales y locales, que propondrán listas de delegados al congreso y las enmiendas que consideren oportunas al texto de la ponencia.