Zapatero convoca elecciones el 20N confiando en superar pronto la crisis

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmó el decreto de convocatoria de elecciones para el 20 de noviembre y expresó su "confianza absoluta" en el futuro de España, convencido de que "más pronto que tarde" se superarán las dificultades con el trabajo de todos.

Zapatero comparecía en La Moncloa para dar cuenta del decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de las elecciones después de presidir un consejo de ministros extraordinario y de informar en el Palacio de la Zarzuela al rey, que ha rubricado la norma. "Hoy se abre el tiempo político de los candidatos y de las fuerzas políticas, de que formulen y contrasten sus propuestas y que los ciudadanos puedan decidir libre, serena y conscientemente sobre ellas", ha manifestado.

El decreto de convocatoria de los comicios, en los que serán elegidos 350 diputados y 208 senadores, se publicará este martes en el Boletín Oficial del Estado; la campaña electoral comenzará el 4 de noviembre y la sesión constitutiva de las Cortes se celebrará el 13 de diciembre.

Zapatero ha recordado, el Gobierno seguirá ejerciendo "la plenitud de sus funciones constitucionales" hasta el 20 de noviembre.

Ante la polémica suscitada sobre la necesidad o no de aprobar determinadas previsiones presupuestarias para 2012, Zapatero ha reiterado que la fecha de las elecciones permite que el nuevo Gobierno que salga de las urnas se haga cargo "de todo el nuevo ejercicio económico". Pero ello no significa que su Ejecutivo deje de gobernar y, aunque ha asegurado que no prevé la necesidad de adoptar "ninguna medida significativa de carácter económico para fortalecer la estabilidad" antes de las elecciones, ha garantizado también que lo haría "sin duda" si fuese necesario.

Según ha apuntado, las reformas y ajustes en marcha "deben y están produciendo sus efectos", fortaleciendo la credibilidad de España en los mercados e instituciones internacionales, aunque no se puede olvidar el contexto europeo de "dificultad" por la incertidumbre que todavía rodea a Grecia.

Para despedirse Zapatero ha querido ratificar su confianza en el país. "Tengo una confianza absoluta en España, en el futuro de España y de los españoles que hemos sabido construir un gran país que día a día se reafirma; por eso, sé que mas pronto que tarde saldremos de las dificultades presentes y habremos demostrado nuestra capacidad para comprometernos colectivamente con el futuro de todos; porque todos somos necesarios y tenemos un papel que jugar en nuestra historia como pueblo", ha recalcado de forma solemne.

Su comparecencia ha tenido lugar sólo tres días después de que los presos de ETA se sumaran a la petición de un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional, un paso, a su juicio, "significativo hacia el final de la violencia".

Al hacer balance de las medidas adoptadas desde que a finales de julio anunció el adelanto electoral, ha destacado la importancia de la reforma constitucional, una iniciativa de "indudable calado para la credibilidad y el futuro del país" que será refrendada este martes por el rey en un acto solemne y que se publicará de inmediato en el BOE.

Ha recordado asimismo las doce leyes que se han aprobado definitivamente en esta última etapa porque su tramitación estaba muy avanzada en el Parlamento, y ha puesto como ejemplos la ley de reconocimiento y protección integral a las víctimas del terrorismo o la de salud pública. A esas normas se añaden los seis decretos con nuevas medidas económicas remitidos al Congreso por el Ejecutivo entre agosto y septiembre.