Zapatero anuncia una reforma significativa de las políticas activas de empleo

ZP2223_2010730V0.wmv

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció este viernes "cambios y reformas significativas" en las políticas activas de empleo, una vez que se apruebe definitivamente la reforma laboral que se tramita en el Parlamento que, aseguró, "es para evitar despidos, no para facilitarlos".

Así lo puso de manifiesto Zapatero durante su último balance económico, donde resaltó la necesidad de aumentar la gestión de las demandas y ofertas de empleo desde los Servicios Públicos de Empleo Estatal.Zapatero anunció que el Ejecutivo acometerá una "reforma en profundidad" de las políticas activas de empleo, porque los servicios públicos de colocación, ha admitido, "están lejos de lo que deseamos como país". Zapatero ha explicado que esta reforma es necesaria para "mejorar la capacidad de casar las demandas y las ofertas de empleo" y asegurar que los trabajadores, y en especial los parados, reciben la formación y se capacitan para participar del nuevo modelo productivo. Favorecer la empleabilidad o gestionar con más eficacia la intermediación y la formación requieren "cambios significativos" que se van a acometer en el sistema.

Por otro lado, adelantó que el Gobierno aprobará la ampliación de la ayuda de 428 euros a los desempleados sin ingresos en el Consejo de Ministros del 20 de agosto, aunque la medida entrará en vigor el 16 de ese mismo mes.

LA EPA: UN DATO POSITIVO PERO UNA INASUMIBLE LA TASA DE PARO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó como dato "positivo" de la Encuesta de Población Activa (EPA) que se crearan 82.700 empleos en el segundo trimestre, lo que, según recordó, no sucedía desde hacía dos años. Zapatero señaló que, pese a haberse creado empleo en el segundo trimestre, el aumento de la población activa ha provocado "en parte" que se siga manteniendo una tasa de paro "inasumible", superior al 20%.

Zapatero señaló que el desempleo es la "gran preocupación del Gobierno y el gran reto".

Zapatero respondió a los sindicatos que la reforma laboral aprobada por el Gobierno está dirigida a reducir la temporalidad y a evitar los despidos, no a facilitarlos, como han denunciado CC.OO. y UGT. El jefe del Ejecutivo pidió a los sindicatos que sean "prudentes" en sus valoraciones a la espera de conocer si la reforma laboral consigue esos dos objetivos: evitar despidos y recortar la alta temporalidad laboral. "La reforma laboral es para evitar despidos (...) El modelo laboral actual no es defendible (...) Cuando hay una crisis económica, nuestro sistema laboral no sabe reaccionar para adaptarse. Por eso hemos hecho esta reforma", explicó.

Zapatero dijo que defenderá "donde haga falta" que la reforma laboral evitará despidos, dará seguridad jurídica y favorecerá la contratación.

En su opinión, la enmienda consensuada entre el PSOE y el PNV que permite el despido objetivo por causas económicas cuando una empresa registre pérdidas o las prevea o vea reducidos sus ingresos de forma persistente, "hace que haya de verdad causas objetivas por razones económicas" para permitir la rescisión de un contrato, algo que no pasaba antes, cuando en esta crisis han sido precisamente esas causas económicas las que han obligado a despedir la mayoría de las veces. Además ha recordado que los empresarios tendrán que demostrar que cumplen esos supuestos para poder despedir a sus trabajadores.

PRESUPUESTSO RESTRICTIVOS Y AUSTEROS

Tras señalar que no contempla una prórroga de los presupuestos porque "hay condiciones" para lograr los apoyos necesarios para aprobar los de 2011, ha garantizado que serán "necesariamente restrictivos y austeros". "Austeridad, reformas y cohesión social", ha repetido Zapatero para garantizar que los grupos políticos que están permitiendo la acción del Gobierno están prestando "un buen servicio al país" que será reconocido.

El jefe del Ejecutivo, que ha reiterado su disposición a dialogar con todos y, en concreto, con el PNV, ha reconocido el "mérito" que tiene votar junto al Gobierno en una reforma "difícil" y ha elogiado también que el PSOE se haya comportado "como una roca".

La incógnita que no ha querido despejar es si volverá a ser candidato en las próximas elecciones generales, aunque ha dejado claro que no tiene pendiente una remodelación del gabinete.

TOROS: QUE NO SE POLITICE LA DECISIÓN

Rodríguez Zapatero, ha mostrado su respeto a la decisión del Parlamento de Cataluña para prohibir los toros a partir de 2012 y instó a no politizar esta decisión, incluso aunque se pueda estar en desacuerdo con ella.

"El Gobierno es y será respetuoso con las competencias de las comunidades autónomas", aseguró Zapatero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, preguntado por esta cuestión. Para Zapatero, el presidente de la Generalitat, José Montilla, emitió una declaración "acertada" para justificar su voto contrario a prohibir las corridas de toros en su comunidad autónoma en aras de respetar la libertad de cada cual y, en este sentido, reconoció su "coincidencia en esa reflexión".

Tras reconocer que hay personas favorables a los toros y otras contrarias, el presidente del Ejecutivo pidió "respeto a todas las posiciones" y, sobre todo, "no politizar todo" en España. "Vamos a llegar a un momento en el que en este país se politiza todo", advirtió. "Se puede discrepar de esa decisión, pero no se debe politizar", insistió Zapatero que no quiso desvelar si el PSOE apoyará en el Congreso la propuesta del PP para que se declaren las corridas como un bien de interés cultural. "El Gobierno será prudente y responsable", aseguró.

SOSTIENE QUE EL DIALOGO CON ETA ACELERÓ LAS CONDICIONES PARA GANAR A ETA

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que el proceso de paz y de diálogo con ETA, que mantuvo su Gobierno hasta que el atentado de Barajas acabó con él, fue un "instrumento" que "aceleró" las condiciones para "ganar la batalla" a la banda terrorista.

Zapatero respondía así al ser preguntado por los recientes acercamientos de presos etarras a cárceles del País Vasco y sobre si estaría dispuesto a volver a sentarse a negociar con la banda. "En esa batalla final el proceso de paz fue un instrumento que aceleró las condiciones para ganar esa batalla y ver el final de la violencia, debilitando de una manera clara a ETA", ha subrayado el jefe del Gobierno, que considera que aquella tregua acabó debilitando los apoyos políticos con los que contaban los terroristas.

En ese contexto ha enmarcado Zapatero la actual política penitenciaria dirigida a "acabar con ETA" dentro de la "escrupulosa legalidad", al tiempo que ha destacado la "eficacia" conseguida por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la lucha contra ETA. Para Zapatero, la realidad demuestra que la política antiterrorista de "acosar y terminar" con ETA arroja un "balance satisfactorio". Por ello, el presidente del Gobierno ha considerado "inaceptable" la actitud de quienes "hacen polémica política" con la lucha antiterrorista, en especial con el "balance de eficacia" del Gobierno. "Sinceramente no puedo entender que alguien quiera hacer polémica política en la lucha contra el terrorismo", ha afirmado.