Zapatero advierte a Batasuna que sólo vale el abandono de las armas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodrígue Zapatero, ha calificado hoy de "profundamente decepcionante" el último vídeo de ETA y ante las peticiones de legalización de la izquierda abertzale ha lanzado un claro mensaje: sólo vale "el abandono de las armas para siempre".

"Quienes están fuera de la legalidad porque no condenan tajantemente la violencia están en la misma situación hoy que antes del comunicado, exactamente la misma", ha subrayado Zapatero en su primera comparecencia pública tras conocerse el vídeo de la banda terrorista.

El jefe del Ejecutivo ha valorado además la unanimidad de todas las fuerzas políticas democráticas a la hora de analizar el comunicado de ETA y ha estimado que ese consenso fortalece la lucha antiterrorista.

Una respuesta clara, cuando la participación en las elecciones municipales vascas del año que viene, sigue siendo el objetivo principal de Batasuna-ETA.

Sólo han pasado dos días del comunicado de ETA, y la izquierda abertzale radical ha corrido a ofrecer una rueda de prensa y pedir su legalización. Batasuna considera que el anuncio de ETA de cesar sus 'acciones armadas ofensivas' es "un paso importante" y que el siguiente paso "lo que tiene que dar el Gobierno" con la legalización de las formaciones políticas proscritas y el acercamiento de los presos etarras a cárceles vascas, entre otras cuestiones.

Así se ha expresado Txelui Moreno, en una rueda de prensa en Bilbao en la que también han tomado parte otros dirigentes de la izquierda abertzale como Rufi Etxebarria, Tasio Erkizia, Amparo Lasheras y Marian Beitialarrangoitia, que ha sido la encargada de las intervenciones en euskera.

RUBALCABA DESCARTA LA PRESENCIA DE BATASUNA

No obstante, la denominada izquierda abertzale no podrá estar en las elecciones. El Gobierno es tajante. Así, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo descarta. "No ha cambiado nada. No hay ninguna novedad, las cosas están como estaban", ha reiterado. La vicepresidente, María Teresa Fernández de la Vega, insiste además 2que no valen atajos".

Mientras tanto, desde el PP se ha exigido al Gobierno que sea tan contundente en su política antiterrorista como lo es en sus palabras contra ETA, y ha prometido que estará "vigilante" para que mantenga esa firmeza contra la banda. Así, el PP anuncia que promoverá un endurecimiento de la ley de partidos. Quieren tapar todos los agujeros, para que los proetarras no se cuelen en las elecciones.

Lo ha asegurado la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Portavoces, en la que ha afirmado que además de estar vigilante su grupo trabajará de forma activa para evitar que la izquierda abertzale "recupere la voz" en las instituciones tras las elecciones municipales, y para ello impulsará la reforma de la Ley de Partidos.

La portavoz ha pedido al Ejecutivo -y, en concreto, al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba- que la misma contundencia con la que ha criticado el alto el fuego anunciado por ETA la aplique a los hechos y a la política antiterrorista, e impidan que los violentos lleguen a los ayuntamientos.

Ha considerado, en cualquier caso, que la resolución del Congreso que autorizaba al Gobierno a negociar con ETA está "caducada" y es "propia de otro momento".

No obtante, al gobierno le consta que en Batasuna tienen un plan, una 'marca blanca' preparada para presentarse en las elecciones. En sus estatutos no condenarían con claridad a ETA, pero sí hablarían de una vía exclusivamente política. Piensan que con eso sería suficiente para pasar el filtro de la Ley, y colar gente incluso de marcas batasunas anteriores. Los rostros podrían ser los abogados de etarras Jone Goricelaia o Iñigo Iruin, por ejemplo. No Otegi, Permach, o Díez Usabiaga, unos en la cárcel y otros en libertad provisional.