Xavier Domènech, dirigente de Catalunya en Comú Podem, deja todos sus cargos políticos

Xavier Domènech
Xavier Domènech |Redacción

El dirigente Catalunya en Comú Podem, Xavier Domènech, ha anunciado hoy que deja todos sus cargos en el partido y en el Parlament tras una "profunda reflexión" y asumir "la responsabilidad" que le corresponde por el resultado en las últimas elecciones autonómicas.

Domènech ha hecho pública en las redes sociales una carta en la que traslada su renuncia como coordinador general de Catalunya en Comú y como secretario general de Podem Catalunya y expresa su deseo de dejar paso "a nuevas personas con ideas frescas y la energía necesaria para llevar a cabo los retos que el país pide en los próximos meses".

El líder de los comunes señala que tras "ganar por dos veces, contra todo pronóstico, las elecciones generales en Cataluña", posteriormente, en las elecciones catalanas tuvieron un resultado que "no fue el que queríamos y esperábamos -dice-".

En las últimas elecciones autonómicas, Catalunya en Comú Podem obtuvo 8 escaños y un 7,46 % de los votos, que la situaron como quinta fuerza del Parlament.

COLAU, TAMBIEN SE LO HA PLANTEADO PERO SIGUE POR RESPONSABILIDAD

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha criticado hoy la política "mediática, de las 'fake news' y la lucha partidista" a causa de la cual, en el último año, se ha planteado dimitir, como ha hecho hoy su compañero Xavier Domènech, pero sigue por "responsabilidad", por su "equipo humano" y por amor a su ciudad.

De Domènech ha dicho que es un hombre "inteligente, dialogante, culto y, lo más importante, una buena persona" y le ha agradecido "el enorme esfuerzo que ha hecho todo este tiempo, dando la cara por un proyecto de cambio social y político, en uno de los períodos más complicados de la historia reciente de Cataluña". La decisión de su compañero, con el que hasta ahora compartía la coordinación de Catalunya en Comú, interpela "personal y políticamente" a la alcaldesa.

Ha recordado que ellos no son "políticos profesionales" y no están "entrenados para esta selva" de "presiones, difamaciones, negociaciones hipócritas y cinismo".

"Yo (al igual que muchos compañeros) -añade la alcaldesa- también me he planteado dejarlo en más de una ocasión en el último año, que ha sido especialmente duro. De momento resisto por responsabilidad, porque hay un gran equipo humano detrás, porque quiero mucho a mi ciudad y es un honor trabajar para ella con un proyecto colectivo transformador sin ningún tipo de poder mediático ni económico detrás".

Aunque pueda sonar como una "caricatura", considera que se deberían "poner límites o al final sólo se dedicarán a la política hombres ricos, sin escrúpulos, corruptos y sin responsabilidades familiares".