Wert cuestiona que un estudiante que no saque 6,5 deba seguir en la universidad

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha cuestionado que un estudiante universitario que no sea capaz de obtener una nota media de un 6,5 para optar a una beca "esté bien encaminado" y deba continuar sus estudios universitarios.

"No es que les paguemos los estudios, es que les pagamos por estudiar", ha precisado Wert en una entrevista en TVE en referencia a los estudiantes becados, y ha señalado que "la pregunta que hay que hacerse es si ese estudiante que no puede conseguir un 6,5 está bien encaminado o debería estar estudiando otra cosa".

A su juicio, considerar que un universitario no va a poder optar a una beca con los nuevos requisitos (contar con una nota media de 6,5 frente al 5,5 que se pedía este curso y al 5 anterior) "es asumir que hay una dificultad objetiva o una imposibilidad de sacar un 6,5" cuando la media del 1,5 millones de estudiantes universitarios está por encima de esa nota, ha asegurado.

"Puede haber 1, 2 ó 5 estudiantes que no puedan optar a la beca" pero la pregunta que hay que hacerse es si es "lógico" que "además de pagarles los estudios", dado que las administraciones educativas sufragan más del 70 % de los estudios universitarios de todos los alumnos, según datos de ministro, "les paguemos por estudiar", ha insistido.

Para Wert el "famoso" 6,5 de nota media para poder optar a una beca universitaria "no es una exigencia exagerada", ya que las becas no sólo se conceden para que estudien quienes no tienen suficientes recursos sino que "también son un componente de la política educativa, tiene una base social y se dan para que estudien".

Además, según el ministro, "tampoco estamos hablando de umbrales de miseria" dado que para quedar exento del pago de tasas universitarias los ingresos brutos de una familia tipo (cuatro miembros) no deben exceder los 38.500 euros.

Respecto al importe de las becas ha dicho que "una beca que incluya movilidad, o la beca general, o la beca salario o que incluya algún componente como libros puede alcanzar los 7.000 u 8.000 euros" y que el porcentaje de alumnos que disfruta de una de ellas supera el 20 por ciento del total.

En lo que concierne a la beca salario -aquella que se concedía a los estudiantes con menos recursos para que no tengan que trabajar mientras estudian- Wert ha asegurado que no se opone y que le parece "razonable" pero que "no se puede decir que no sea justo imponer un nivel de exigencia a los que se les está pagando una renta por estudiar".

Wert ha hecho hincapié en que el mayor porcentaje de becas recae en las carreras "más exigentes" y ha insistido en que España no puede soportar su alta tasa de abandono escolar temprano.

El caso de la Universidad, ha explicado, es diferente ya que no hay un problema de número de alumnos que acceden, mientras que el número de alumnos que elige Formación Profesional nos coloca a la cola de Europa, por lo que, en su opinión, "todo el abandono escolar temprano tendría que 'recanalizarse' a la FP".

EL PSOE LE ACUSA DE CLASISMO

La número dos del PSOE, Elena Valenciano, ha acusado al ministro de Educación, José Ignacio Wert, de intentar restablecer "el clasismo" en la enseñanza para recuperar "los privilegios de clase que tuvo en el pasado" y le ha invitado a aplicarse a sí mismo el baremo que quiere imponer a los becarios.

En rueda de prensa posterior a reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal, Valenciano ha considerado que recuperar el clasismo es el objetivo de "todas y cada una" de las medidas de Wert, desde la subida de tasas a la bajada de las becas y la reforma de la ley.

A su entender, Wert y el Gobierno tratan de hacer "la vida más fácil" a los estudiantes con recursos y "sembrar de obstáculos" la de los alumnos cuyas familias tienen menos dinero.

La educación -ha dicho- "no es un concurso de talento, sino un derecho que tienen todos los ciudadanos", por lo que no es posible que un estudiante con recursos pueda seguir cursando una carrera con un 5 de nota y uno sin recursos sea "expulsado" de la universidad si no obtiene un 6,5 para que le renueven la beca.

Precisamente sobre este baremo que quiere aplicar Wert a los universitarios que soliciten becas se ha referido Valenciano para recordar al ministro que la nota media que le dan a él los ciudadanos, según encuestas como la del Centro de Investigaciones Sociológicas, no llega ni al 2.

Si Wert se aplicara a sí mismo el criterio que quiere implantar para los becarios universitarios "perdería inmediatamente su puesto en el Gobierno", ha ironizado Valenciano, convencida de que "eso no hay campaña que lo salve".

En este contexto, ha criticado también la campaña que el PP pondrá en marcha esta misma semana en defensa de la ley Wert y, tras preguntarse "quién la paga", ha instado a ese partido a retirar la reforma educativa en vez de gastarse el dinero en iniciativas de ese tipo.

Después de dejar claro que el PSOE se opondrá a todas esas medidas, ha subrayado que, del mismo modo, confrontará con el Gobierno a la hora de defender la sanidad pública o la ley del aborto. "Si hay que volver a la lucha, volveremos", ha proclamado en defensa de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

EL PP NO COMENTA LA OPINION DE WERT

El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, no ha querido entrar a valorar las palabras del ministro de Educación, Jose Ignacio Wert, sobre la puntuación que hay que obtener para lograr una beca alegando que hay que esperar a ver en qué "se concreta" el texto. Sin embargo, ha subrayado que están "por la igualdad de oportunidades".

"Permítanme que no sea el comentarista de las palabras del ministro. Me quedo con que en este momento no hay nada cerrado", ha declarado Floriano en una rueda de prensa cuando se le ha preguntado por las palabras del ministro y si eso supone hacer una división de carreras universitarias para ricos y para pobres.

Floriano ha recalcado que la Ley de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) lo que pretende es "superar los fracasos del modelo Rubalcaba" que, según ha recalcado, han llevado a las actuales tasas de abandono y fracaso escolar. así como a unos datos de desempleo juvenil "muy preocupantes"