Valeriano Gómez prevé seis meses con buenos datos para el empleo

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, auguró que a partir de ahora habrá seis meses "buenos" para el empleo y que, en invierno, las entidades financieras, una vez terminada su adaptación, podrán proporcionar crédito a las pymes, que son las que "crean trabajo".Durante una entrevista en Punto Radio, el ministro de Trabajo dijo que a pesar de la subida del paro en marzo, no tiene una visión "muy negativa" de ese mes, dado que subió la afiliación a la Seguridad Social.

Que haya subido el paro "no es para estar contentos" ni para "tirar cohetes", señaló Gómez, pero subrayó que "por fin" la afiliación vuelve a crecer tras meses de descensos. A partir de abril los datos del empleo mejorarán sobre todo por la Semana Santa y el turismo, que a su vez "tira" de otros sectores, señaló el ministro, quien dijo que los empresarios turísticos auguran "una magnífica temporada".

SIN LA COSNTRUCCIÓN, SE ESTARÍA CREANDO EMPLEO

Además, según Gómez, si no se tuviera en cuenta el "ajuste" en el sector de la construcción actualmente se estaría creando empleo, ya que hay cuarenta ramas de actividad entre la industria y los servicios que crean trabajo. En su opinión, si se logra un crecimiento de la economía en torno al 2 % en 2012 aumentará el empleo.

Al respecto subrayó la necesidad de que el sector financiero haga fluir "la circulación sanguínea" a las pymes y a las familias. En cuanto a sus declaraciones de ayer sobre la necesidad de que haya moderación salarial "en lustros", explicó que cuando España tenía su propia moneda y perdía competitividad, el Consejo de Ministros la devaluaba "un sábado, y el lunes se había recuperado la competitividad perdida".

Con el euro, el "arma de la devaluación" ha desaparecido y es necesario recurrir a "otras armas" para recuperar la competitividad y una de ellas es la política salarial, precisó. "Si cada año los salarios crecen más que lo que ha producido cada trabajador en un año haríamos quebrar la economía".

Respecto a los sindicatos, el ministro subrayó su responsabilidad en la negociación de las diferentes reformas, aunque reconoció que "deben hacer una aproximación de imagen con el resto de la sociedad".No obstante, afirmó que no "imagina" una sociedad que progresa y quiere tener una vida "digna" ni una Europa libre y democrática sin los sindicatos.

Sobre el desarrollo de la reforma laboral, dijo que las causas del despido objetivo se están estudiando y que el reglamento de la reforma laboral está pendiente del dictamen del Consejo de Estado, y que "en semanas" se publicará en el BOE. Preguntado por la productividad de la clase política, dijo que quien participa en la vida pública debe tener una buena retribución porque deben ser, si no los mejores, los que tengan un nivel suficiente para el desempeño de su actividad. La buena forma de medir su productividad es exigirles "compromiso, trabajo y honradez", concluyó.

CAMPA DICE QUE CRECER EL 1,3 % ES INSUFICIENTE PARA CREAR EMPLEO A CORTO PLAZO

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, admitió hoy que la tasa de crecimiento prevista para este año por el Gobierno, del 1,3 % del PIB, "no será suficiente para un crecimiento de empleo sustancial" a corto plazo y está por debajo del avance potencial de la economía, que se situó alrededor del 2,5 %. En el discurso de apertura del XVIII Encuentro del Sector Financiero, auguró que la etapa de recuperación que permita alcanzar este potencial de incremento anual estable "empezará a consolidarse en 2012 o 2013", una vez vaya finalizando el ajuste del sector de la construcción.

El secretario de Estado recordó que en el ámbito laboral la situación "es problemática y preocupante" y señaló que "en el corto plazo no vamos a observar grandes creaciones de empleo", ya que "el ajuste es estructural y requerirá tiempo".Destacó asimismo que el 40 % de la población activa oscila entre la temporalidad y el paro, lo que "constituye una disfuncionalidad", como lo es también que el margen de ajuste laboral se aborde a través del despido y la contratación.

Para atajar esta situación, entre otras cosas debe reformarse la negociación colectiva para dotarla de una "mayor flexibilidad", dado que el entorno "es muy distinto" al anterior a la entrada en vigor del euro, cuando la inflación podía ser tan alta que era necesario vincularla al crecimiento de los salarios, recalcó Campa. Otro de los principales objetivos para el Gobierno es la consolidación fiscal para garantizar la estabilidad de las cuentas públicas a corto plazo, y hacerlas sostenibles a medio plazo, explicó Campa.