Valeriano Gómez cree que el PNV "presume de forma excesiva" de lo que consigue en Madrid

Valeriano Gómez cree que el PNV "presume de forma excesiva" de lo que consigue en Madrid

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, defendió este jueves la reforma laboral en curso en torno a los convenios colectivos y enjuició que el PNV "presume de forma excesiva" de lo que consigue en Madrid.

Aludía el ministro a lo dicho por el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, de que su grupo no había alcanzado antes un acuerdo tan beneficioso para sus intereses, lo que llevó al presidente del PP, Mariano Rajoy, a preguntar al Gobierno qué es lo que ha conseguido la formación nacionalista a cambio de su apoyo en el Parlamento a las reforma previstas.

En declaraciones a RNE recogidas por Servimedia, Gómez restó importancia a las palabras de Erkoreka y explicó que el acuerdo consiste básicamente en lo que ha trascendido, que es dotar de mayor relevancia a los convenios laborales autonómicos en perjuicio de los provinciales. "Lo que hemos discutido con el PNV es la conveniencia de que nuestra estructura de negociación colectiva tenga una atención específica para los convenios de carácter autonómico", dijo el ministro, quien resaltó que "la idea es volver a la reforma de 1994" que, recordó, no suspendió en ningún momento el PP en los ocho años que gobernó.

Es una reforma que da un "papel razonable al convenio colectivo de carácter autonómico y que reduce el papel del convenio provincial". "Tenemos 50 tipos de convenios como provincias hay", se lamentó el ministro, quien afirmó que "eso es mucho peor".

Agregó que "tenemos costumbre de ver a dirigentes del PNV presumir de forma excesiva de lo que consiguen en Madrid", por lo que, a fin de despejar cualquier duda, "invito a todo el mundo a que contemple cómo sale del Gobierno la reforma y llega al Congreso, y a la luz de esa tramitción las palabras de Erkoreka quedarán en su justa medida".

Preguntado por las dificultades del Ejecutivo para saca sus medidas en el Congreso, dijo que "es el tiempo que nos ha tocado vivir", con la gestión de un grupo parlamentario sin mayoría absoluta y con una oposición que en "ningún momento" ha colaborado. "Desgraciadamente además con una de la oposición más dura, injusta y perezosa en plantear alternativas", añadió. En todo caso, aseguró que "tengo la impresión de que España sigue siendo un país respetado por sus reformas".

Agentes sociales

Por otra parte, el responsable de Trabajo se refirió a las críticas que empresarios y sindicatos han realizado a la reforma de los convenios aprobada por el Gobierno, para indicar que tiempo han "tenido muchísimo" para cerrar un acuerdo.

"Lo que no vale es criticar al Gobierno cuando lo hace", señaló Gómez, quien agregó que el Ejecutivo ha optado por el "equilibrio" en la reforma porque "sigue pensando que es el mejor escenario posible".

Mesa de empleo

Respecto a la mesa tripartita de empleo que se vuelve a reunir el lunes y en la que la patronal CEOE quiere que se aborde el contrato único con 20 días de despido, el ministro apuntó que no es momento para "poner patas arriba la reforma laboral" aprobada el verano pasado.

Según Gómez, "no tiene ningún sentido" cambiar cada varios meses la regulación del mercado de trabajo. En este sentido, pidió tiempo para ver los efectos de dicha reforma laboral con una economía en crecimiento.

En este sentido, destacó que ahora toca culminar con la reforma del sistema financiero, ya que es "clave de bóveda" que "no se puede crecer sin crédito", y defendió es "esfuerzo importante" que ha hecho el Gobierno para la recapitalización de entidades financieras.