VOX se querella contra Torrent y pide su ingreso en prisión por tramitar la ley para investir a Puigdemont

Vox ha presentado este miércoles una querella criminal ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ( TSJC) contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, y tres miembros de la Mesa por admitir a trámite la modificación de la Ley de Presidencia de la Generalitat y del Gobierno de Cataluña, que fue aprobada por el Pleno el pasado 4 de mayo, que permitiría investir como presidente a Carles Puigdemont a distancia. Así lo ha anunciado este miércoles el presidente de Vox, Santiago Abascal, a las puertas del Tribunal Supremo, al que ha acudido junto a los abogados Pedro Ortega y Javier Fernández como acusación popular en el caso por el denominado 'procés', donde tres magistrados de la Sala de lo Penal revisarán a puerta cerrada los recursos presentados por la expresdidenta del Parlament de Cataluña Carme Forcadell y por los exconsejeros Jordi Turull, Ra~l Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa y Josep Rull contra el ingreso en prisión preventiva que dictó contra ellos el instructor de la causa del 'procés', Pablo Llarena, tras procesarles por los delitos de rebelión y malversación de caudales público.

Esta querella, que también se dirige contra Josep Costa, Eusebi Campdepadrós y Alba Vergés, solicita con carácter urgente la detención, puesta a disposición judicial e ingreso preventivo en prisión, sin fianza de estos tres miembros de la Mesa más la de Roger Torrent "como único medio para evitar la reiteración delictiva y sin haber entrado a valorar las posibilidades de fuga que sus secuaces han demostrado durante los últimos meses", ha destacado el líder de VOX.

También solicita como medida cautelar que se prohíba la celebración de cualquier acto, pleno, sesión o reunión que someta a votación y, en su caso, aprobación y ejecución de dicha ley propuesta por Junts per Catalunya (JxCat), partido que encabeza Carles Puigdemont desde Berlín a la espera de que un tribunal alemán resuelva si le entrega a las autoridades españolas.

"OIDOS SORDOS" AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

La acusación particular les acusa de los delitos de prevaricación y desobediencia, al considerar que han hecho "oídos sordos", ha dicho Abascal, a las advertencias que les fueron notificadas por el Tribunal Constitucional el pasado mes de enero, en el que prohibía la investidura de Puigdemont -entonces huido en Bruselas (Bélgica)-- por vía telemática e imponía como medida cautelar que el candidato pidiese autorización al juez Llarena para celebrar una sesión parlamentaria presencial que le permitiese convertirse en presidente de la Generalitat.

Vox considera, además, que los querellados han tenido una actitud de "absoluto desprecio a la Constitución, al Estatuto de Cataluña y al reglamento del Parlamento catalán", porque la ley admitida aprobada cuenta con el informe previo desfavorable del Comité de Garantías Estatutarias y de los letrados del Parlament, ha informado en un comunicado la acusación.

Abascal ha explicado a los medios de comunicación que VOX emprende este tipo de acciones penales porque, a su juicio, "es verdaderamente preocupante y serio" que "otras instituciones" como el Gobierno sólo "envíe papeles" al Tribunal Constitucional ante esta situación. "Nos hace estar muy preocupados el hecho de que el presidente del Gobierno y la vicepresidenta del Gobierno amanezcan cada mañana comprobando con horror que los golpes de Estado no estaban en el temario de las oposiciones", ha concluido el presidente de Vox.