Urkullu dice que ETA ha enviado cartas de extorsión

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha asegurado hoy que ETA ha enviado hace "escasos días" cartas exigiendo el pago del llamado 'impuesto revolucionario' y que mantiene esta vía de extorsión con "la fórmula conocida durante muchos años".

Así lo ha asegurado el dirigente vasco en un Desayuno Informativo de Europa Press, en el que ha explicado que ETA mantiene esta faceta de su actividad terrorista que consiste en enviar cartas pidiendo el pago de dinero, en remesas que pueden llegar hasta ocho misivas a la misma persona.

"Me consta que existen hace escasos días cartas con la exigencia del pago a la causa", ha afirmado Urkullu, para agregar que su partido no se fía por ello ni se va a "fiar sin más" de una declaración de ETA que sólo incluye la ausencia de atentados.

Dicho esto, el presidente del PNV ha agregado que ve "factible" sin embargo un alto el fuego antes de Navidad, aunque no tiene "ningún dato". "Lo ha dicho Eguiguren", ha respondido preguntado por esa fecha y remitiéndose a lo declarado por el presidente del PSE, Jesús Eguiguren.

Iñigo Urkullu ha advertido de que este asunto se encuentra "en el terreno de las especulaciones", de las que él intenta escapar. "Para el PNV, la exigencia es un cese definitivo por parte de ETA. Por principios éticos y por principios democráticos", ha dicho, para agregar que también el PNV quiere el fin del terrorismo porque se considera el principal perjudicado de su existencia.

QUE CURRIN GUARDE SILENCIO

En su intervención, el dirigente nacionalista ha defendido un "pacto de silencio" en torno a los posibles movimientos de ETA, porque es la organización terrorista la que tiene que tomar una decisión. "Y lo tienen que hacer ellos. Cuando lo hagan, se acabó el silencio".

Urkullu ha precisado que le ha pedido también esta discreción a Brian Currin, el abogado sudafricano vinculado a Batasuna que se presenta como "facilitador" de un proceso de paz. "Malo es que un mediador hable en público", ha afirmado el presidente del PNV. "Le he planteado también a él públicamente que mejor que todos seamos prudentes, que todos estemos callados e incluso él también lo pueda estar", ha comentado.

A su juicio, hay que evitar "toda especulación y pronunciamiento público" de una persona que no se sabe "en nombre de quién está actuando". "Puede dar pábulo a una organización terrorista que puede sentirse protagonista" y sienta que marca la agenda, ha añadido.

COLABORACION EUROPEA

También ha apostado Iñigo Urkullu por la colaboración de las instituciones europeas en el fin del terrorismo, aunque sin tomar como referencia el caso irlandés. "El problema del terrorismo no es sólo asunto de la Comunidad Autónoma Vasca ni del Estado sólo, es un asunto europeo y experiencias hemos tenido hasta la fecha.

Hasta ahora, sus gestiones le han llevado hasta la comisaria de Asuntos Internos, Cecilia Malmstrm, con la que se reunió la semana pasada para tratar la cuestión "y diferenciarla" del caso de Irlanda del Norte. "Como las gotas de agua no son iguales, los conflictos no son iguales", ha dicho.

En cuanto a las medidas que puede impulsar la Unión se encuentran programas de pedagogía, de educación en valores y de búsqueda de "un espacio para la reconciliación".