Unión Federal de Policía: "Los agentes siguen sin instrucciones en Ceuta y Melilla"

La Unión Federal de Policía (UFP) ha denunciado que a pesar de que "continúa la invasión (de inmigrantes) en Ceuta y Melilla" los agentes de este Cuerpo y de la Guardia Civil "siguen sin instrucciones precisas sobre sus cometidos en las fronteras".

Este sindicato hizo estas consideraciones al valorar la comparecencia, este miércoles en el Congreso, del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, quien dio nuevos datos y mostró grabaciones sobre la muerte el 6 de febrero en la playa ceutí del Tarajal de una quincena de inmigrantes. A este respecto, este sindicato policial sostuvo que lo que tuvo lugar en la Cámara Baja este miércoles fue un "nuevo acto de hipocresía protagonizado por nuestros representantes políticos".

La Unión Federal de Policía destaca que "la inoperancia política se pierde en buscar rentabilidad en los sucesos del Tarajal que están judicializados", al tiempo que destacó que los 100 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) recientemente destinados a Ceuta y Melilla "no tienen instrucciones precisas sobre sus cometidos, en espera de un pacto de Estado'". Estos policías aludían así al acuerdo que el Ministerio de Interior quiere alcanzar con el PSOE en materia de inmigración ilegal.

Estos policías criticaron que tanto el secretario de Estado como los partidos de la oposición se lanzaran como "buitres" sobre este asunto, unos para "justificarse" y otros para "pedir dimisiones". En este sentido, estos agentes se quejaron de que hubo diputados que hablaran "de supervivientes e impactos, sin pudor ni vergüenza alguna".

La Unión Federal de Policía comenta que el despiste de los agentes llega a tal punto que no saben "a estas alturas si regalar flores a quien llega o encargar ladrillos para construir un muro más alto", mientras que "el caos y los problemas siguen campando en la zona".

EL PSOE SIGUE TENIENDO DUDAS SOBRE UN PACTO DE ESTADO

Mientras, el portavoz de Interior del PSOE en el Congreso, Antonio Trevín, ha anunciado que el Grupo Socialista definitivamente no va a reprobar al ministro del ramo, Jorge Fernández Díaz, por la tragedia sucedida el pasado 6 de febrero en Ceuta, donde 15 inmigrantes perdieron la vida, y que, por el momento, no va a hablar de un pacto de Estado en inmigración porque siguen teniendo dudas.

Los grupos de la oposición, especialmente el PSOE, solicitaron una segunda comparecencia de Interior para que se esclarecieran y aportarán más datos sobre los hechos de esa madrugada en la playa de El Tarajal, una intervención que se sustanció este miércoles en el Congreso con el secretario de Estado de Seguridad.

Según ha asegurado Trevín, el Gobierno acudió a esa comparecencia con "su relato de que no ha pasado nada mientras no se demuestre lo contrario". Además, ha destacado que "quedan más dudas y lagunas 24 horas después" ya que, a su juicio, faltó previsión y preparación en la actuación de la valla aquella noche, donde se conoció por ejemplo que había 40 efectivos de la Guardia Civil trabajando en la protección de la misma.

El paso siguiente a seguir, según el socialista, es el cese inmediato del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández De Mesa, un "desprestigio para el Ministerio del Interior" y para la imagen de España, después de haberse demostrado "que mintió y se escondió" detrás de la Guardia Civil, así como del delegado del Gobierno en Ceuta. "Exigimos de nuevo y, hoy con mucha más contundencia, el cese de ambos, especialmente el del director de la Guardia Civil", ha reiterado.

EL PP DENUNCIA QUE EL PSOE QUIERE SACAR TAJADA POLITICA

Por su parte, el portavoz de Interior del PP en el Congreso, Conrado Escobar, ha acusado al PSOE de "aprovechar el dolor ajeno y las muertes para sacar tajada política" en alusión a la tragedia de Ceuta, aunque ha vuelto a animar a los socialistas a buscar un pacto de Estado en materia de inmigración.

Escobar ha subrayado que la comparecencia ayer en el Congreso del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, fue un "ejercicio inédito de transparencia en todos los órdenes" que incluso "debería sonrojar al PSOE" que cuando gobernaba practicaba el "apagón informativo".

También ha señalado que el PSOE, si tuviera "un mínimo de elegancia política, debería pedir perdón a la Guardia Civil", y ha reiterado que la actuación del director general de esta institución y del delegado del Gobierno fue "en todo momento correcta".

FALTAN PROTOCOLOS

Mientras, Toni Cantó, de UPyD, ha tachado la comparecencia de Francisco Martínez de "decepcionante" porque no se asumieron responsabilidades ni se reconocieron fallos en la coordinación con Marruecos, o la gestión de protocolos. A su juicio, desde el Gobierno se está continuamente cambiando la versión y ayer "incluso se dijo que las pelotas de goma no tenían que ver con los inmigrantes ahogados".

Gaspar Llamazares, por su parte, cree que la comparecencia supuso "un intento de cierre en falso" que pretendía ser la antesala de un pacto de Estado, un deseo "que está siendo frustrado" porque el Gobierno, según dice, sigue sin explicar "toda la verdad" ni ha presentado dimisiones.

"Se confirmaron las peores impresiones respecto al error. Supone una desproporción y una acción imprudente y probablemente temeraria y no se ha asumido ninguna responsabilidad política", ha agregado.

Aunque Feliu Joan Guillaumes, de CiU, ha valorado que el Gobierno accediera a dar más explicaciones sobre esa madrugada del 6 de febrero, no está satisfecho con la misma porque se podían haber emitido más imágenes, no sólo las oficiales, y que podrían haber complementado la información.

El nacionalista catalán insiste también en que faltan protocolos de actuación sobre este tipo de situaciones en la valla. Sobre si se sumarían a un pacto de Estado por la inmigración ha dicho que CiU lo apoyará, aunque ha avisado que si éste quiere servir para cubrir las devoluciones en caliente que no se cuente con CiU.