UGT-A denuncia el borrado de más de 1.700 archivos desde un ordenador interno

UGT Andalucía ha denunciado el borrado de 1.756 archivos y la copia de más de 22.400 desde ordenadores internos del área de administración del sindicato, lo que dificulta la investigación que lleva a cabo sobre las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos de formación.

En rueda de prensa, el secretario de Organización de UGT Andalucía, Manuel Ferrer, ha informado de que el sindicato ha abierto expediente a tres trabajadores por estos hechos, y hasta ahora dos se han cerrado con amonestación por falta de pruebas, y en el otro sigue la investigación abierta.

Ferrer ha admitido su temor a que la opinión pública interprete esto como una excusa para tapar las presuntas irregularidades, pero ha afirmado que es la realidad y que el sindicato denunciará el caso en los tribunales cuando reúna las pruebas suficientes.

El borrado de los archivos se ha ejecutado entre enero y junio de este año con un programa que no deja huella y no permite recuperarlos, algo parecido a los "discos duros del PP" en el alusión al caso Bárcenas.

MALETINES FALSIFICADOS

Aunque UGT conoce el ordenador desde el que se ha hecho el borrado, desconoce si esos archivos guardan relación con la supuesta compra de maletines falsificados, y, en este sentido, Ferrer ha señalado que por ahora no han averiguado si ese gasto está mal imputado y si se encargaron en Asia, si bien ha asegurado que, si se confirma, devolverán el dinero por importe de unos 700.000 euros.

El dirigente sindical mantiene que hasta ahora lo que han constatado en la investigación abierta hace dos meses sobre presuntas facturas falsas para desviar fondos públicos son "errores puntuales", que se han saldado con la devolución a la Junta de 25.000 euros y con una provisión de un fondo notarial de 115.000 euros.

A esto se añaden unos 30.000 ó 40.000 euros de otros posibles errores por "dudas en la trazabilidad de algunas facturas", es decir, la justificación desde que se genera el gasto hasta que se abona, ya que, según el sindicalista, tienen facturas pero no la trazabilidad de todas. Sobre el requerimiento de información de la Junta respecto a dos expedientes de ayudas a UGT-A por importe de 1,8 millones, Manuel Ferrer ha dicho que el sindicato "no está conforme".

El responsable de Organización de UGT, que accedió al cargo en mayo pasado, ha desvinculado de responsabilidades por las presuntas facturas falsas para desviar fondos a los ex secretarios generales de UGT Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla, que dimitió el pasado viernes.

Fernández Sevilla "no sabía nada de esto porque no gestionaba el área económica", ha argumentado Ferrer, quien ha insistido en que, si finalmente se detectan irregularidades, devolverán el dinero defraudado, aunque ha reconocido desconocer si UGT tendrá capacidad económica para afrontar esas supuestas devoluciones.

MÉNDEZ RECHAZA IR AL PARLAMENTO ANDALUZ Y DICE QUE DESCONOCÍA IRREGULARIDADES

El secretario general de la UGT, Cándido Méndez, se mostró hoy en contra de comparecer en el Parlamento andaluz para informar sobre posibles irregularidades por parte del sindicato y aseguró que en ningún momento ha estado al corriente de ellas.

"No comparto en absoluto la iniciativa del Partido Popular. Yo creo que se basa en dos informaciones que no se corresponden con la realidad y creo además que no aportaría absolutamente nada más que ruido y confusión", dijo Méndez en declaraciones a los periodistas en Bruselas.

El responsable de la Unión General de Trabajadores (UGT) aseguró, en todo caso, que "si el Parlamento andaluz al final decide que yo tengo que ir a dar explicaciones, indudablemente daría explicaciones".

Méndez subrayó que ha conocido las informaciones aparecidas en los medios de comunicación a medida que se han ido publicando y aseguró que continuará al frente del sindicato a no ser que en un momento dado se convierta en una "carga" para la organización, algo que por ahora no ocurre, a su juicio.

"Creo que en este momento la obligación que tengo es la de seguir adelante (...), precisamente para poder clarificar este tipo de situaciones", indicó Méndez, que hoy participa en Bruselas en una reunión de la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

LA JUNTA DECLARA NULAS DOS AYUDAS DE UGT POR IMPORTE DE 1,8 MILLONES

El funcionario instructor del procedimiento de oficio abierto por la Junta de Andalucía sobre las subvenciones concedidas a UGT-A plantea en las conclusiones que ha remitido este martes al Gabinete Jurídico la nulidad de dos ayudas concedidas al sindicato por valor de 1,8 millones de euros vinculadas a programas de información y asesoramiento sobre actividad sindical y negociación colectiva.

Así lo ha anunciado el portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Angel Vázquez, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, en la que ha detallado que el instructor argumenta la nulidad de estas ayudas "en que se ha pedido documentación justificativa y no se ha entregado por parte de la central sindical". Las dos ayudas se concedieron para sendos programas de acción sindical y de negociación colectiva.

A partir de las conclusiones iniciales del instructor, el Gabinete Jurídico debe elaborar un nuevo informe, que será remitido a UGT-A para que formule alegaciones y con posterioridad al Consejo Consultivo, donde se valore si existen o no elementos para acometer "alguna acción más" además de la vía administrativa "que sigue su curso", ha explicado Vázquez.

Según el portavoz, con el informe del funcionario instructor la Junta está "cumpliendo con los plazos y actuando con rigor, con todas las garantías para que se llegue hasta el final de la investigación y con total transparencia", lo que, a su juicio, demuestra que es "proactiva en el esclarecimiento de los hechos". En este sentido, ha anunciado que el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha pedido la comparecencia parlamentaria a petición propia para informar sobre las conclusiones del informe del funcionario instructor y la marcha de la investigación interna abierta sobre las ayudas a UGT-A.