Troitiño: "Jamás me puse en contacto con ETA, no le he dado ni los buenos días"

El etarra Antonio Troitiño Arranz ha asegurado que desde que fue puesto en libertad en 2011 "jamás" se ha puesto en contacto con ETA, a la que no ha dado "ni los buenos días", y que decidió irse a Londres tras hablar con su familia, a la espera de que se derogase la doctrina Parot.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzga hoy al histórico etarra, que se enfrenta a una pena de once años de prisión tras ser excarcelado por error en 2011 y huir a Reino Unido donde contactó con otro miembro de la banda, Iñaki Lerín, con el que fue detenido, para luego ser entregado a España el pasado mayo.

Troitiño, que solo ha contestando a preguntas de su abogado, ha negado haber contactado con la banda terrorista en estos años, haberle pedido ayuda o consejo, y que tampoco la banda contactara con él. También que le facilitara los documentos para huir. "Yo jamás me he puesto en contacto desde que he salido, y a día de hoy tampoco", ha explicado, para luego asegurar: "No le he dado ni los buenos días".

Ha relatado que cuando supo que revocaban su libertad estaba en la casa de su hija en Hendaya y no se entregó "porque nadie fue a buscarle" y además "no veía normal entrar en la cárcel porque ya había cumplido", ya que si no le hubieran aplicado la doctrina Parot habría salido en 2008.

Por eso decidió irse a Londres, a la espera de que se revocara esta doctrina. Los documentos con los que consiguió huir no se los dio ETA sino otra persona, ha asegurado.