Toxo y Méndez piden a Rajoy que escuche a los ciudadanos y evite la huelga

Miles de personas han respaldado en una manifestación multitudinaria en Madrid la petición de referéndum solicitada por los sindicatos sobre los recortes sociales realizados por el Gobierno.

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han pedido este mediodía a Mariano Rajoy que no pierda hoy la oportunidad de escuchar a los ciudadanos que rechazan sus recortes, y le han avisado de que tiene la llave para evitar una nueva huelga general.

Toxo y Méndez han lanzado esta advertencia al jefe del Ejecutivo en sus discursos en la concentración que han convocado hoy en la madrileña Plaza de Colón junto a otras 150 organizaciones sociales, agrupadas en la denominada Cumbre Social.

El secretario general de UGT ha emplazado al presidente del Gobierno a que "se entere de la realidad" que cientos de miles de ciudadanos están expresando hoy en la denominada marcha a Madrid.

Del ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho que "ha dimitido mentalmente de su responsabilidad y ha vuelto a recuperar su figura de delegado de Lehman Brothers en España".

Según Toxo, la política del Gobierno está haciendo "demasiados daños" a los ciudadanos, quienes le están demandando un cambio.

Por ello, ambos líderes sindicales han pedido a Rajoy que convoque un referéndum para que la sociedad se pronuncie sobre su política, en un discurso en el que han recalcado que no es el tiempo de la "carta blanca para los mercados"

En cuanto a la convocatoria de una huelga general, ambos dirigentes han hecho hincapié en que "la llave" para evitarla la tiene el jefe del Ejecutivo porque, si los sindicatos cuentan con el respaldo de los ciudadanos llegarán "tan lejos como el Gobierno quiera llegar".

MULTITUDINARIA PROTESTA

La Cumbre Social, que integra a 150 organizaciones sociales y a los principales sindicatos, ha exigido hoy en Madrid al Gobierno en una concentración multitudinaria que rectifique su política de recortes y que convoque un referéndum para que la ciudadanía se pronuncie al respecto.

El lugar elegido ha sido la céntrica Plaza de Colón de Madrid y hasta ella se han trasladado en ocho marchas miles de personas venidas de toda España, así como los empleados públicos de la educación (marea verde), de la sanidad (marea blanca) y del resto de ministerios (marea negra), además de los trabajadores sociales (marea naranja).

Otro color que se ha visto mayoritariamente en las marchas y la posterior concentración ha sido el rojo de las camisetas que llevaban los simpatizantes de CCOO y de UGT.

Según los organizadores, se han fletado unos 2.000 autobuses para que personas de toda España pudieran viajar a Madrid para protestar contra la "política suicida" del Gobierno y bajo el lema: ¡Vamos! ¡Quieren arruinar el país, hay que impedirlo!

En los discursos finales, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha eludido cifrar la participación, pero ha destacado que el número supera hoy al de otras concentraciones de "otros sectores" en anteriores ocasiones y en las que habían asegurado que se llegó a los "dos millones de personas".

Según la Delegación del Gobierno de Madrid, la cifra de asistentes ha oscilado entre 50.000 y 65.000 personas (ésta última en el momento de mayor afluencia) y el número de autobuses que ha entrado en Madrid ha sido de 507.

Méndez, y el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, han pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no pierda hoy la oportunidad de escuchar a los ciudadanos que rechazan sus recortes, y le han avisado de que tiene la "llave" para evitar una nueva huelga general.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha expresado su respeto absoluto hacia la concentración, ha dicho ser consciente de los sacrificios que se están pidiendo a la sociedad, pero ha advertido de que son "ineludibles" para la recuperación.

Las marchas y la concentración se han desarrollado sin incidentes y en un ambiente festivo, en las que han participado también familias con hijos.

El único problema en Colón ha surgido cuando un grupo de bomberos ha intentado colocar ante el escenario un féretro con un muñeco con la cara de Rajoy.

Al finalizar el acto, varias personas han intentado dirigirse a la sede del PP, lo que ha impedido la policía.

La Delegación del Gobierno ha informado también de que cuatro personas ligadas al bloque crítico del 15M han sido detenidos por negarse a identificarse.

La concentración ha contado con el apoyo del PSOE -ha enviado una delegación encabezada por su secretario de Organización, àscar López- y de IU, representada por su coordinador general, Cayo Lara, y los diputados José Luis Centella y Gaspar Llamazares.

Del mundo de la cultura han asistido, entre otros, los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén, los actores Pilar Bardem, María Barranco y Álvaro de Luna, o el director de cine Benito Zambrano.

Además, por primera vez, cinco sindicatos (CCOO, UGT, USO, CSI-F y la Intersindical) han unido sus fuerzas para organizar el primer acto que ha desarrollado la Cumbre Social, que se constituyó el pasado 25 de julio.

En paralelo, el sindicato CGT ha pedido a UGT y CCOO, en un acto contra los recortes y en defensa de lo público, que se unan a la convocatoria de huelga general para el 31 de octubre.

En la declaración leída por la Cumbre Social, se pide al Gobierno que someta a referéndum el "rescate" de la economía que, según Toxo, está negociando el Ejecutivo con Bruselas.

En los discursos finales de los representantes en la cumbre social de USO, CSI-F, de la juventud y de las asociaciones de mujeres, se ha exigido que finalicen los recortes contra los ciudadanos y se defienda lo público.

La cumbre la integran además organizaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, del ámbito educativo, sanitario y de atención social, así como movimientos vecinales y asociaciones de usuarios y de mujeres.