Torra, investido presidente de la Generalitat, con la abstención de la CUP, tras 199 días sin Govern

Quim Torra ha sido hoy investido presidente de la Generalitat, gracias a los 66 votos a favor de JxCat y ERC y la abstención de la CUP, lo que evita una repetición electoral inminente, aunque asume que su etapa será provisional y fuentes de JxCat ya vaticinan elecciones en un año.

Exactamente 199 días después de la destitución del Govern de Carles Puigdemont en aplicación del artículo 155 de la Constitución tras la declaración unilateral de independencia, el Parlament ha elegido, en segunda votación y por mayoría simple, a Torra como nuevo president, el número 131 en la historia de la Generalitat.

Tras los intentos fallidos de investir de nuevo a Puigdemont, Jordi Sànchez y Jordi Turull, la elección de Torra -a ocho días de que venciese el plazo límite- acaba con la posibilidad de una convocatoria automática de elecciones para mediados de julio.

Torra, que ha recibido los 65 votos en contra de Ciudadanos, el PSC, Catalunya en Comú-Podem y el PPC, toma así el relevo de Puigdemont, aunque tanto en su discurso del sábado, en la primera sesión del pleno de investidura, como en el de hoy, ha insistido en que su propósito seguirá siendo volver a investir a su antecesor.

Fuentes soberanistas auguran una legislatura corta, marcada por el pulso constante con el Gobierno -aunque se levante el 155 con la formación de Govern, Hacienda puede mantener las medidas de control de las finanzas de la Generalitat- y las dificultades de Torra y su gabinete por tirar adelante sus iniciativas, ya que la CUP ya ha dejado entrever que no apoyará los presupuestos.

La situación de "presos y exiliados" soberanistas, con un juicio quizá para antes de finalizar el año, condicionará asimismo las relaciones de la Generalitat con el Estado en los próximos meses.

Voces de JxCat consultadas por Efe pronostican nuevas elecciones para la primavera del año que viene, por lo que podrían coincidir con las municipales y europeas del 26 de mayo de 2019.

De hecho, Puigdemont dijo el sábado en una entrevista al diario italiano La Stampa que Torra convocará elecciones a partir del 27 de octubre "si el Gobierno español continúa con la persecución".

VIAJE A BERLÍN PARA ENTREVISTARSE CON PUIGDEMONT

Para visualizar su respeto al president que considera "legítimo", Torra viajará mañana a Berlín para reunirse con Puigdemont, con quien ofrecerá su primera rueda de prensa desde la investidura.

Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha comunicado este mediodía por escrito a Felipe VI la investidura de Torra como presidente de la Generalitat.

Cuando Torra sea nombrado por el Rey, este nombramiento deberá ser publicado en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña y tendrá efectos a partir de la toma de posesión, que debe tener lugar dentro de los cinco días posteriores, probablemente el miércoles.

REIVINDICA UN REPÚBLICA PARA TODOS

En la segunda jornada del debate de investidura, Torra ha reivindicado una "república de todos", al tiempo que ha pedido autocrítica tanto al soberanismo como a los partidos que apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha vuelto a cargar contra Torra, de quien ha dicho que "representa el pasado" con su discurso "identitario y excluyente" que defiende la "xenofobia".

El actual líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha pedido impulsar desde el nuevo Govern "un diálogo de país" y un "frente democrático" que tenga como finalidad "luchar contra la represión".

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha exigido a Torra que respete el marco legal vigente, evite la "fractura" e inicie un diálogo con el Estado.

El líder de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, ha denunciado que Torra es "absolutamente lo contrario" a las necesarias "amplias alianzas" que requiere ahora Cataluña.

El presidente del PPC, Xavier García Albiol, ha advertido a Torra de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no se va a sentar a negociar "cómo se trocea España".

El diputado de la CUP Carles Riera ha justificado la abstención de su formación como una "excepcionalidad antirrepresiva", ya que permanecerá en la oposición y no garantiza futuros apoyos al Govern.

A su vez, Torra ha animado a la CUP a estar "alerta" por si cae "en la tentación del autonomismo", a lo que Riera ha respondido que su formación ya está "en alerta máxima".