Termina el plazo y PSOE y PP negocian contra reloj para incorporar a CiU a la reforma

El PSOE y el PP apuran las últimas horas que quedan para registrar las enmiendas a la reforma constitucional que han propuesto para tratar de incorporar a CiU a un acuerdo que el propio Gobierno ve difícil de alcanzar. A las dos de la tarde finaliza el plazo de 48 horas para presentar enmiendas a la iniciativa del PSOE y del PP, con lo que el texto volverá mañana al Congreso para su aprobación definitiva en esta Cámara.

CiU presentará una serie de enmiendas para que se fije un tope máximo de déficit fiscal entre las autonomías y el Estado, y para que se garantice la autonomía financiera de las comunidades. Las exigencias de los nacionalistas catalanes hacen difícil la negociación, según señaló ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El jefe del Ejecutivo dijo que las discrepancias de CiU tienen "algo más que ver con una interpretación", que "no es correcta", sobre el impacto de la reforma en el autogobierno y en la autonomía financiera de las comunidades.

El PNV aprovechará, por su parte, la reforma para presentar dos enmiendas al articulado para que se cite expresamente a los territorios forales vascos y para que se reconozca el derecho del pueblo vasco a la autodeterminación.

Izquierda Unida, junto a ICV y ERC, presentará dos enmiendas, una de ellas que pretende que sea "a la totalidad" del texto y otra, parcial, redactada por los republicanos catalanes, en la que se pretende salvaguardar la autonomía financiera de esta comunidad.

Si mañana, viernes, una mayoría de tres quintos de los diputados aprueba la reforma, ésta pasará al Senado, con lo que se cerrará la tramitación exprés en poco más de una semana.

ZAPATERO JUSTIFICA LA URGENCIA DE LA REFORMA Y AGRADECE A RUBALCABA SU PAPEL

Por su parte, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha agradecido este lunes al candidato del PSOE a La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, la "tarea fundamental" que, según ha dicho, ha llevado a cabo para lograr un apoyo "casi unánime" del partido a la reforma de la Constitución acordada con el PP.

Así lo ha expresado Zapatero en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa con el primer ministro portugués Pedro Passos Coelho, al ser preguntado sobre si este asunto había provocado una "brecha" entre él y su sucesor.

El jefe del Ejecutivo ha negado la mayor al afirmar que entre él y Rubalcaba hay "más cercanía que nunca". Es más, ha aprovechado para agradecer expresamente al candidato socialista la labor que ha realizado en los últimos días.

Zapatero ha destacado que la reforma constitucional "está dando" y "va a dar resultados positivos para la confianza, la estabilidad y el futuro de la credibilidad de España" y ha recalcado que "tiene un amplio respaldo", ya que cuenta con el consenso de "los dos grandes partidos". Dicho esto, ha admitido que se está haciendo en "plazos muy perentorios", una celeridad que ha vuelto a justificar. "Se ha hecho con la máxima velocidad porque lo necesitamos", ha dicho.