Tasio Erkizia trata de eludir su responsabilidad en el homenaje a Argala

El histórico dirigente de Herri Batasuna (HB) Tasio Erkizia ha afirmado este viernes, ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzga por enaltecer el terrorismo durante un homenaje celebrado en 2008 al etarra José Miguel Beñaran, 'Argala', que no contempló el acto como un homenaje a un miembro de ETA sino como un evento de "recuerdo" a "una persona jovial" que conoció en sus años de Universidad y que era miembro de "una familia amiga".

Erkizia, que ha participado en los últimos meses en ruedas de prensa y actos públicos como portavoz de la izquierda abertzale y acudió a la presentación de 'Sortu', podría ser condenado a dos años de cárcel y 12 de inhabilitación, tal y como reclama la asociación Dignidad y Justicia (DyJ), que ejerce la acusación popular. Por su parte, el fiscal Carlos Bautista solicita un año y medio de prisión e inhabilitación absoluta durante ocho años por un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Durante la vista oral ante la Sección Primera de la Sala de lo Penal, el dirigente abertzale ha afirmado que los organizadores le aseguraron que el acto contaba con todos los permisos necesarios para su celebración y que "en absoluto" se trataba de un homenaje a Argala.

Erkizia ha subrayado que su presencia estaba justificada para "hacer un análisis del momento político" y ha agregado que no recuerda si el acto estaba presidido por una foto de grandes dimensiones del miembro de la banda terrorista.

El ex miembro de la Mesa Nacional de HB ha afirmado que depositó una flor detrás de un atril por un motivo "muy sencillo de explicar". "De muy joven conocí a Argala en un cursillo de dinámicas de grupo en la Universidad de Deusto. Le tenía mucho cariño y le guardo ese cariño y esa flor era exclusivamente en su recuerdo", ha señalado, para agregar que "nunca" más volvió a ver a 'Argala' tras sus años de Universidad.

FLOR PARA UN AMIGO, NO PARA UN ETARRA

"Le recuerdo como una persona joven, jovial de una familia amiga. No le pongo una flor a un dirigente de ETA sino al amigo que conocí muchos años antes", ha destacado. "No hice ninguna semblanza de José Manuel", ha remachado.

Erkizia, quien se ha negado a contestar a las preguntas de la acusación particular ejercida por Dignidad y Justicia, ha explicado que en su discurso pidió "utilizar la vía que más daño hiciera al Estado" en referencia a la lucha política y no la armada.

Según ha dicho, llamó "constantemente" a la izquierda abertzale a "hacer una reflexión profunda" de la necesidad de ir por el "camino que mejor garantiza el futuro de Euskal Herria" y "ese camino es el de la lucha política".

"Porque al Estado lo que más le duele es nuestra capacidad de ofrecer alternativas políticas", ha indicado, para considerar que el Estado es "muy débil" en la lucha política y la argumentación y "muy fuerte" en la represión.

Ante el tribunal, presidido por el magistrado Javier Gómez Bermúdez, ha expresado la consideración de la izquierda abertzale de que la vía política es la que "duele" al Estado y ha negado "rotundamente" que exhortara a acometer la lucha armada. De igual modo, ha afirmado que no recuerda si concluyó su alegato con un 'Gora Argala' y ha rechazado que el público gritara 'Gora ETA militar'.

OPORTUNIDAD HISTORICA PARA LA PAZ

A preguntas de su abogada Jone Goirizelaia, Erkizia ha remarcado que su discurso suponía una defensa de "la nueva estrategia de la izquierda abertzale" consistente en "poner a nuestro pueblo a las puertas de una oportunidad histórica para alcanzar la paz" y ha remarcado que en absoluto tenía la intención de menospreciar a las víctimas durante su intervención.

El representante del Ministerio Público señala que Erkizia participó el 21 de diciembre de 2008 en un homenaje, celebrado en Arigorriaga (Vizcaya), que estaba presidido por una foto de 'Argala' de un metro por un metro, montada sobre un caballete encima de una tarima, así como por un cartel con el lema 'Independentzia Sozialismos 1949-1978', en referencia a las fechas de nacimiento y muerte del citado terrorista.

El acto consistió en un homenaje frente a la foto con la ikurriña, dantzaris y una ofrenda floral en la que participó Erkizia, además de una proyección de fotografías de encapuchados de la organización terrorista. En su discurso, el ex miembro de la Mesa Nacional de HB afirmó que "había que utilizar la vía que más daño hiciera al Estado" y terminó su intervención con gritos de "Gora Euskadi Askatua", "Gora Euskadi Askalduna" y "Gora Argala", según el fiscal.

El homenaje fue seguido por varios cientos de personas y apareció en varios medios nacionales de información. Después tuvo lugar una manifestación que se desarrolló bajo el lema "Independentzia eta Sozialismo" que había sido comunicada oficialmente al Gobierno vasco y contaba con autorización judicial. Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, la cartelería mediante la que se convocó el acto contenía textos de 'Argala' con frases como "la lucha armada es imprescindible para avanzar".

Según el escrito de Dignidad y Justicia, para la convocatoria de dicho acto fueron confeccionados carteles con las frases "La lucha armada no nos gusta a nadie, la lucha armada es desagradable, es dura, a consecuencia de ella se va a la cárcel, al exilio, se es torturado, a consecuencia de ella se puede morir, se ve uno obligado a matar, endurece a la persona, le hace daño, pero la lucha armada es imprescindible para avanzar", que fueron pegados por toda la localidad de Arrigorriaga dando publicidad al acto de homenaje al miembro de ETA.