Susana Díaz: "A mí, desde luego, me avergüenza la corrupción"

La candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se propone combatir la corrupción en todos los frentes, según ha dicho hoy en su discurso de investidura, en el que se ha comprometido también a mantener las "conquistas sociales" como una prioridad en los presupuestos de su gobierno.

"Me avergüenza la corrupción, rechazo tanto la complicidad como la tibieza hacia ella", ha remarcado Díaz, que ha abogado por una mayor "vigilancia" y por "mejores prácticas" para combatirla "sin descanso", durante su intervención en la primera sesión del debate de investidura, que se ha prolongado durante una hora y en la que ha sido aplaudida hasta en 19 ocasiones por la bancada socialista.

La futura presidenta de la Junta, que sustituirá en el cargo al dimitido José Antonio Griñán, ha presentado una treintena de medidas para la regeneración política, la transparencia y la lucha contra la corrupción, aunque no se ha referido expresamente en ningún momento al caso de los ERE fraudulentos de la Junta.

Entre las medidas sobre transparencia destaca la de que los cónyuges o parejas de todos los cargos públicos de Andalucía presenten también sus declaraciones de renta, bienes y actividades, aunque tengan separación de bienes.

Díaz ha anunciado que en su primera reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le propondrá un pacto para la regeneración política de España, al tiempo que ha avanzado su intención de comparecer semestralmente en el Parlamento regional para debatir sobre la situación política del momento.

Otras medidas destacadas son el establecimiento de multas coercitivas a los responsables públicos que no rindan cuentas ante el órgano fiscalizador, así como una reforma legal para prohibir las donaciones privadas a los partidos políticos.

PRIORIDAD DE LAS POLITICAS DE GENERACIÓN DE EMPLEO E INCLUSIÓN SOCIAL

Respecto a las políticas sociales, ha asegurado que en el próximo Presupuesto de la Comunidad para 2014 la sanidad, la dependencia y los servicios sociales concentrarán "buena parte" de los "esfuerzos" del Gobierno regional, y ha dicho que serán prioritarias las políticas de generación de empleo y de inclusión social.

En materia económica, ha anunciado que una de sus primeras actuaciones será promover un acuerdo para impulsar una estrategia de crecimiento económico y social de Andalucía.

Por otra parte, ha asegurado que la Junta se opondrá a la reforma local "con cuantos medios jurídicos y políticos estén a su alcance", sin descartar el recurso de inconstitucionalidad, al tiempo que ha afirmado que Andalucía estará "muy vigilante" para que el nuevo sistema de financiación cumpla con la comunidad.

Sobre el modelo territorial, ha reiterado la propuesta de un nuevo pacto constitucional que garantice los derechos de los españoles, y en el que Andalucía juegue "un papel de balanza" ante el "desafío soberanista" protagonizado por el Gobierno de Cataluña, al que no puede responderse "desde la pasividad o el inmovilismo".

La candidata ha abierto su discurso resaltando el "hecho histórico" que supone que una mujer pueda ser por primera vez presidenta de Andalucía y ha dedicado sus primeras palabras a las víctimas de violencia machista, mientras que al final de su discurso se ha dirigido a los jóvenes, a quienes promete un papel protagonista.

Díaz sólo se ha referido en una ocasión al presidente en funciones de la Junta, José Antonio Griñán, del que ha destacado su "renuncia voluntaria y generosa" para dar paso a "un nuevo tiempo político", y al que ha agradecido su trabajo y su "altura de miras".

EL PP DESTACA LA AUSENCIA DE PROPUESTAS CONCRETAS

El PP andaluz, a través de su portavoz parlamentario, Carlos Rojas, ha asegurado sentirse "francamente decepcionado" con el discurso de investidura, que a su juicio ha estado "lleno de palabras vacías" y "sin propuestas concretas".

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha lamentado los "tics de confrontación" que ha detectado en el discurso, y ha pedido "más lealtad institucional y más colaboración entre Administraciones para llegar a consensos".

Desde el PSOE, la vicesecretaria federal, Elena Valenciano, ha calificado la intervención de Díaz como "el primer discurso político del siglo XXI, contra la resignación y a favor de la esperanza", mientras que José Antonio Griñán ha elogiado su "sensibilidad" y concreción del proyecto.

Antonio Maíllo, coordinador regional de IU -socio del gobierno de coalición- ha resaltado las referencias contra la corrupción, convencido de que esta lucha debe ser un "elemento preferencial" del nuevo Ejecutivo andaluz.

Los responsables regionales de UGT, Francisco Fernández, y de CCOO, Francisco Carbonero, han valorado la apuesta de la candidata por el empleo, mientras que Santiago Herrero, en nombre de los empresarios andaluces, ha aceptado su oferta de diálogo.

Esta primera sesión del debate de investidura, que se reanudará mañana, ha sido seguida desde la tribuna de invitados por un centenar de personas, mientras que otro centenar lo ha hecho desde una pantalla instalada en una sala del Parlamento de Andalucía.

Díaz, que ha remarcado que hay que "pasar de la subvención al incentivo", se ha comprometido también a crear un "instrumento público" que facilite financiación a los proyectos empresariales, al tiempo que ha anunciado que impulsará una agilización de los trámites necesarios para la creación de empresas.