Susana Díaz da un paso atrás que impulsa a Madina y Sánchez para liderar el PSOE

La presidenta andaluza, Susana Díaz, se ha retirado de la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba en una decisión que ha dejado descolocado a buena parte del PSOE y que algunos socialistas se han apresurado a achacar al miedo a no salir airosa de la consulta a las bases.

Una competición a la que ella nunca se presentó formalmente, pero en la que todos la esperaban. Algunos, incluso, con bastante impaciencia, como la decena de "barones" que había apostado claramente por su candidatura y que ahora está con el pie cambiado.

Era un secreto a voces en círculos del PSOE que Madina y Sánchez estaban recibiendo "presiones" para no presentarse, después de que la mayor parte de los "barones" territoriales proclamaran a los cuatro vientos que querían a Díaz de secretaria general.

LA VEÍAN COMO LA PERSONA IDÓNEA

Veían en ella a la persona idónea para hacerse con las riendas del partido en un momento tan convulso como el que atraviesa ahora, sin experimentos inciertos, y para ello esgrimían su fortaleza institucional, su victoria en las europeas y el haber sabido cerrar heridas en el PSOE-A.

Detrás de estos dirigentes territoriales se ha hablado incluso de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, así como de otros históricos como José Blanco o José Bono, pero las maniobras no cuajaron y este fin de semana Madina trasladó el mensaje de que no pensaba "abdicar".

No en vano, era quien más se ha empleado para que la dirección federal admitiera que fueran los 200.000 militantes los que eligieran al secretario general, hasta el punto de sostener que si se hacía ese congreso abierto, él se presentaría. Con ese escenario, y con el añadido de la dificultad de compaginar la Presidencia de la Junta con la Secretaría General del PSOE si salía elegida, Díaz ha preferido refugiarse en su Comunidad.

Díaz, según la lectura de la mayor parte de los dirigentes socialistas consultados por Efe, no ha querido arriesgarse a que le pasara lo mismo que a Joaquín Almunia cuando en 1998 se enfrentó con toda la maquinaria del "aparato" de Ferraz a Josep Borrell en las primarias. Y perdió.

IMPULSO PARA MADINA Y SÁNCHEZ

Su paso atrás supone un impulso a las candidaturas de Madina y Sánchez, teniendo en cuenta que el aspirante de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, tiene pocas opciones, y la exministra Carme Chacón renunció a la batalla hace una semana.

Ya desde el primer minuto, Díaz había dicho que su prioridad era Andalucía y esta mañana a primerísima hora confirmaba lo que sólo conocían sus más cercanos: que no optará a la Secretaría General del PSOE en el congreso extraordinario del 26 y 27 de julio, previa consulta con los militantes el 13 de ese mismo mes.

"Mi lugar es éste, aquí, y como puedo aportar a Andalucía, por supuesto a España y a la política es cumpliendo con mi palabra y con los ciudadanos, y reforzando el vínculo de la presidenta de la Junta de Andalucía con la mayoría de los andaluces", ha argumentado.

Susana Díaz, que aduce que quiere darle "prestigio" a la política en un momento en el que se quiere poner en cuestión el sistema, ha hecho también autocrítica, y se ha preguntado si los socialistas se han enterado "de lo que ha pasado" en las elecciones europeas tras obtener los peores resultados de la democracia.

"Llevamos varias semanas mirándonos el ombligo y hablando de nosotros, no de lo que le preocupa a la gente", ha avisado la "lideresa", que se ha declarado de "una casta de fontaneros", en alusión al trabajo de su padre y a las críticas del líder de Podemos, Pablo Iglesias, a la "casta" política.

Quien no se ha mostrado sorprendido por la decisión de Díaz ha sido Rubalcaba, para quien es una postura "coherente" con sus prioridades, Andalucía, y tampoco Madina ni Sánchez, que no han escatimado elogios hacia su compañera.

MADINA HABLA DEL FUTURO

Madina ha señalado además que la democracia en el PSOE es siempre sinónimo "de un futuro mejor" y que el socialismo en España está "a las puertas de un cambio histórico".

También Pedro Sánchez, que ha reconocido que el paso de Díaz ha sido determinante para tomar su propia decisión sobre presentarse o no, está seguro de que la renuncia de la presidenta andaluza es "el primer paso para la victoria electoral del PSOE en 2015".

La mayor parte de las federaciones del PSOE, entre ellas muchas de las que más habían apostado por su candidatura como País Vasco, Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia o Canarias, ha mostrado su respeto por la decisión de Díaz y, aunque algunos no han ocultando su pesar, también han subrayado el acierto que supone que refuerce su compromiso con los andaluces.

Desde el Gobierno andaluz, su portavoz, Miguel Ángel Vázquez, ha estimado que Díaz "ennoblece la política" porque los ciudadanos "quieren de sus políticos que cumplan la palabra dada". En esa línea ha abundado su antecesor al frente de la Junta y del PSOE-A, José Antonio Griñán, para quien la presidenta ha demostrado tener "sentido común, sentido de la responsabilidad y sentido de Estado".

"Cuando se es presidente de la Junta de Andalucía, la institución está por encima de partido", ha apostillado Griñán. Hasta en la rueda de prensa conjunta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, se ha hablado de esta noticia. Rajoy ha dicho que respeta la decisión de Díaz y ha confiado en que la situación de los socialistas no afecte a las relaciones con el Ejecutivo.

Susana Díaz tampoco quiere estar en la próxima Ejecutiva Federal, sea quien sea el líder, y la nueva incógnita es saber si estará o no en las primarias abiertas para elegir al candidato socialista a la Moncloa. Pero para eso, falta mucho.

LAS REACCIONES

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho que respeta la decisión de la presidenta de la Junta andaluza, Susana Díaz, de no presentarse al congreso federal para liderar el partido y ha señalado que es una postura coherente con sus prioridades.

En unas breves declaraciones a los medios antes de presidir la reunión del grupo parlamentario socialista que debatirá la postura del PSOE sobre la ley de abdicación del Rey, Rubalcaba ha indicado que respetaba la decisión de Díaz.

Ha agregado además que es una decisión "absolutamente coherente con las prioridades que ella misma ha venido expresando". "La primera era Andalucía y ha sido coherente con esas prioridades", ha recordado.

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, cree que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, va a "seguir siendo" un "referente importantísimo" para el PSOE, aunque se presente a la Secretaría General, y se ha mostrado convencida de que "va a trabajar" para que en el congreso extraordinario de julio los socialistas encuentren "la mejor salida".

En declaraciones a los periodistas en el Congreso de los Diputados, la portavoz socialista ha expresado su "respeto" a la decisión de Díaz de "priorizar su compromiso con Andalucía", que, según ha dicho, le "honra" como presidenta de Andalucía, como líder político y como "indudablemente lo que es, un gran referente en el PSOE en estos momentos".

El diputado por Madrid Pedro Sánchez, uno de los posibles aspirantes a dirigir a los socialistas en lugar de Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado hoy que la renuncia de la presidenta andaluza, Susana Díaz, a presentarse al congreso federal es "el primer paso para la victoria electoral del PSOE en 2015".

En unas breves declaraciones a los medios antes de asistir a la reunión del grupo parlamentario socialista que debatirá la postura del PSOE sobre la ley de abdicación del Rey, Sánchez ha admitido que la decisión de Díaz ha sido "lógicamente determinante" para él.

"Para mí era fundamental saber cuál era su opinión. Faltaría más. Decir lo contrario es no conocer la naturaleza del proceso", ha insistido, para explicar que él siempre ha defendido que Andalucía debe formar parte central del proceso de cambio en el PSOE.

El diputado madrileño, quien valora, respeta y se enorgullece "mucho" de la decisión de Díaz, se ha mostrado convencido de ha sido un acierto: "Con la decisión que ha tomado Susana hemos dado el primer paso para la victoria electoral del PSOE en 2015", ha recalcado.

Ha reconocido asimismo que habló recientemente con Díaz, en una "conversación muy cordial entre dos políticos" que analizaban el presente y el futuro del PSOE. Sobre la posible presentación de su candidatura para liderar el PSOE, ha reiterado que "en muy breves días" comunicará su decisión.

Después de dos semanas de incertidumbre sobre la decisión que finalmente tomaría Díaz, tras el anuncio de Rubalcaba de convocar un congreso extraordinario en julio, la presidenta andaluza ha desvelado esta mañana que no aspirará a la Secretaría General del PSOE porque quiere dar estabilidad política a su comunidad y para cumplir "con la palabra dada".