Susana Díaz abre en Andalucía el camino de un cambio generacional en el PSOE

La presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha señalado este domingo que Andalucía demuestra que "hay otra manera de hacer las cosas" y que gobernar es tomar decisiones "pensando en la gente".

Durante la clausura del congreso extraordinario del PSOE-A celebrado en Granada, en el que ha relevado a José Antonio Griñán en la Secretaría General, Díaz ha asegurado que no tiene "ni un minuto que perder" en su nuevo cometido y que "no va a regatear en esfuerzo y entrega" para llevar adelante el proyecto socialista.

Ha instado a los socialistas andaluces a estar "a la altura de la herencia recibida" para proyectar hacia el futuro a Andalucía, donde como presidenta de la Junta gobernará "pensando en la gente" para desmontar las "falsedades" del PP.

Tras asegurar que no "regateará en trabajo, esfuerzo ni sacrificio", ha llamado a "desmentir las falsedades del PP" cuando asegura que la situación vivida hasta ahora no es sostenible.

Díaz ha incidido en la idea de que tras este congreso empieza un nuevo "tiempo de cambio" en un partido cuyas estructuras "hay que modernizar", aunque "en democracia interna y externa" le saca "mil cuerpos" a cualquier otro del país.

La nueva líder del PSOE-A ha llamado a los andaluces a estar a la altura de los intereses del país, como hizo la clase política que propició la Transición, y ha reiterado que tras este congreso los socialistas salen "unidos y bien cosidos".

RUBALCABA CREE QUE RAJOY CUMPLE EL PROGRAMA B

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado hoy que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sí está cumpliendo su programa electoral, pero el B, el que "tenía oculto" y que sólo se ha "atrevido" a sacar cuando ha tenido mayoría absoluta y la excusa de la crisis para recortar.

Rubalcaba, durante su intervención en la clausura del congreso extraordinario del PSOE-A que ha elegido a Susana Díaz como su nueva secretaria general, ha señalado que en realidad ese programa en B es el que "han tenido toda la vida" pero nunca se habían atrevido a aplicar hasta esa "conjunción tremenda" de mayoría absoluta y crisis.

"No estoy de acuerdo con que Rajoy esté incumpliendo su programa electoral", ha recalcado en respuesta a quienes dicen que el presidente del Gobierno no está haciendo lo que prometió en campaña, convencido de que "con el programa electoral de la derecha pasa lo mismo que con su contabilidad y sus finanzas".

El PP tenía "unas finanzas en B" y tiene también "un programa electoral en B que es el que está aplicando", ha sentenciado en alusión al auto del juez del caso Bárcenas, Pablo Ruz, que ve indicios de una supuesta contabilidad en negro en el partido de Rajoy.

DÍAZ ABRE LA PUERTA A RUBALCABA

El congreso extraordinario del PSOE de Andalucía, en el que José Antonio Griñán ha cedido el testigo a Susana Díaz al frente de la Secretaría General, ha abierto el camino al cambio generacional de un partido con incierto liderazgo que, para muchos, inicia así la reconquista de la mayoría social.

Los llamamientos a la unidad y a la apertura de un tiempo de cambio en el partido han sido constantes en un cónclave, histórico para el PSOE, que ha exhibido el "poderío" de Susana Díaz.

Es probablemente ese "poderío" al que se ha referido hoy en la clausura el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y que ha llevado a Díaz incluso a encabezar encuestas para sustituir al líder del PSOE, aunque ella asegura que su compromiso está con Andalucía.

Arropada por los barones del partido, ningún líder socialista, desde el propio Rubalcaba a Carme Chacón -a quien Díaz apoyó en las primarias-, ha querido faltar al encumbramiento de la nueva secretaria general del PSOE-A en un congreso que lanza un mensaje de renovación interna y relevo generacional que desde el sur se trasladará a la esfera federal.

El relevo de Díaz comenzó el pasado septiembre en la Junta de Andalucía, cuando tomó las riendas del Ejecutivo regional después de que el expresidente José Antonio Griñán decidiera a principios de verano abandonar el cargo y precipitar su sucesión.

Apenas tres meses después de su toma de posesión como presidenta andaluza, Díaz ha asumido la Secretaría General del PSOE-A rompiendo así cualquier suspicacia de bicefalia en el partido, del que ha salido reforzada a nivel regional y nacional.

Se ha convertido de hecho, según ha reconocido Griñán, en la persona con mayor poder orgánico e institucional del PSOE andaluz, además de en la primera mujer que asume la dirección del partido en Andalucía.

Si algo se ha evidenciado en el congreso ha sido su capacidad de unir en torno a su figura al PSOE andaluz, la federación más potente del partido, y lo ha hecho además asumiendo casi todo el poder orgánico, lo que se deduce de su decisión de eliminar la figura del vicesecretario general, que hasta el momento desempeñaba Mario Jiménez, ahora nuevo portavoz parlamentario.

Con un respaldo del 96,9 por ciento de los delegados a su nueva ejecutiva, el socialismo andaluz ha escenificado la unidad que Susana Díaz ha buscado desde que decidió ser candidata a las primarias.

Lo ha hecho con el apoyo de la agrupación jiennense, que en el último congreso fue clave para que hubiera un 30 por ciento de rechazo a Griñán, y que ahora contará con su principal referente, Micaela Navarro, como presidenta del PSOE-A.