Sant Pere de Torelló se declara 'territorio catalán libre'

Mientras el gobierno catalán pide ayuda al Estado, CiU apoya declaraciones independentistas como la que ha aprobado por unanimidad el ayuntamiento de Sant Pere de Torelló. En ella se insta al Parlament a asumir la independencia, de forma unilateral, en un plazo máximo de dos meses. El texto afirma además que la crisis económica es una consecuencia de la pertenencia a España. La oposición no entiende por qué Artur Mas no tiene dinero para los hospitales, pero sí para apoyar económicamente los actos independentistas. Cataluña vive estos días una ofensiva independentista con motivo de la celebración de la Diada.

El pleno del Ayuntamiento de Sant Pere de Torelló (Barcelona) ha aprobado por mayoría, con 10 votos, una moción para declararse 'territorio catalán libre' y pedir al Parlament que vote la declaración unilateral de soberanía nacional de Cataluña en el plazo de dos meses, convocando un referéndum si cabe.

La moción considera que la legislación y los reglamentos de alcance estatal serían vigentes sólo de forma provisional, a la espera de que el Parlament dicte la legislación legalmente aplicable, ante un "expolio fiscal" que supone 16.000 millones de euros anuales para Cataluña, y 5,58 millones de euros para el pueblo.

El texto propone que el Parlament emprenda "acciones inmediatas" como crear registros civiles, mercantiles y de la propiedad; una hacienda propia y un banco nacional, y una administración fiscal y de justicia propia, así como anunciar a toda la comunidad internacional el proceso de independencia de Cataluña.

Otras medidas para ordenar la transición hasta un Estado catalán incluyen anular las leyes y sentencias que limiten el uso del catalán en la vida pública o académica catalana; obligar a los cuerpos policiales y militares españoles realizar una comunicación previa para actuar en Cataluña, y pedir el amparo de las instituciones internacionales.

También considera que el Gobierno central ha "incumplido de forma reiterada" sus obligaciones con el Govern, y lo ha acusado de deslealtad institucional por agravar los desequilibrios creados por un déficit fiscal "insostenible".

Según un comunicado del Consistorio, el alcalde de Sant Pere de Torelló, Jordi Fàbrega (ERC), ha proclamado los acuerdos aprobados ante los ciudadanos congregados fuera del Ayuntamiento, que los han recibido con un clamor por la independencia de Cataluña.

MAS APOYA A INDEPENDENTISTAS

Por su parte, el Govern que preside Artur Mas quiere que la manifestación independentista de la Diada sea multitudinaria para presionar así al Ejecutivo de Mariano Rajoy ante la inminente apertura de conversaciones sobre el pacto fiscal.

Aunque el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y muchos de sus consellers han avanzado que no acudirán a la marcha convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), bajo el lema "Cataluña, próximo Estado de Europa", hoy el portavoz del Govern, Francesc Homs, ha pedido a los catalanes una "gran movilización" ese día.

Según Homs, a quien el lema oficial de la manifestación no le "estorba", un éxito de convocatoria representaría una inyección de "fuerza" para Mas en vísperas de su reunión con Rajoy, el próximo 20 de septiembre, para hablar de la propuesta catalana de pacto fiscal.

En cambio, un pinchazo en la asistencia podría debilitar la posición de Mas en la mesa negociadora y haría crecerse a quienes aseguran que sus reivindicaciones apenas tienen el respaldo de la gente.

"Un 11 de septiembre altísimamente reivindicativo y movilizado nos va bien", ha dicho Homs, según el cual "a Rajoy le gustaría una manifestación bien pequeña y testimonial".

Quien sí que estará en la manifestación es el secretario general de CDC, Oriol Pujol, que ha explicado que CiU contará con un espacio propio en la marcha, aunque desfilará sin lemas propios y luciendo una gran 'senyera', la única bandera con la que se identifica la federación nacionalista.

Pujol ha asegurado que su partido participará "de forma entusiasta" en la manifestación de Barcelona, al lado de sus socios de Unió, e intentará "movilizar a cuanta más gente mejor" para que la cita sea un éxito.

Pese a que los convergentes se sienten "cómodos" con el perfil independentista de la manifestación, la bandera que encabezará la representación de CiU será la 'senyera', bandera oficial de Cataluña, y no la 'estelada', aunque a título personal los convergentes sí podrán acudir con esta enseña independentista.

Según Pujol, CiU "no tiene más bandera" que la 'senyera', que es "la que une al conjunto de catalanes" y, sobre todo, la que puede agrupar bajo un mismo símbolo a toda la gente que saldrá a la calle ese día "en defensa de los intereses de Cataluña".

EL PP PIDE MENOS CONFRONTACION

Desde Madrid, tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha pedido al Ejecutivo de Artur Mas "menos confrontación y menos provocación" con el Gobierno del PP, que a su juicio ha demostrado reiteradamente su compromiso de "ayudar económica y financieramente a Cataluña".

Sánchez-Camacho ha calificado de "improcedentes e inadecuadas" las declaraciones del conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, que ha dicho que Rajoy podría preparar "medidas coercitivas por si no se cumple el objetivo de déficit".

Por su parte, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha pedido a Mas que no espere a ser expresidente de Cataluña para defender la independencia, en alusión a Jordi Pujol, que ha abrazado las tesis independentistas años después de dejar la presidencia.

El PSC NO IRA A LA MANIFESTACION INDEPENDENTISTA

Por su parte, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha anunciado que su partido no acudirá a la manifestación convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) porque la considera una convocatoria de carácter "independentista y excluyente".

"No podemos apoyar una manifestación independentista, porque somos federalistas. Se trata de una manifestación excluyente. Si el presidente de la Generalitat -Artur Mas- hubiese querido convocar una por el pacto fiscal, podría haberlo hecho, con un lema que todos hubiésemos podido compartir", ha esgrimido Navarro en rueda de prensa tras la primera reunión de la ejecutiva del partido después de las vacaciones de verano.

Navarro ha asegurado que durante esta reunión, que ha durado tres horas, ningún dirigente socialista ha propuesto que el partido asista como tal a la manifestación, pese a que la pasada semana el alcalde de Lleida, Àngel Ros, anunció que él propondría en la ejecutiva que el PSC acudiese a la marcha, pero a defender el pacto fiscal.